16/7/12

La Familia Tlass Abandona Siria: las Conexiones Sionistas de Nahida


Poco sorprendente fue la salida de Siria del coronel Manaf Tlass, probablemente con dirección a París, entre los que lo conocen bien.
Esto se produjo tras haber sido excluido de sus misiones militares como jefe del Grupo 105 de la Guardia Presidencial. Todos los miembros de su familia se fueron de Siria también: su padre, el coronel Mustafá Tlass (ministro de Defensa durante 30 años), su hermano Firas (un hombre de negocios, que trasladó sus actividades a Dubai), la esposa de éste, Tala (que abandonó la escuela que dirigía), y sus hijos.

Al parecer, la disputa entre Manaf y el presidente Bashar al Assad comenzó cuando aquel no pudo mediar entre el gobierno y las milicias en Rastan, Homs, donde radican las raíces de la familia. También se informó que Tlass se negó a enfrentarse a las milicias en Baba Amro, y se resintió debido a la negativa del presidente de aceptar su demanda de promoción. Y luego él abandonó a Siria, en realidad, ya a comienzos del mes de abril, hecho del que las autoridades sirias fueron conscientes.

Otras historias mencionan que tanto la Inteligencia francesa como la israelí ayudaron a hacerle salir del país. El papel de Francia era evidente ya que el ministro de Relaciones Exteriores francés anunció jactanciosamente la nueva disidencia de Tlass en la reciente conferencia de los “Amigos de Siria” en París, afirmando que él se dirigía a Francia.

Sin embargo, el papel de Israel podría ser sorprendente y difícil de creer, ya que el coronel Manaf (amigo del presidente Assad desde la infancia), así como su padre, el general Mostafa Tlass (compañero del fallecido presidente Hafez Assad), pertenecen a una familia que jugó un papel importante en el establecimiento la moderna Siria, que representa un baluarte de la resistencia al plan occidental y sionista en la región.

Esto es lo que sabe la opinión pública... pero sólo aquellos que todavía no conocen a la hermana de Manaf, la figura diplomática en la familia ...


Ella es Nahida Tlass “Oyya”, la multimillonaria conocida por las élites de Francia, así como por numerosas personalidades políticas, culturales, artísticas y científicas de ese país. Ella ha estado viviendo en Francia desde la década de 1980, cuando su esposo, un multimillonario saudí-sirio, murió después de amasar una gran fortuna gracias a las ventas de armas francesas a Arabia Saudí, por las que cobraba una comisión de alrededor del 7%, apodo con el que era conocido en público.

Al mismo tiempo, Oyya es uno de los “personajes más oscuros”, como la describió el diario francés Le Monde, a pesar de mantener relaciones con la mayor parte de los periodistas franceses “más eminentes” de la televisión, la prensa etc.

Nahida, nacida en Alepo en 1959, fue una vez un personaje de moda en los medios de comunicación franceses, sobre todo en el periódico Libération, cuando era la amante del ministro francés de Relaciones Exteriores, Roland Dumas, durante el gobierno del presidente François Mitterrand. La pareja hizo frente a un escándalo a propósito de la supuesta contribución de ella para la financiación de la campaña de la candidatura parlamentaria de Dumas en su provincia. Dumas acusó al lobby del armamento, así como al lobby americano-sionista, de fabricar tales acusaciones debido a sus tendencias pro-árabes en política exterior, sobre todo, cuando convenció al presidente Mitterrand para dar la bienvenida al líder de la Organización para la Liberación de Palestina, Yasser Arafat, al Palacio del Elíseo.

Ella también atrajo la atención de los medios por sus “extravagantes” cenas, a las que se invitaba a los personajes más relevantes de Francia y otros países europeos, tales como Dominique de Villepin, que celebró su 50 cumpleaños en su mesa, y Nicolás Sarkozy, que la visitaba con frecuencia antes de que convertirse en presidente...

Los medios de comunicación franceses se ocupaban también de sus donaciones a instituciones culturales francesas que realizaba con el pretexto de amar la cultura y las artes de Francia. Entre las entidades beneficiadas estuvo el Museo del Louvre etc... Estas donaciones ascendían normalmente a varios centenares de miles de euros.

Esto llevó a algunos observadores de sus actividades a plantear una cuestión importante: ¿por qué ella no era tan generosa con la causa palestina... o incluso con los pobres de su país?

Todo lo que hemos mencionado anteriormente parece secundario. Tal vez la señora Oyya estaba construyendo estrechas relaciones con el fin de beneficiar a su país. Es de destacar que ella llevaba un pasaporte diplomático sirio.

Sin embargo, lo seguro es que la señora Nahida, la hija del hombre que desempeñó el cargo de ministro de Defensa a lo largo de treinta años en un país que fue capaz de resistir el poder estadounidense-occidental y el colonialismo sionista, ha estado estrechamente relacionada con los profetas del sionismo y los partidarios de Israel en Francia.

Empezó con el amor y continuó con la amistad y el intercambio de opiniones hasta el negocio mutuo.

Le Monde mencionó en un artículo publicado en noviembre de 2006, que Oyya había “estado enamorada del periodista judío francés Franz-Olivier Giesbert (según wikipedia) durante cuatro años en la década de 1990. Giesbert, que tenía un cargo directivo en la revista Le Point, se comprometió, según sus palabras, a defender a la entidad sionista. Él contribuyó a la campaña de demonización de Irán, especialmente del presidente iraní, Mahmoud Ahmadineyad, por decir que era una necesidad que la entidad sionista desapareciera un día.


Más tarde, eligió a otra persona judía, que también apoyaba a la entidad sionista, para ser su asesor acerca de los asuntos de Oriente Medio. Él es el periodista y escritor masón Alexander Adler, que pasó del Partido de la Izquierda a apoyar la política de Bush. Él fue también vice-presidente de la CRIF, el Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia.

Más tarde, estableció una relación de patrocinio con otro novelista de origen judío de Boulogne. Él era Mark Hatler, un sionista supuestamente pacifista que es bien conocido por escribir mentiras (incluso el haber escapado del Holocausto). Ella le abrió las puertas de Damasco. Hatler acudió a bordo del avión personal de ella directamente al palacio presidencial. Él, en persona, se reunió con el presidente sirio en 2007, según señala la publicación Rue 89. También se reunió durante su visita con el mufti de Damasco, y la esposa de Michel Kilo, el opositor sirio, al que también abrió otra puerta de las relaciones con los círculos sionistas. Él siempre estaba repitiendo que: “El presidente sirio debe ser rescatado de su tendencia persa.”

Aunque la mayoría de los judíos en París son antisionistas, Oyya se rodeó de sionistas. Ella es una amiga de Nurbir Billat, una periodista de televisión que nació en Argelia durante la ocupación francesa, y de Paul-Le Solitzaire, un novelista. También conoce a Dominique Strauss-Kahn, ex director del Fondo Monetario Internacional.


Lo peor de todo lo que se ha mencionado es que, según Le Monde, la señora Nahida habría pedido para entrevistarse con el presidente israelí, Shimon Peres, y así lo hizo, aunque el marco donde tuvo lugar el encuentro resulta desconocido. Sin embargo, el mencionado diario afirma que ella fue generosa con el Hospital Hadassah de Jerusalén, que fue establecido por un número de mujeres sionista en 1912, durante el comienzo de la colonización sionista. Cabe destacar que este hospital recibió al primer ministro israelí, Ariel Sharon cuando éste cayó en su estado de coma en 2006. Ella también donó dinero a la Institución de Pasteur-Weizmann, que promueve las relaciones entre instituciones médicas de Francia e Israel.

Después de todo lo que se ha mencionado anteriormente, ¿por qué excluir el papel de la Inteligencia israelí en la salida de Manaf de Siria?

No hay duda de que esa información sobre esta mujer (que se suponía iba a servir a su país, junto con su familia, y utilizar su dinero y sus relaciones con tal fin) es sólo lo que ha salido a la superficie, pero lo que está oculto puede ser mucho más importante. Tal vez cayó en la trampa sionista o escogió estar en esa posición.

Hoy en día, algunas de las familias sirias ricas, ahora en la oposición, se reúnen en la capital francesa para volver a escribir el futuro de Siria. Esas familias son las que más se han beneficiado del régimen de Assad. Pero a partir de ahí, el futuro que ellas buscan sólo parece beneficiar a la tendencia sionista.

Cabe dudar, sin embargo, que estas familias tengan la capacidad suficiente para cambiar el futuro.




Leila Mazboudi-Al Manar