14/8/12

Irán No Cree en un “Estúpido” Ataque Israelí. EEUU no se uniría.



El ministro de Defensa iraní, general Ahmad Vahidi, reaccionó a las amenazas israelíes de guerra contra Irán, diciendo que “estas declaraciones son un signo de debilidad y miedo, y no un signo de poder.”

“El débil régimen sionista, que se dirige hacia su desaparición, (...) ciertamente no tiene la fuerza y la voluntad de enfrentarse a Irán”, dijo M. Vahidi, que calificó a los líderes israelíes de “políticos descerebrados”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores iraní se manifestó en el mismo sentido afirmando el martes que no creía en un ataque “estúpido” de Israel contra sus instalaciones nucleares.

“Asistimos regularmente a tales declaraciones carentes de fundamento y creemos que no hay oportunidad para una acción de este tipo”, dijo el portavoz del ministerio, Ramin Mehmanparast, durante su rueda de prensa semanal.
“Incluso si alguno de los responsables de este régimen ilegítimo quiere tomar medidas tan estúpidas, en el propio interior (del gobierno israelí) no le van a permitir que lo haga porque todos ellos sufrirían consecuencias muy duras como resultado de una agresión de este tipo”, agregó.

“En nuestros cálculos, no tomamos en serio las amenazas”, dijo.

“La repetición de estas declaraciones es fruto de los problemas internos del régimen sionista, las profundas divisiones en el seno del mismo y la enorme crisis social que existe” en ese país, añadió Mehmanparast, en referencia a los acontecimientos sociales y los autoinmolaciones que han ocurrido en Israel en las pasadas semanas”.

Recordemos que en la prensa israelí se ha multiplicado en los últimos días las especulaciones sobre un posible ataque de la entidad sionista contra las instalaciones nucleares iraníes.


Una Guerra con Irán Tendría Graves Repercusiones para la Economía Israelí


El escenario de una guerra lanzada por Israel contra Irán y su programa nuclear, discutido a diario por los medios de comunicación israelíes, tendría graves repercusiones para la economía israelí, que ya sufre una fuerte desaceleración en su crecimiento.

Entre los líderes israelíes, sólo el gobernador del Banco de Israel, Stanley Fischer, ha hablado públicamente sobre esta cuestión al afirmar que su institución había tomado sus disposiciones.

“Un ataque contra Irán tendría consecuencias graves, pero estamos preparados para responder a las crisis y las consecuencias de esta iniciativa”, aseguró Fischer, sin dar más detalles.

El gobernador se limitó a indicar que un conflicto seguramente provocaría un aumento en el presupuesto de la Defensa.

“La responsabilidad primordial de cada país es garantizar la seguridad de sus ciudadanos. Aunque cueste más dinero el garantizar la seguridad del Estado, nosotros vamos a pagar el precio”, agregó.

Interrogado por AFP, un funcionario del Banco Central dijo que Israel tenía un cómodo “colchón” de divisas extranjeras equivalente a 75.300 millones de dólares.

“Esta bonanza nos permitirá financiar nuestras importaciones sin problemas en caso de guerra y defender el shekel (la moneda nacional)”, dijo.

Cae la Bolsa de Tel Aviv


Analistas independientes han pintado, sin embargo, un panorama mucho más sombrío, apuntando en particular a las caídas producidas en la Bolsa de Tel Aviv en sus últimas sesiones.

El shekel, según estos comentaristas, podría ser la “primera víctima de una guerra que aún no ha comenzado”. La moneda de Israel ya está dando muestras de debilidad frente al dólar y el euro.

Un portavoz de la Asociación de la Hostelería de Israel, dijo, por su parte, que “el impacto de los rumores de la inminente guerra está comenzando a sentirse” y esto podría estropear la temporada de 2012, cuyo primer semestre había comenzado bajo los mejores auspicios.

El Canal 10 de la televisión, de titularidad privada, cita a expertos militares que estiman que unos 50.000 misiles y cohetes de Irán o Hezbolá podrían caer en la entidad sionista.

El costo de cada día de la guerra se estima en unos 1.500 millones de shekels (370 millones de dólares) a condición, sin embargo, de que sólo la mitad de la economía israelí quede paralizada por los ataques que seguirían a las incursiones israelíes contra las instalaciones nucleares iraníes.

Estos gastos, sumados a las ganancias perdidas, obligarían al Tesoro a efectuar nuevos recortes en los presupuestos públicos para aumentar el gasto militar, mientras que el presupuesto de Defensa, que estaba programado originalmente para ascender a 52.000 millones de shekels (13.000 millones dólares) llegará previsiblemente a 60.000 millones de shekels (15.000 millones de dólares) este año, incluso si no estalla el conflicto.

El gobierno ya impuso el mes pasado un plan de austeridad, incluyendo el aumento de un punto en el IVA que afecta sobre todo a los más desfavorecidos. Este aumento buscaba compensar los menores ingresos fiscales debido a una disminución del crecimiento a la mitad. El crecimiento podría llegar a un 2,3% en 2012, frente al 4,7% en 2011, según proyecciones del Banco Hapoalim.

Los analistas temen también el proyecto de una guerra larga o sin fin, que tendría efectos muy graves al alejar a los inversores y el turismo de la entidad sionista, sin contar las destrucciones causadas, entre otros efectos.

Al Manar

Los EEUU no se unirían necesariamente a un ataque israelí contra Irán



Los EE.UU. no necesariamente se unirían a Israel si lanzaran un ataque militar contra Irán y su programa nuclear, dijo una fuente no identificada de la Administración Obama al Canal 2 de noticias de Israel este lunes.

Los EE.UU. sienten un profundo compromiso con la defensa de Israel, y pueden confiar en que protegerán a Israel de las consecuencias de un ataque israelí contra Irán, dijo el canal de televisión citando a la fuente de la agencia. Pero el meollo del mensaje de la fuente de los EE.UU. a Israel, como dijo el informe de la televisión, era: "No confíen en nosotros para terminar el trabajo."

Los medios de comunicación israelíes han estado llenos de informes en los últimos días, sobre la base de filtraciones e información fuera de micrófono por parte de altos cargos, lo que sugiere que el primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro de Defensa, Ehud Barak, están a punto de decidir sobre un ataque israelí contra Irán - pese a la oposición de los EE.UU., y de los jefes de seguridad y ex internos.

Un segundo informe de la televisión en la noche del lunes fue tan lejos como para especificar el periodo de tiempo aparente para un posible ataque israelí, basado en parte en una reunión tentativa prevista entre Netanyahu y el presidente Barack Obama.

Netanyahu tiene previsto reunirse con el presidente - en Washington, en lugar de lo que se pensaba, en la Asamblea General de la ONU en Nueva York - entre el 28 de septiembre y el 1 de octubre. El primer ministro -informó el Canal 10 de Noticias el lunes- no podría ordenar un ataque israelí contra Irán antes de la reunión, donde la amenaza iraní, presumiblemente sería el principal tema de discusión. Tampoco podría ordenar un ataque antes de su discurso programado tentativamente en la Asamblea General unos días antes, el 27 de septiembre - el que sería su último llamamiento a la comunidad internacional para una acción más firme para frustrar a Irán, de acuerdo con el Canal 10.




El plazo para un ataque israelí, como el informe sugiere, sería en algún momento entre el 2 de octubre y las elecciones presidenciales del 6 de noviembre. Inmediatamente después de las elecciones en Estados Unidos, Israel no podría supuestamente desafiar a un presidente recién elegido. Y muy pronto después de eso, podría ser demasiado tarde para que Israel pare a Irán a causa de los progresos de los iraníes y las limitaciones de la capacidad militar de Israel.

El Canal 10 predijo las consecuencias probables de un ataque israelí en materia de misiles de represalia lanzados por Irán y sus aliados, como Siria, Hezbolá en el Líbano y Hamas en la Franja de Gaza.

Mientras que el conflicto de Israel con Hezbolá en 2006 vio 4.500 cohetes y misiles disparados hacia Israel, un ataque israelí contra Irán provocaría el lanzamiento de 50.000 misiles contra Israel, según el informe, citando lo que dijo eran "evaluaciones en Jerusalén." El número de muertos se calcula en unos 500 israelíes, dijo, citando una cifra mencionada en el pasado por Barak.

El diario Maariv informó el lunes por la mañana de que, si Israel atacara a Irán, Washington proporcionaría a Israel una defensa aérea "paraguas" en contra de la venganza anticipada por parte de Teherán y sus aliados.

Los mensajes que pasan de los republicanos y demócratas encargados de la política en Washington a sus homólogos israelíes sugieren que si Israel decide bombardear Irán antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre, Obama ordenaría a las fuerzas armadas estadounidenses a unirse al esfuerzo militar, dijo el diario.

Esta intervención, explicaron las fuentes, garantizaría casi totalmente a Obama un segundo mandato en el cargo. Si él decidiera no actuar, el presidente es probable que entregara el despacho a los republicanos, dijeron.

Asesores cercanos al candidato republicano Mitt Romney y el embajador israelí en EE.UU. Michael Oren, se encontraban entre los que pasaban los mensajes entre Washington y Jerusalén, afirmó Maariv. La embajada israelí en Washington se negó a responder al informe.



Fuente