3/9/12

Un líder de Al-Qaeda llega a un acuerdo con EE.UU. y Arabia Saudita para enviar 5.000 combatientes a Siria


la proxima guerra militantes de al-qaeda enviados a siria acuerdo eeuu arabia saudita
Un militante que luchó junto a Osama Bin Laden en Afganistán y ahora es el líder de un grupo afiliado a Al-Qaeda en el sur de Yemen ha llegado a un acuerdo con los Estados Unidos y Arabia Saudí para enviar 5.000 combatientes de Al-Qaeda a Siria según informes de la cadena árabe al-Alam.

Tariq al-Fadhli, líder yihadista de la insurgencia en el sur de Yemen y un hombre entrenado personalmente por Bin Laden, ha negociado con éxito con funcionarios estadounidenses y saudíes enviar 5.000 combatientes yihadistas a través de Turquía para ayudar a los rebeldes sirios en el intento de derrocar al presidente Bashar Al-Assad.

En una entrevista con un diario, al-Fadhli reveló que había acordado transferir 5.000 militantes de las ciudades del sur de Yemen, Zanzíbar y Jaar, "a Siria para luchar en la guerra que libran los grupos armados, entre ellos los relacionados con al-Qaeda, contra el régimen sirio."

Los militantes, que se refieren a sí mismos como "defensores de la Sharia", se unirán a otros grupos de combatientes de al-Qaeda que se han ido infiltrando en Siria desde Libia, Irak y Turquía, con la ayuda de la OTAN y los estados del Golfo. En un informe del 30 de julio, el Guardian de Londres admitió que combatientes de al-Qaeda estaban al mando de los rebeldes sirios y les enseñaban cómo construir bombas.

El Council on Foreign Relations, el think-tank más influyente de la política exterior de Estados Unidos y un aliado cercano del Departamento de Estado de EE.UU., recientemente elogió la presencia de combatientes de al-Qaeda en Siria, mientras que la Corporación RAND informó que el grupo terrorista había sido el responsable de los atentados suicidas y los coches bomba que han causado más de 200 muertos y 1000 heridos.

El presidente Barack Obama hace poco firmó una orden secreta que confirma que iba a usar el dinero de los contribuyentes para apoyar a los rebeldes sirios con "ayuda no letal". Sin embargo, el New York Times admite que la CIA está ayudando a enviar armas pesadas a los rebeldes en la frontera turca pagadas por Arabia Saudita y Qatar.

Indicando su voluntad de iniciar una nueva alianza con Arabia Saudita, que le ayudó a entrenarse durante sus años de muyahidín, el jeque Fadhli anunció "un acuerdo regional para la transferencia de combatientes de Al Qaeda desde territorio yemení a Turquía para el frente sirio, lo que explica la repentina retirada de hombres armados de Abyan".

Las autoridades yemeníes sólo fueron capaces de restaurar el orden en Zanzíbar y Jaar en junio pasado después de las batallas que mataron a un número de combatientes de Al-Qaeda.

Al-alam describe a al-Fadhli como "uno de los ancianos de la tribu del líder de Abyan y ex de al-Qaeda".Según el New York Times, Yemen ha denunciado al-Fadhli como "uno de los terroristas más peligrosos del país".

Sin embargo, como han puesto de relieve los observadores, el gobierno yemení es sospechoso para muchos de cultivar la actividad yihadista al tolerar la presencia de al-Qaeda dentro de sus fronteras.

Jeremy Scahil señaló en The Nation, a principios de este año que "desde la guerra de los muyahidines contra los soviéticos en Afganistán en la década de 1980 y continuando después del 11 de Septiembre, Saleh ha exprimido la amenaza de al-Qaeda y de otros militantes para impulsar la financiación contra el terrorismo y las armas de los Estados Unidos y Arabia Saudí, para reforzar su poder dentro del país y neutralizar a los opositores".

Al-Fadhli ha tratado de distanciarse de las afirmaciones de que el grupo que encabeza está afiliado a al-Qaeda, en un video de You Tube en el que una bandera de los EE.UU. ondea a través de su complejo mientras se reproduce el himno nacional. Sin embargo, al-Fadhli luchó con los muyahidin junto a Osama Bin Laden contra los soviéticos en Afganistán. Por lo menos, ha sido un siervo útil de los objetivos geopolíticos de Estados Unidos durante décadas.

En 2009, el líder de al-Qaeda en la Península Arábiga, Nasir Abdul Kareem al-Wahayshi (alias Abu Basir) dio a conocer una cinta de audio expresando su apoyo vehemente a la insurgencia en el sur de Yemen encabezada por al-Fadhli. El estratega jihadista sirio Abu Musa'ab al-Suri también revela en su libro que al-Fadhli fue "escogido y entrenado por Bin Laden para practicar la yihad en Yemen".

El acuerdo para enviar militantes de Yemen a Siria para ayudar a la agenda hegemónica de Occidente para derrocar al presidente Bashar Al-Assad ilustra una vez más cómo al-Qaeda es un peón geopolítico habitualmente utilizado por el complejo militar-industrial para lograr un cambio de régimen en el Oriente Medio y el Norte de África.


Fuente:LPG