15/9/12

El Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos imprimió y distribuyó entre los bancos 16 trillones de dólares

Por Israel Shamir

Dieciseis trillones de dólares – suma que supera por diez el PIB de Rusia – dibujaron y distribuyeron entre sus amigos los magos-banqueros del Sistema de la Reserva Federal a lo largo de un año.

Esta increíble revelación fue hecha a lo largo de la primera auditoría oficial del FRS, llevada a cabo por el Buró Estatal Americano de Pagos (GAO) y silenciada por la prensa occidental oficial. Tan solo hubo un corto comentario de la revista “Forbes” en el que se expresaba la sorpresa en relación al manto de silencio que ha envuelto el tan fantástico resultado.

¿Qué significan estas increíbles cifras y qué personas se esconden detrás de las gigantescas operaciones? SRF, es decir el Sistema de Reserva Federal, desempeña el papel del Banco Estatal de los EE.UU., es decir que estampa bonitos papelitos verdes, que se hacen pasar por la divisa mundial. Pero el SRF no pertenece al gobierno norteamericano, ni al pueblo norteamericano – es una corporación particular, que asumió tales funciones en el lejano año 1913 como resultado del acuerdo secreto entre los principales políticos y banqueros en la isla de Jekyll.



Desde entonces los bancos que están detrás del SRF ganan inmensos cantidades – cada dólar que entregan, es prestado y trae los correspondientes intereses. Desde 1991 también Rusia comenzó a pagar el tributo al SRF (de hecho el sistema financiero de la Federación Rusa no es independiente, sino que depende completamente del SRF – N. del T.).



A los libertarios norteamericanos (no confundir con los anarquistas – N. del T.) no les gusta el SRF. Algunos de ellos lo consideran la fuente de todo el mal del mundo. El no hace mucho fallecido Eustace Mullins escribió en los años cincuenta, bajo la dirección del gran poeta y pensador norteamericano Ezra Pound, el libro “Los secretos del SRF”, que fue quemado, prohibido – y aún así se difundió en millones de ejemplares.



Desde entonces hablar del SRF en los Estados Unidos se había convertido en algo de mal gusto y en la mejor manera de arruinar la propia carrera, casi tanto como hablar de los legendarios sabios de Sión.



Pero hace un par de años el temerario libertario senador Ron Paul, que este año casi se convierte en el candidato a presidente de los EE.UU. por el partido republicano, de nuevo ha enarbolado la bandera de la lucha contra el SRF. Había exigido realizar la auditoría abierta de esta corporación. Le apoyó el demócrata – miembro del congreso Dennis Kucinich, quien también había probado sus fuerzas en la lucha por la presidencia, y el senador independiente Bernie Sanders.



Ellos lograron la resolución del congreso, que obligó al SRF a abrir sus libros de cuentas ante GAO, pese a las protestas de los banqueros, en primer lugar de Ben Bernanke y Alan Greenspan.


Auditoría – la primera desde 1913 – se llevó a cabo, sus resultados fueron publicados oficialmente – y silenciados por la prensa más libre del mundo, la norteamericana. Los datos de la auditoría dicen que durante y después de la crisis de 2008 el SRF ha emitido en secreto y distribuido 16 trillones de dólares entre “sus” bancos y estos después han repartido esas increíbles sumas como los bonos entre sus banqueros.



El SRF denominó dicha operación “crédito”, pero ni un solo centavo fue devuelto, a pesar de que el “préstamo” era sin intereses. Como comparación: el PIB de los EE.UU. es de $14 trillones, toda la deuda nacional de los EE.UU. es de $14 trillones, el presupuesto anual de los EE.UU. es de $3,5 trillones.



Entre los receptores figuran:



* Goldman Sachs - $814 mil millones;

* Merrill Lynch - $2 trillones;

* Citigroup - $2,5 trillones;

* Morgan Stanley - $2 trillones;

* Bank of America - $1,3 trillones;

* The Royal Bank of Scotland - $500 mil millones;

* Deutsche Bank - $500 mil millones;



Cuando estalló la crisis, el congreso de los EE.UU., después de largos debates, designó 800 mil millones de dólares para “el rescate” de los bancos afectados. Ahora se descubre que el SRF ha dibujado mucho más dinero para el mismo fin sin pedir ningún permiso a las autoridades elegidas democráticamente.



El senador Sanders escribe en su página web:



“Por eso en el país, dirigido por la sucursal de Washington, y que sirve como ejemplo para muchos liberales rusos, se ha formado el sistema más injusto de la distribución de las riquezas y los ingresos”.



Los 400 norteamericanos más ricos del país son más ricos que los 150 millones de norteamericanos, y los seis herederos de la cadena de supermercados Wal-Mart son más ricos que el 30% de los norteamericanos. El 1% posee el 40% de toda la riqueza del país, y los 60% de abajo poseen menos del dos por ciento de la misma.



Ahora vemos que su riqueza no ha sido creada por el trabajo y ni siquiera por el ingenio – se trata del mismo proceso de apropiación y maquinaciones que tuvieron lugar en la Rusia de Yeltsin, que hace poco nos fue recordado por el juicio celebrado en Londres de Berezovski contra Abramovich (dos conocidos oligarcas rusos, el pueblo ruso ha bautizado este proceso como “pelea entre dos vampiros” – N. del T.).



La corrupción y la apropiación del dinero público no son un rasgo característico de la Rusia de Putin, tal y como nos intenta convencer Navalni y sus correligionarios, sino que es la matriz misma del actual capitalismo financiero.



Traducción directa del ruso de Arturo Marián Llanos