12/7/12

Musulmanes no creen en la democracia de EEUU

Por Jim Lobe
WASHINGTON, 11 jul (IPS) - Pese al discurso de Estados Unidos de que promueve la democracia en el mundo árabe y musulmán, la mayoría de los habitantes de seis países predominantemente islámicos ven a Washington como un obstáculo en su liberación de los regímenes autocráticos.

De hecho, en esas naciones, Arabia Saudita es vista en general como un mejor defensor de la democracia que Estados Unidos, según una encuesta del Pew Global Attitudes Project.

La investigación, realizada en Egipto, Jordania, Líbano, Pakistán, Túnez y Turquía, también descubrió que en esos países no solo existe un deseo de contar con gobiernos elegidos democráticamente, sino también de gozar de elecciones libres, libertad de culto, de expresión e iguales derechos para las mujeres.

Por otra parte, la mayoría de los consultados en Pakistán (82 por ciento), Jordania (72 por ciento) y Egipto (60 por ciento) dijeron creer que las leyes de sus países "deberían seguir estrictamente las enseñanzas del Corán", el libro sagrado musulmán.

En Túnez y en Turquía, por otra parte, la mayoría de los consultados opinaron que las leyes deberían al menos "seguir los valores y principios del Islam", mientras que en Líbano, el país con mayor porcentaje de cristianos entre los seis estudiados, 42 por ciento de los entrevistados afirmaron que las normas "no deberían ser influenciadas por el Corán".

La encuesta, realizada entre mediados de marzo y mediados de abril, fue parte de la serie anual que lleva a cabo Pew desde hace 12 años.

La investigación, divulgada el martes 10, fue hecha antes de importantes acontecimientos en el mundo árabe, como las elecciones en Egipto y en Libia, el agravamiento de la crisis en Siria y sus tensiones con Turquía y Líbano, así como los nuevos enfrentamientos sectarios en Bahrein y el último acuerdo entre Pakistán y la Organización del Tratado del Atlántico Norte para reabrir las rutas de suministro a Afganistán.

Todo esto podría tener una importante influencia en la opinión pública actual de los países estudiados.

En cuanto a las aspiraciones democráticas, la encuesta encontró unos pocos cambios en las respuestas respecto de la realizada el año pasado. Se descubrió un mayor optimismo en Líbano, Turquía y Egipto.

Aunque la gobernanza democrática sigue siendo una importante aspiración, la mayoría de los encuestados en Jordania, Túnez y Pakistán dijeron que preferían tener una "fuerte economía" que una "buena democracia".

Los egipcios se mostraron divididos al respecto, mientras que los turcos y los libaneses preferían la democracia antes que el crecimiento económico.

Frente a la pregunta sobre si preferían un sistema democrático o un "líder fuerte" en el gobierno, la mayoría en Líbano (80 por ciento), Turquía (68 por ciento), Egipto y Túnez (61 por ciento) optaron por la primera opción, como lo hicieron 49 por ciento de los consultados en Jordania.

En cambio, 61 por ciento de los pakistaníes prefirieron tener un "líder fuerte" gobernando su país.

En comparación con la encuesta realizada en 2011, esta vez más personas en Egipto -donde la Hermandad Musulmana ganó las elecciones parlamentarias y presidenciales de mayo y junio pasados-, Pakistán y Líbano dijeron que el Islam jugaba un "importante papel" en la vida pública.

Dos tercios de los egipcios dijeron que la religión mahometana desempeñaba un rol importante, contra 47 por ciento el año pasado. En Pakistán, los que respondieron de esta manera pasaron de 16 por ciento a 62 por ciento este año.

En Túnez, donde el islamista Partido Ennahda arrasó las últimas elecciones, 84 por ciento de los consultados coincidieron en el vital rol del Islam. Pew incluyó por primera vez a este país en su estudio.

Sólidas mayorías en los cuatro países árabes estudiados, especialmente en Egipto (76 por ciento) y en Túnez (69 por ciento), expresaron confianza en que los levantamientos populares del año pasado traerán más democracia a la región.

Sin embargo, en las naciones no árabes hubo otros resultados: solo 34 por ciento de los turcos y 21 por ciento de los pakistaníes eran optimistas al respecto.

Consultados sobre los elementos más importantes en una democracia, los libaneses y los turcos mostraron un mayor aprecio por las elecciones libres, la libertad de culto, de expresión, de prensa y los iguales derechos por las mujeres.

Los pakistaníes y los jordanos evidenciaron un menor interés en la mayoría de estas categorías.

Y, aunque mayorías de entre 58 por ciento en Egipto a 93 por ciento en Líbano coincidieron en que las mujeres debían tener iguales derechos que los hombres, la encuesta descubrió sustanciales brechas de género en todos los países excepto Turquía.

La brecha fue más pronunciada en Jordania, donde 82 por ciento de las mujeres dijeron creer en la igualdad de género, mientras que solo 44 por ciento de los hombres coincidieron.

La brecha se hacía más visible en las preguntas más específicas.

Mayorías en los seis países (de hasta 86 por ciento, en Túnez) excepto Líbano (50 por ciento) dijeron que los hombres deberían tener prioridad sobre los puestos de trabajo cuando el desempleo es alto.

Quizás el hallazgo más significativo de la investigación es la idea predominante de que Arabia Saudita, país acusado por disidentes en todo Medio Oriente de liderar una respuesta contra la Primavera Árabe, promueve más la democracia en la región que Estados Unidos.

Dos tercios de los egipcios consultados dijeron que Riyadh favorecía la democracia, y 64 por ciento de los jordanos coincidieron, al igual que 52 por ciento de los pakistaníes.

Los libaneses se mostraron divididos al respecto, mientras que la mayoría de los encuestados en Turquía y Túnez no veían a Arabia Saudita como un verdadero defensor de la democracia.

* El blog de Jim Lobe sobre política exterior se puede leer en http://www.lobelog.com.