25/6/12

La Plata: represión a senegaleses que venden en la calle

venta ambulante senegaleses


A pesar de los intentos del jefe comunal Pablo Bruera por tapar la represión que una docena de senegaleses sufrieron en pleno centro de la ciudad por parte de una patota de agentes de Control Urbano, el Juez César Melazo y legisladores platenses salieron a repudiar el grave episodio.

El juez de Garantías de La Plata, César Melazo, advirtió desde su cuenta de Twiter (@CesarMelazo) que “los senegaleses dicen que los municipales le pegaban hasta a las policías”, en una clara muestra de la dureza con que la patota municipal los atacó en pleno centro (ver aparte).

A la par, se preguntó con ironía: “¿Los relojes de los senegaleses irán al Banco de empeño?”, a raíz del total y arbitral manejo que hace Control Urbano de todo lo decomisado en las inspecciones que realiza diariamente en la ciudad.

En tanto que el diputado provincial, Gonzalo Atanasof, comenzó sus reflexiones con la pregunta: “¿Saldrá algo en los medios mañana de la tremenda pelea entre senegales y "agentes de control urbano"?”.

En ese sentido, remarcó desde su cuenta @GonzaloAtanasof que la pelea “fue en 8 y 49, 20 senegaleses vs 20 muchachos fornidos con ganas de pelear que no parecían comerciantes ni agentes de Control Urbano”.

“Hay maneras para erradicar la venta ambulante, pero esa no es la forma. (Pablo Bruera) Seguís equivocando el camino...”, concluyó.

Quien igualmente escribió en respaldo de los senegaleses y repudiando el dramático incidente fue el legislador de la Coalición Cívica, Oscar Negrelli (@ornegrelli), quien denunció que “la patota municipal de La Plata, le saca la mercadería a los senegaleses, los golpean y no labran ningún acta”.

Llamativamente este ataque se dio a la par de la represión que los africanos están sufriendo en España (ver aparte). Precisamente hoy en Torrevieja, provincia de Alicante, un grupo armado de la policía española atacó a senegaleses que vendían sus productos en la vía pública.

Luego de una ardua y feroz represión contra ellos, el gobierno español de Mariano Rajoy comenzó a sumar un sinfín de manifestaciones públicas en su contra a raíz del cruento hecho político.






Una patota de Bruera atacó a senegaleses

Una patota de agentes de Control Urbano que respondían a órdenes del intendente Pablo Bruera, atacó este mediodía a un grupo de vendedores ambulantes oriundos de Senegal, a quienes les quitaron la mercadería y los golpearon duramente.

En medio de la “batalla” que los agentes municipales realizan contra la venta ambulante en la ciudad, este fin de semana les tocó a un grupo de senegaleses que habitualmente se ubican en el centro de calle 8 para vender alhajas y relojes.

Los graves incidentes que comenzaron en la esquina de 8 y 49, se dieron entre una patota (al menos 20 personas) enviada por el intendente Pablo Bruera y una docena de vendedores, quienes además de haber sido agredidos con golpes de puño, fueron expulsados del centro de la ciudad a los empujones, según contaron a INFOPLATENSE, comerciantes que denunciaron rápidamente lo sucedido a las autoridades policiales.

“Fue increíble, se bajaron y sin mediar palabra les patearon el cajón de frutas en donde ponen las alhajas yempezaron a golpearlos”, dijo un comerciante, que remarcó la “pacífica” venta que realizan diariamente los hombres oriundos de África.

“El centro estaba lleno por eso realmente llamó aun más la atención la impune presencia de las patrullas municipales atacando vorazmente a los vendedores”, dijo el comerciante que aseguró haber reconocido entre los agresores a los reconocidos barra bravas de Gimnasia de La Plata, “Los Papupa”.

“Ellos no bajaron del móvil municipal vinieron caminando y se sumaron a los agentes municipales. Claramente eran los barras de Gimnasia”, aseguró el vendedor de una reconocida casa de zapatos de la zona, quien contó que "en todo momento los maltrataron, les decían ´negros de mierda, vayanse de acá´, y otros insultos".

A raíz de los incidentes, personal policial que rápidamente se acercó al lugar, detuvo a dos de los agresores, y los llevó a la Comisaría Primera, donde posteriormente se acercaron los vendedores para realizar la correspondiente denuncia contra la patota que estaba siendo liderada por el director de Control Urbano, Ignacio Martínez.

El lamentable episodio se dio semanas después de que los vendedores del Parque Saavedra hayan denunciado públicamente que un grupo para policial los atacó cuando se disponían a trabajan como todos los fines de semana en el paseo público platense.