4/8/12

Israel miente para agredir a Venezuela

El dolor de cabeza que representa Venezuela
Por. Basem Tajeldine-Voces Contra el Imperio

Es cierto. Venezuela representa un dolor de cabeza mayúsculo para el sionismo internacional, pero particularmente para los asesinos dirigentes de Estados Unidos e Israel.
La canalla imperialista de Estados Unidos, manipulada por los lobbys sionistas, ha tratado de mil y una maneras de justificar su agresión contra el país utilizando para ello las más absurdas mentiras y apoyándose en la traición de unos pocos. Han probado con todo, desde relacionar a personeros del alto gobierno con el narcotráfico colombiano y de prestar el territorio nacional como refugio para terroristas, hasta de la planificación de supuestos actos terroristas contra Estados Unidos. Pero todas sus mentiras han sido demolidas por la verdad. La estrategia imperial goebbeliana que pretende demonizar al Gobierno Bolivariano no repara en inventar “razones”, menos le importa fabricar falsas pruebas para argumentar” y “justificar con sus acusaciones la agresión contra el país. Sólo se limitan a repetir las mentiras mil veces sus mentiras a través de sus poderosos medios de difusión para manipular a la opinión pública mundial.

Estados Unidos e Israel diseñan una feroz campaña mediática que busca, por sobre todo, manipular y adecuar la opinión publica mundial para justificar la agresión que preparan contra el país. El trabajo de manipular la opinión pública nacional se encargan sus vasallos de la oposición.


Muy recientemente El Nuevo Herald (diario Estadounidense) difundió y trató de corresponder unas declaraciones enviadas a ese diario por el portavoz de la cancillería israelí Yigal Palmor, quien comentó sobre las relaciones existentes entre el líder iraní Mahmud Ahmadineyad y el Presidente Chávez. Según El Nuevo Herald “el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel sostiene que Venezuela juega un papel cada vez más importante en las aspiraciones iraníes de construir una bomba nuclear, ayudando al país persa a evadir sanciones, a conseguir tecnología y maniobrando a su favor en el campo diplomático”. La hipocresía y el descaro del portavoz sionista quedaron evidenciados cuando dejó claro que “no hay evidencia de que Chávez esté financiando directamente el programa nuclear iraní”.


Los sionistas han pasado a la primera línea de la ofensiva política-mediática contra la Revolución Bolivariana desde que el Presidente Chávez tomara posición en favor de la Causa Árabe y contra las constantes agresiones de Estados Unidos e Israel a Líbano, Palestina y Siria.


Hoy, más que nunca, el sionismo internacional arremete contra la revolución puesto que será otro sionista, Henríquez Capriles Radonsky, quien pretende disputarle al Presidente Chávez el poder del Estado el próximo 7 de Octubre.