3/6/12

El presidente de Siria: nos enfrentamos a una guerra impuesta desde el exterior

El presidente de Siria, Bashar Asad, al intervenir este domingo en el parlamento, declaró que el país está en el umbral de una guerra real impuesta por las fuerzas exteriores.

Damasco, SANA

El Presidente Bashar al-Assad dijo que las criticas circunstancias que atraviesa Siria exigen de nosotros mayor audacia, solidez y sentido de responsabilidad.

En su discurso ante el Consejo del Pueblo en ocasión de su primer periodo legislativo, el Presidente al-Assad dijo: “rendimos homenaje a las almas de todos los mártires inocentes civiles y militares y afirmamos que su sangre no será en vano”.

El Presidente al-Assad se dirigió al nuevo Parlamento diciendo: Hoy se inicia el nuevo periodo legislativo en una coyuntural etapa cuyo peligrosidad rebasa todo lo que ha enfrentado Siria desde la evacuación del ocupante francés, … y ello requiere de vosotros un rol extraordinario para tratar con dos fuerzas opuestas: la primera arrastra hacia atrás, e intenta debilitar a Siria y violar su soberanía, abarca matanzas, sabotajes, ignorancia, atraso y la sumisión de algunos al exterior, y la otra impulsa hacia adelante, con todo la determinación que posee para las reformas, que se han traducido en un paquete de leyes y la nueva Constitución que ha ampliado la participación popular en la gestión de los asuntos nacionales.

Y continuó diciendo: “Mediante las reformas hemos contrarrestado gran parte de la ofensiva desatada contra Siria, y construido un baluarte infranqueable contra las ambiciones regionales e internacionales. Éste pueblo, que ha pasado con éxito pruebas patrióticas extremamente duras, tiene el derecho de exigirnos que estemos a la altura de su conciencia y firmeza en el desempeño de nuestra labor”. Al-Assad dijo a los miembros del Parlamento que sus misiones legislativas y supervisoras no podrían ser llevadas a cabo de la mejor manera sin poseer una visión de desarrollo clara y para ello se requieren dos factores: el diálogo constructivo y la comunicación con los ciudadanos, haciendo hincapié en que la función de supervisión del Consejo no debe pasar por alto su papel participativo junto con el Poder Ejecutivo.

El Sr. Presidente puntualizó que la celebración de las elecciones parlamentarias en su fecha prevista constituyó un golpe contra quienes le desean a Siria encerrarse en sí misma y hundirse en la sangre de sus hijos y volver a décadas atrás en el tiempo.

“Luego de año y pico del comienzo de la crisis, se han aclarado las cosas y caído las máscaras”, dijo.

“El papel internacional respecto de los acontecimientos ya había sido puesto al desnudo desde hace décadas, pues el colonialismo siempre seguirá siendo colonialismo, lo que cambian son los estilos y las caras; y el papel regional se ha desenmascarado ha si mismo, …. Despues de toda la noble sangre derramada, necesitamos tener mucho juicio y aprender del pueblo al que pertenecemos, y que fue capaz de descifrar el código de la conjura desde su inicio.

No obstante, el Presidente al Assad dijo que el proceso político avanza pero que el terrorismo es cada vez mayor.

Al igual que hizo énfasis en el gran error que se comete al no separar entre el proceso político y el terrorismo, “porque da legitimidad al terrorismo”, subrayando en que la separación entre ambos “es esencial para alcanzar una solución a la crisis”.

“Ahora nos enfrentamos a una guerra verdadera, y abordar una guerra es algo diferente al tratamiento de cuestiones domesticas…cuando se boicotean unas elecciones eso significa boicotear al pueblo”, aseveró.

El presidente aclaró que la dirigencia siria era consiente desde el principio de que la vía política no conduciría a una solución pero que se optó por ella porque el pueblo sirio la necesitaba, independientemente de la crisis.

El Presidente añadió que las puertas de Siria están abiertas a todos lo que desean una verdadera reforma y un diálogo honesto, “Nuestros corazones están abiertos para hacer partícipes a cada sirio honesto hacia el proceso de desarrollo del país, … Siria, que camina hacia el futuro a pesar de sus heridas, es la Siria que acoge a todos sus hijos independientemente de las diferencias de criterios entre ellos, siempre y cuando esa diferencia permanezca pacifica y democrática por el bien de la patria y no en perjuicio de la misma.

Por otro lado, en su discurso el presidente al-Assad insistió en que la seguridad de la patria es una línea roja, y no se puede ser tolerante con quienes atenten contra ella, añadiendo que el terrorismo es injustificable bajo todos los pretextos o titulos, y que no se puede ser indulgente o hacer treguas con el terrorismo ni con quienes lo promueven…. “la tolerancia será solamente con quienes abandonan el terrorismo… la diferencia de criterios significa riqueza y la diferencia respecto de la patria significa la destrucción”, acotó.



“No apunto a un espía de dentro o un conspirador en el exterior, pues ese es su título, pero sí reprocho a aquel sirio que ama su patria pero no supo cómo defenderla, y contribuyó sin saberlo en el saboteo de su país… el caos solo trae más caos y la sociedad solo puede ser erigida sobre bases morales virtuosas”, manifestó.

En cuanto a la situación en Siria y la ofensiva que presencia el país, al-Assad puntualizó que la cuestión no tiene nada que ver con las reformas ni con la democracia, sino que se busca golpear el papel resistente de Siria, su apoyo a la resistencia y su aferro a sus derechos, añadiendo que: “Hay que distinguir entre el color gris en las cuestiones políticas y las cuestiones patrióticas, pues no es aceptable el gris en lo patriótico, … cuando la cuestión es patriótica yo estaré inevitablemente de parte de mi patria”.

Al-Assad enalteció el infinito sacrificio de nuestras fuerzas armadas, diciendo: “Ninguna institución puede hacer los sacrificios que han hecho nuestras fuerzas armadas gracias a la presencia de una doctrina que orienta a sus hijos en el camino correcto,… se han aprovechado los errores que ocurren de vez en cuando por parte de algunos efectivos para exagerarlos y presentarlos como si fuese el enfoque en general que siguen el Estado y sus instituciones”.

“Nuestras fuerzas armadas son el glorioso y autentico edificio que ha construido a la patria, la ha protegido y preservado su independencia y lo sigue haciendo…..no se debe atentar contra este símbolo que expresa nuestro patriotismo, nuestra unidad y honor”, dijo el Presidente al-Assad, afirmando que “no permitiremos a los que vienen fuera de la historia que escriban algo que nunca antes fue escrito en ella, y es: que los sirios han destruido su patria con sus propias manos”.

“Si algunos han querido enviarles a nuestro pueblo la muerte y la destrucción, nosotros en contrapunto deseamos ofrecerles a sus pueblos un ejemplo de civilización a seguir para obtener su libertad y convertirse en un socio en su país, en lugar de que el gobernante siga siendo el dueño de la tierra, del pueblo y de la patria”…..”el despreciable terrorismo no conseguirá quebrantar la voluntad de nuestro pueblo y Siria permanecerá enaltecida el hogar del arabismo y el bastión de la firmeza, se recuperará pronto, repelerá de sí la rabia de los rencorosos, y presenciará de nuevo la vergonzosa derrota de éstos”, dijo al-Assad.

El presidente recalcó en la importancia de trabajar todos juntos en pro del bienestar de los ciudadanos y de lograr la justicia social, que se representa en la distribución de las riquezas y la igualdad de oportunidades y gozar de los servicios básicos, …. “dibujamos juntos, con los brazos de los hombres dignos, de nuestras instituciones nacionales y la valentía de nuestros soldados, el perfil de la Victoria que inevitablemente llegará. “La brújula para todos nosotros es siempre la soberanía de Siria y la independencia de su decisión, su integridad territorial y la dignidad de sus hijos, … y recuerden que un individuo es transitorio pero un pueblo es imperecedero, … cambian los cargos mientras que la patria permanece fija”

Eba Khattar