10/7/12

“Mursi No Debe Aceptar Imposiciones de los Militares”

Entrevista a  Ali el Kabbani, analista político egipcio.


Por Diana Rojas-Al Manar


¿Fue una sorpresa la revolución egipcia?

Sí, fue una gran sorpresa para todos. Nadie había esperado ni previsto semejante acontecimiento unos meses antes. Tampoco EEUU estaba preparado para la caída de un régimen marioneta como el de Mubarak.

¿Cómo ve la supuesta pugna entre Mursi y los militares?


Hay que decir ante todo que la contrarrevolución egipcia, es decir, el aparato que apoyó al régimen de Mubarak, se quedó en estado de shock cuando se produjo la revolución. No sabían como reaccionar ante la continuación de las protestas y tampoco lo supieron hacer cuando Mubarak cayó. En este sentido, estos sectores necesitaron tiempo para reaccionar y reorganizarse y esto es lo que han hecho en estos meses.

Ellos percibieron que el aparato del viejo régimen continuaba controlando en esencia la vida de la población. Seguía poseyendo medios de comunicación, es decir los periódicos y canales de televisión. Y en este contexto decidieron luchar para mantener sus intereses y beneficios de orden político, económico y social.

¿Cómo llevaron a cabo esa lucha?


Mediante una estrategia de desestabilización. Ellos provocaron una ola de inestabilidad como quedó de manifiesto en la actitud pasiva de las fuerzas de seguridad en episodios tales como la matanza del estadio de fútbol de Port Said. Esto tenía como fin el hacer que la gente anhelara la vuelta al viejo régimen, cuando la seguridad estaba garantizada.

En el terreno mediático, la estrategia consistió en poner de manifiesto las diferencias entre los diferentes partidos que apoyaron la revolución con el fin de crear una imagen de falta de unidad y caos y generar una fatiga política entre la población.

Al final, se trataba de hacer que el pueblo egipcio sufriera a consecuencia de la revolución y añorase la vuelta al régimen anterior o a uno similar.

¿La reciente disolución del Parlamento egipcio por el Tribunal Constitucional sería también fruto de la acción de estos sectores?


Sin duda. La peor situación en lo que se refiere a la supervivencia del aparato del régimen de Mubarak se da en el Poder Judicial, donde se mantienen los mismos jueces que aplicaban las leyes de dicho régimen. El Tribunal Constitucional está infiltrado por este aparato y por las fuerzas de seguridad.

Cabe señalar que la decisión del tribunal de disolver el Parlamento está llena de irregularidades. Para empezar, la supuesta anomalía en la elección de los diputados, según la ley existente, afectaba sólo a un tercio de estos últimos por lo que no se entiende la disolución de todo el Parlamento. En segundo lugar, el Tribunal no tiene el poder de ejecutar su propia decisión, sino que eso corresponde al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. Por último, el Parlamento debería mantenerse hasta las próximas elecciones y no procederse a su disolución inmediata.

¿Qué dificultades afrontará Mursi como presidente?


Mursi ha sido privado de gran parte de sus poderes de forma ilegal porque lo que pretende la junta militar es un presidente nominal que pueda ser fácilmente controlado en sus decisiones. Sin embargo, creo que su decisión de convocar al Parlamento fue correcta y muestra que no está dispuesto a desempeñar ese papel.

Creo que él no debería negociar ante la imposición sino dejar claro que si no se le restituyen aquellas competencias que le corresponden de forma legal y legítima acudirá al pueblo y le planteará que existe un impedimento para gobernar establecido por aquellas fuerzas que añoran el pasado, incluyendo la jefatura del Ejército. Ante tal presión, creo que el CSFA daría marcha atrás en sus acciones. Después de todo, el pueblo egipcio comenzó su revolución para poner fin al dominio de los militares.

¿Y qué opina de las amenazas de algunos sectores de EEUU de cortar la ayuda a Egipto?

Lo de la ayuda estadounidenses a Egipto es realmente una broma porque ella no llega al pueblo egipcio. Es una ayuda financiera al establishment militar de Egipto con el fin de que se mantenga leal a EEUU.

De este modo, el pueblo egipcio nunca se ha beneficiado de esta ayuda y además el equipo militar norteamericano no puede ser usado contra Israel. ¿Contra quién va a utilizar entonces el Ejército egipcio estas armas? No puedo imaginar que lo vaya a hacer contra Libia o Sudán, así que esta ayuda militar estadounidense no tiene relevancia y si EEUU la corta esto no afectará a Egipto en modo alguno.