31/8/12

Elsztain (Banco Hipotecario) detrás del Polo Audiovisual de Cristina

 
La sombra de Elsztain detrás del Polo Audiovisual de Cristina

Golpeado por la falta de financiamiento, el titular de Irsa es uno de los mayores beneficiados con la creación del polo en la Isla Demarchi, pegada a sus tierras en la ex Ciudad Deportiva, donde quiere montar la Dubai de Costanera Sur. Los proyectos caídos, la conexión Banco Hipotecario y la reunión secreta con la Presidenta.


Entre los habituales asistentes a los actos que Cristina Kirchner realiza con frecuencia en Casa de Gobierno, hoy se encontraba un hombre que no suele concurrir a las cadenas nacionales de la presidenta. Allí estaba Eduardo Elsztain, uno de los empresarios más poderosos del país.



El embajador de Israel en Argentina Daniel Gazit, el presidente de Israel Shimón Peres y el presidente de la Junta Directiva del CJM -Congreso Judío Mundial- Eduardo Elsztain en la cena en agasajo que organizó Elsztain.


La presencia del magnate no fue casual. Es que el anuncio de Cristina de la creación de un Polo Audiovisual en Puerto Madero afectaría directamente y de una manera muy favorable a su empresa Irsa.

El Polo se construirá en la Isla Demarchi, unos terreros fiscales de 120 mil metros cuadros inutilizados en Puerto Madero que están al lado de las 72 hectáreas de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors donde Elsztain quiere construir la Dubai de Costanera Sur, a la que bautizó “Santa María del Plata”.

Como ya explicó este medio, ese proyecto que contemplaba un convenio entre Irsa y el gobierno de Mauricio Macri está trabado desde el año pasado en la Legislatura porteña, en parte por la negativa del multimillonario a realizar inversiones en la infraestructura social de la zona y en parte por la misma falta de desprendimiento hacia los legisladores.

Fue así que esta negativa de Elsztain para realizar las mínimas inversiones en escuela y salas de salud que le pedía el macrismo para darle un barniz social al megaproyecto edicilio de viviendas top a precios que rondarían los u$s 5.000 el metro cuadrado, terminó enojando a los propios legisladores del PRO que no pudieron conseguir los 31 votos para aprobarlo y se decidió archivarlo.


En ese marco, en la Legislatura algunos legialadores especulaban esta noche con la posibilidad que el anuncio de Cristina haya sido un by pass a la Ciudad coordinado -o al menos alentado- por Elsztain para poner en valor la tierra y empezar a movilizar la zona, con el objetivo final de propiciar el desarrollo inmobiliario de Costanera Sur.

“El primer ganador del Polo Audiovisual de CFK es IRSA con su gran negocio de Santa María del Plata, sólo que ahora cambia el cajero”, sintetizó el legislador porteño Rafael Gentili, de Proyecto Sur. El diputado explicó a LPO que sólo el anuncio de Cristina hará que las tierras de Elsztain se revaloricen y podrían hasta triplicar su valor.

Ya en el video de presentación del proyecto (ver aparte) se indica que se construirá una estación fluvial y turística y un paseo público costero para darle vida a una tierra que hoy está inutilizada, en el que se ve una linea costera plagada de torres futuristas, de gran similitud con la dubai imaginada por el dueño de Irsa.

 
Eduardo Elsztain (derecha), en el Congreso Mundial Judío, junto a Ronald Lauder, en la Asamblea General en Jerusalén en Enero del 2009.

Reunión secreta y crisis financiera

Así las cosas, el anuncio de Cristina podría representar ademas una suerte de promesa o salvataje -acotado- para Elsztain. Tal como sucediera con el Grupo Roggio, la presidenta parece dedicada a sumar a los empresarios más poderosos del país de su lado y alejarlos del área de influencia de Macri.

Como pudo saber LPO, Elsztain tomaba préstamos en el exterior a una tasa del 2 por ciento y colocaba ese dinero en créditos del Banco Hipotecario (que él controla) a tasas de un mínimo del 12 por ciento, un aceitado mecanismo para erigir una fortuna sólo realizando transferencias de dinero.

De hecho, entre los desarrolladores inmobiliarios, Elsztain no tiene muy buena fama ya que se lo hacia más a los tiburones de la especulación financiera que a los apasionados por construir.

Este mecanismo se le habría complicado con las restricciones al movimiento de dólares implementadas por el Gobierno nacional, lo que le provocó el actual ahogo financiero que está padeciendo.

Para colmo, las empresas de Elsztain que cotizan en bolsa comenzaron a perder puntos desde marzo. Se habla de que Irsa pasó de valer 3.300 millones de pesos a 2.400 millones de pesos. Incluso en el mercado se menciona que ahora el dueño de Irsa concentraría sus inversiones en España, acaso esperando aprovechar la crisis para encontrar precios de ganga.

Como sea, en este contexto Elsztain debió abandonar dos grandes desarrollos inmobiliarios, uno en Neuquén y otro en Tucumán e incluso corren rumores que indican que vendería el edificio República, ubicado en Tucumán 1, uno de los inmuebles más caros de la Capital Federal. Versión que fue desmentida a LPO por voceros de la compañía.

Es en esta situación que el empresario le habría pedido un auxilio financiero al Gobierno -o cierto relejamiento selectivo de los controles al dólar-, según informaron a LPO fuentes del mercado, y la respuesta habría sido una cerrada negativa. Sin embargo, el empresario consiguió una reunión con la propia Cristina Kirchner, que se realizó la semana pasada y que no figuró en la agenda oficial de la presidenta ni fue difundida oficialmente.

Pocos días después, apreció el anuncio inesperado del Polo Audiovisual cuyo desarrollo quedará a cargo de la Anses.

De hecho, el nexo entre el Gobierno nacional y Elsztain tiene un antecedente muy cercano. El programa Pro.cre.ar, el plan de créditos para viviendas anunciado por la presidenta en junio con fondos de la Anses, es operado por el Banco Hipotecario, que controla Elsztain.

Fuente: LPO





Elsztain construye un shopping en pleno Palermo sin autorización


La empresa Irsa está terminando la primera etapa de un centro comercial a cielo abierto por el que invertirá 230 millones de pesos, en unas tierras nacionales que pertenecían a la ex Onabe. Pero el proyecto no pasó por la Legislatura porteña, que debe aprobar el nuevo uso, tal como hiciera con el Polo Científico que Cristina Kirchner construyó en las bodegas Giol.
La Ciudad de Buenos Aires tendrá el año que viene un nuevo shopping en pleno barrio de Palermo. Lo está construyendo Irsa, la empresa de Eduardo Elsztain, que invertirá unos 230 millones de pesos.

Lo curioso de este proyecto es que no tiene autorización y pese a que se inició hace seis meses, nadie habla de ello.

El predio donde estará ubicado este “espacio comercial a cielo abierto”, está ubicado entre las calles Paraguay y Santa Fe, y entre Godoy Cruz y Juan B. Justo. Se trata de 24 mil metros cuadrados que pertenecen a la Administración de Infraestructuras Ferroviarias Sociedad del Estado (Adif).

Estas tierras que fueron concesionadas por 20 años tras una licitación que se realizó en diciembre de 2002 por parte del Organismo Nacional de Administración de Bienes del Estado (Onabe) a la firma “Arcos del Gourmet”.

Según explicaron fuentes de Irsa a este medio, Arcos del Gourmet es el nombre con el que la firma de Elsztain reconoce al proyecto que aún no tiene nombre.

Desde la empresa señalaron a LPO que ya realizó las excavaciones correspondientes y está construyendo tres subsuelos para cocheras. Luego construirá un centro comercial de un solo nivel, que va a respetar la línea ferroviaria y los arcos y ladrillos característicos del predio.

El shopping tendrá una calle interna con galerías, e incluirá restaurantes, negocios de ropa y casas de diseño.

La polémica

Sugestivamente este proyecto jamás pasó por la Legislatura porteña. Desde la empresa señalaron a LPO que Irsa tiene “la normativa del predio aprobada tanto de la Ciudad como de Nación” y que “todo lo que tiene que pasar por la Legislatura porteña, Irsa lo ha enviado, como sucedió con el shopping de Caballito y el barrio de Solares de Santa María”.

Sin embargo, como averiguó este medio, el predio en cuestión está zonificado en el Código de Planeamiento Urbano como UF (urbanización futura), lo que impide cualquier uso hasta que la Legislatura discuta qué se puede hacer en esas tierras.

Por esa misma razón, la Legislatura porteña debió aprobar la zonificación del predio que está a metros de allí y que la presidenta Cristina Kirchner utilizó para construir el Polo Científico donde está alojado el ministerio de Ciencia y Tecnología, en donde estaban ubicadas las bodegas Giol.

Pero llamativamente, los legisladores consultados por LPO no supieron contestar por qué el proyecto no pasó por la Legislatura o directamente argumentaron no saber la existencia de la iniciativa de Irsa.

Es decir que el shopping, que estará terminado en un año y medio o dos, está avanzando sin el consentimiento necesario del parlamento porteño, que mira para el costado.

Por otro lado, respecto de la relación del Ejecutivo porteño con el proyecto, en el predio hay un cartel de la Dirección General de Interpretación Urbanística (Dgiur) del ministerio de Desarrollo Urbano porteño. Desde esa cartera no respondieron las consultas de LPO.

En tanto que como explicó LPO, el gobierno nacional le tendió un brazo a Elsztain en su ahogo financiero. El titular de Irsa es uno de los mayores beneficiados con la creación del polo audiovisual en la Isla Demarchi, pegada a sus tierras en la ex Ciudad Deportiva, donde quiere montar la Dubai de Costanera Sur. Además, el programa Pro.cre.ar, el plan de créditos para viviendas anunciado por la presidenta en junio con fondos de la Anses, es operado por el Banco Hipotecario, que controla Elsztain.

El desalojo

La llegada de las excavadoras de Irsa tuvo que superar un obstáculo de emergencia habitacional. Es que hasta diciembre del año 2010, había unas 35 familias ocupando el predio.

Como pudo saber este medio, el Gobierno nacional se ocupó de desalojar a las familias con una urgencia inusitada. Como rara vez sucede con las “tomas”, el Gobierno bajó al predio les ofreció a los ocupantes una solución habitacional.

Les ofreció hoteles como vivienda transitoria y materiales para la construcción para aquellas familias que tenían algún terreno en otra parte. A los que no tenían terreno, les prometió una vivienda definitiva en un período máximo de seis meses.

Fue el propio Sergio Berni, no en su carácter de secretario de Seguridad sino de viceministro de Desarrollo Social, quien se ocupó de las negociaciones. Incluso fuentes que estuvieron presentes ese día señalaron a LPO que Berni le dijo a uno de los punteros que se resistía al desalojo que “si tanto te interesan los pobres, llevátelos a tu casa”.