17/10/12

Turquía e Irán acuerdan promover un alto el fuego en Siria

Los Gobiernos de Turquía y Siria acordaron este martes promover un alto el fuego en Siria, a partir del próximo 25 de octubre, luego de una reunión que sostuvieron en Arzebaiyán el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, y el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.

Erdogan ofreció una rueda de prensa en Ankara, en la que se mostró positivo en torno a la posibilidad de impulsar ese alto el fuego, en el marco de la fiesta musulmana del cordero (Al-Adha) que se celebra a finales de octubre.

En ese sentido, subrayó que “sería mejor si los países con un interés primordial en la crisis, como Egipto, Arabia Saudí y Rusia, hicieran también llamamientos a favor del alto el fuego".

El Premier precisó que se reunió con Ahmadineyad durante 40 minutos, en un receso de la cumbre de la Organización de Cooperación Económica, a la cual ambos asisten, siendo su principal tema de conversación el conflicto sirio.

Aseguró que tanto él como Ahmadineyad apoyan la propuesta de establecer un alto el fuego durante la Fiesta del Cordero, propuesta del enviado especial para Siria de las Naciones Unidas y la Liga Árabe, Lajdar Brahimi.

En vista de ello, manifestó su deseo de mantener el contacto con Teherán a nivel de cancilleres, con la finalidad de que los dos países acerquen posturas respecto a la crisis siria.

De igual manera, propuso establecer tres iniciativas tripartitas que podrían desarrollar para resolver la cuestión siria. Dichas alianzas estarían compuestas por Turquía, Egipto e Irán; Turquía, Rusia e Irán; y Turquía, Arabia Saudí y Egipto, respectivamente.

"Podremos avanzar dependiendo de los resultados que tengan estas iniciativas", aseveró.

Turquía, Egipto y Arabia Saudí han manifestado su apoyo a los grupos armados terroristas en Siria, mientras que Irán ha dado su respaldo a Damasco, como principal aliado regional del presidente, Bashar al-Assad.

Humo blanco en Siria

Por su parte, el Gobierno sirio está dispuesto a considerar la propuesta del enviado especial de la ONU, según lo dio a conocer el portavoz Ministerio de Asuntos Exteriores, Jihad Makdissi. “El lado sirio está dispuesto a explorar esta opción", enfatizó.

En tanto, también el Consejo Nacional Sirio, la principal coalición opositora en el exilio, ha manifestado su conformidad con la propuesta del alto el fuego.

El plan de Brahimi es similar al del anterior enviado, Kofi Annan, que pretendía lograr un alto el fuego para iniciar conversaciones políticas con el objetivo de conseguir una salida pacífica.

Las tensiones entre Ankara y Damasco han crecido en las últimas semanas por el bombardeo de algunas localidades fronterizas por parte del Ejército de Turquía, que acusa a las fuerzas armadas sirias de atacar con morteros a poblaciones turcas. El Gobierno de Al-Assad denuncia que los grupos terroristas están detrás de dichos acciones.




Inteligencia de EEUU: El Balance de la Guerra se Inclina a Favor de Assad

Yusuf Fernandez



Según el sitio de inteligencia israelí Debka, los últimos datos recogidos por la agencias de inteligencia de EEUU y Francia han supuesto un jarro de agua fría para las capitales occidentales y árabes que respaldan a la oposición armada siria.

En primer lugar, los datos de inteligencia apuntan a una mejora en la capacidad combativa del Ejército sirio, que ha ganado experiencia en la lucha contra insurgencia contra los rebeldes. El Ejército también disfruta de una gran ventaja en lo referente al número de efectivos y el armamento. Al mismo tiempo, otras milicias pro-Assad, como la Sabiha, las milicias sunníes de Alepo o las kurdas aliadas de Assad, han mejorado también su capacidad de combate y colaboran con las fuerzas armadas de forma efectiva.

Por otro lado, el sitio israelí indica que EEUU había construido sus estimaciones políticas sobre Siria sobre la base de la existencia de una fuerza rebelde de 70.000 hombres, pero el número real, según las agencias de inteligencia, es de menos de 30.000, cifra, sin embargo, considerada exagerada por otras fuentes, que la rebajan aún más hasta los 15 ó 20.000 combatientes. De éstos, unos 3.000 serían miembros de grupos vinculados a Al Qaida.


A esto hay que añadir que el alto número de bajas sufridas por los rebeldes y que tiene su reflejo en los videos que muestran un gran número de cadáveres de insurgentes caídos durante los combates. La inexperiencia visible de algunos rebeldes, enviados al combate con un entrenamiento mínimo en Turquía, la táctica de ataques en masa contra posiciones militares (como en Hula o Maarat al Numan) y los ataques aéreos contra posiciones insurgentes contribuyen a elevar la cifra de bajas. Las estimaciones apuntan a que al menos un centenar de rebeldes puede quedar fuera de combate (muertos, heridos o prisioneros) cada jornada en los distintos frentes.

Por otro lado, las fuerzas de la oposición armada sufren de fuertes divisiones internas. Además, los países occidentales temen proporcionar a estas fuerzas armas avanzadas debido a que ellas caerían probablemente en manos de Al Qaida, que podría utilizarlas en otros escenarios, como Europa o África, o en todo caso en las del Ejército sirio, que se incauta del armamento de los rebeldes muertos, capturados o huidos.

Estos nuevos datos han obligado a revisar las estimaciones de Washington que hablaban de que Assad “no puede durar más de seis meses en el poder” frente a la ofensiva rebelde. Expertos norteamericanos también admiten ahora que el balance global de poder, y no solo las cifras, ha cambiado en favor del régimen de Assad, que puede ir incrementando su fuerza y solidez en los próximos meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario