20/11/12

El terrorismo israelí y sus socios nativos

Manifestamos nuestra más profunda indignación ante el criminal ataque que constituye el bombardeo de Israel al pueblo palestino, como así también condenamos las irresponsables declaraciones de la comunidad judeo argentina expresando una vez más su apoyo a las agresiones israelíes sobre la Franja de Gaza.




Destruyendo aldeas palestinas y levantando colonias judías cercadas, las bandas criminales que desde 1948 se autodenominan "Estado de Israel" han ido ocupando el territorio desplazando forzadamente a los palestinos de su tierra.



Operaciones de limpieza étnica, ataques selectivos contra los principales líderes y referentes de la resistencia palestina, cerco informativo internacional, bloqueos por aire, tierra y mar, condicionando la ayuda externa e impidiendo la circulación del transporte de enfermos y víctimas de los ataques, así como el de personal médico de los hospitales, que se traduce incluso en el agotamiento de los medicamentos y del equipamiento médico, como así también en la restricción de alimentos, ayuda humanitaria, agua, energía, materiales de construcción, convirtiendo a la franja de gaza en un gran campo de concentración a cielo abierto cercado por retenes militares israelíes.


Pero las bandas criminales del terrorismo israelí nunca estuvieron solas, han contado desde 1948 con el beneplácito y el colaboracionismo de los organismos internacionales, y por supuesto la defensa de sus lobbistas y funcionarios en todo el mundo, como se ha evidenciado en nuestro país en reiteradas oportunidades y estas últimas agresiones no son la excepción.



 Aún cuando la historia, la razón, los hechos y el derecho muestran el carácter fascista y reaccionario de Israel, una vez más, como sucediera en las invasiones criminales de 2006 y 2009 sobre Líbano y Gaza, las instituciones de la comunidad judía en la Argentina volvieron a expresar su apoyo irrestricto a la agresión israelí sobre Gaza.



La hipocresía de esta dirigencia no tiene límites, en un comunicado conjunto la DAIA, AMIA, OSA y FACCMA se apresuraron a respaldar al régimen sionista y sus intereses globales, reivindicando los ataques contra la población palestina en Gaza, apoyando y solidarizándose con los atacantes, mostrándose a disposición para plasmar la ofensiva diplomática que sume avales a la masacre o simplemente evitar su condena.



Es sabido que ni el complejo militar-industrial estadounidense ni el fundamentalismo racista israelí están interesados en lo más mínimo en llegar a un acuerdo de paz en esa parte del mundo. Ahmed Yabari –el jefe militar de Hamás cuyo asesinato desencadenó la violencia- sufrió un atentado en manos de las fuerzas israelíes por ser el responsable del mantenimiento de la seguridad de Israel en la franja de Gaza. En un giro por demás siniestro de los acontecimientos Yabari no fue eliminado por ser un jefe terrorista como dijo la propaganda sionista sino porque estaba negociando un acuerdo de paz.



La guerra es un gran negocio, así están las cosas, una formidable fuerza militar que cuenta con todo el apoyo de la mayor potencia militar en la historia de la humanidad y una población civil acorralada e inerme, que lo único que tiene para repeler el ataque es, ni más ni menos, su espíritu de sacrificio.



Saludamos las honrosas acciones de los gobiernos latinoamericanos que han condenado el accionar de las bandas criminales que atacan a los palestinos, siendo Bolivia y Venezuela quienes, además de condenar la masacre, han roto relaciones diplomáticas y expulsado de sus países a los funcionarios israelíes; como así también saludamos el compromiso expresado por la República Islámica de Irán que siendo blanco del terrorismo de las potencias arrogantes, ha expresado la voluntad de intervenir enviando a Gaza 20 mil voluntarios para combatir junto al pueblo a los agresores.



Por otro lado son ejemplificadoras de las verdaderas intenciones del régimen israelí las palabras de Guillermo Borger, titular de la AMIA, quien no se contuvo de exigir apoyo internacional a la invasión y masacre del pueblo palestino, sino que también, convoco a preparar la guerra contra Irán, culpando increíblemente a este país de la crisis de Gaza, de la misma cínica manera que lo culpan del atentado de la AMIA sin más pruebas que informes de inteligencia de EEUU e Israel.

La naturaleza perversa y peligrosa de esta dirigencia los lleva a presionar al gobierno argentino y confundir a la sociedad, para colaborar en la creación de un clima hostil a la república islámica, exigiendo a nuestro país que adopte posturas condenatorias contra las diversas expresiones de la resistencia en toda la región y se abstenga de mencionar los verdaderos y únicos agresores.



Si Desde nuestras organizaciones continuaremos apoyando al pueblo palestino y su resistencia, repudiando las infames acciones del sionismo israelí y las potencias que lo secundan, ya que entendemos que la soberanía es un deber y la defensa de la población civil una obligación, este derecho es privativo de la resistencia palestina y de ninguna manera de los ocupantes.





OLA/Organización para la Liberación Argentina

Corriente del Pueblo

Jóvenes al Frente



Contactos:

Gerónimo Peralta (388) 154-342936

Facundo "Apache" Villalva (223) 155-290940

Luciana Santillán (388) 154-344364

No hay comentarios:

Publicar un comentario