27/6/12

Al Asad: ¨Vivimos un estado de guerra real "


El Presidente Bashar al-Assad presidió la primera sesión del Consejo de Ministros, después que el nuevo Gobierno haya prestado el juramento constitucional ante su señoría.

Al-Assad exhortó a los miembros del nuevo Gobierno a comunicarse de forma transparente con los ciudadanos y ponerlos al tanto del trabajo que están realizando y de las posibilidades disponibles para el gobierno, así como determinar las prioridades y trabajar directamente a implementarlas; tales como lo son las necesidades básicas y el alza de los precios, la lucha contra la codicia y el monopolio, y el tema de la reparación de la infraestructura devastada por sabotajes terroristas.


Al-Assad destacó que el reto principal que enfrenta Siria ahora es el tema de las materias primas y la infraestructura, orientando al nuevo Gobierno a dar prioridad a las zonas más pobres de Siria y asentar los mecanismos que logren una justicia social para los ciudadanos y aseguren la igualdad de oportunidades entre todos los hijos de la patria y acelerar la implementación de las leyes concernientes a la reforma administrativa, la corrupción y la rehabilitación de los recursos humanos, así como controlar el despilfarro gubernamental y la adopción de una base de datos precisa y única en todo el país.

Asimismo al-Assad agregó que todas las circunstancias anteriores, y especialmente la actual han demostrado que el sector público es muy esencial para Siria en todos los aspectos de su vida, pero eso no quiere decir mantener a un sector público perdedor que supone una carga para el estado y el presupuesto general, instruyendo al nuevo gabinete elaborar una visión clara para el desarrollo de este sector.

El presidente subrayó la necesidad de seguir apoyando el sector agrícola y los cultivos estratégicos, y desarrollar este sector, así como ampliar la agroindustria y continuar con la política de subvención y no renunciar a ella y, concretar mecanismos inteligentes y digitalizados para el subsidio, tal como la tarjeta u otros mecanismos que deberían cerrar las brechas por donde penetraría la corrupción.

Al-Assad hizo hincapié en que el aspecto social constituye un tema clave e irrenunciable en la política del gobierno y en la política del Estado que siempre hay que tomar en cuenta, ya que las prestaciones sociales no son un acto de caridad a los ciudadanos, sino que forman la base de la estabilidad política y securitaria, constituyendo además un deber del Estado hacia el ciudadano.

Asimismo Al-Assad destacó la necesidad de enfocarse en las pequeñas y medianas industrias, porque la economía siria, e incluso las economías de Estados más grandes, no crecen o crecieron gracias a las grandes industrias o a los grandes proyectos, sino en virtud de los pequeños proyectos, señalando que la economía pequeña se afecta menos por las condiciones externas y las fluctuaciones de los mercados globales y el bloqueo político, que da lugar finalmente a un bloqueo económico.

Al-Assad hizo un llamado al Gobierno a buscar grandes proyectos de desarrollo que sirvan al ciudadano y no constituyan una carga para el estado, tales como los proyectos de vivienda que son beneficiosos para el Estado y el ciudadano.

Al-Assad exhortó al nuevo Gobierno a fijar atención en las políticas monetarias y fiscales que promuevan el desarrollo como es el caso de las tasas de interés o del tipo de cambio, que incumbe a los ciudadanos, señalando a este respecto que cuando el Banco Central fija cifras, entonces tiene que haber políticas y objetivos orientativos como son los nuevos empleos, el desempleo, la inflación, trazados por el gobierno e implementados por las otras instituciones incluido el Banco Central.


Asimismo el Presidente llamó la atención sobre la importancia de enfocase en la economía del conocimiento y considerar la misma como una política estratégica ya que es importante para todos los sectores y repercute en todos ellos sin excepción, debido a que el valor añadido es muy elevado, gracias al poco costo y los mercados rentables, señalando en este sentido la necesidad de acelerar el tema del ¨gobierno electrónico¨.

Al-Assad ordenó al Gobierno coordinar con las organizaciones, asociaciones, sindicatos y la sociedad civil acerca de cualquier tema, decisión, ley o decreto de carácter legislativo o política que queramos adoptar.

El presidente habló de la gran responsabilidad puesta sobre el nuevo Gobierno a la luz de la situación que atraviesa el país y la necesidad de tener un espíritu de responsabilidad y reto entre sus miembros, para que sea un Gobierno de desafío a las dificultades que trabaja para materializar las reivindicaciones legítimas de los ciudadanos; especialmente que este gobierno viene tras la nueva Constitución.

¨Vivimos, como dije en mi discurso ante el Parlamento, un estado de guerra real en todos sus aspectos y en todo el sentido de la palabra, y, cuando estamos en un estado de guerra ello dictamina que toda nuestra política, orientaciones y todos los sectores deben estar encaminados a ganar esta guerra y sus batallas¨ recalcó.

Al-Assad señaló la importancia de diferenciar la apatía del Ministro y la ineptitud del gobierno pues a menudo vemos que la negligencia de un ministro puede reflejar una perspectiva negativa a todo el gobierno.

Al-Assad concluyó haciendo llamado al gobierno a fortalecer las relaciones con los países del Este -empezando por Rusia- y, con el sur que abarca a Sudamérica y África, ello a través de la firma de acuerdos con estos países y ayudar al sector privado a construir una verdadera relación con ellos.

Damasco, SANA 
Elías S., Riad Sh.