22/4/12

Noviazgos violentos: un día con adolescentes en riesgo

POR GISELE SOUSA DIAS

Clarín, en un taller de ayuda a chicas maltratadas. Tienen entre 13 y 21 años y soportaron novios celosos y golpeadores. Casi 1.000 jovencitas ya recibieron asistencia en un programa de la Ciudad. Cómo detectar las primeras señales de alarma.
"Era mi mejor amigo. Un día me preguntó si quería ser su novia y al día siguiente se tatuó mi nombre en la nuca, así, gigante. A los tres meses me pidió que fuera a vivir con él. Y ahí empezó con los celos. Yo volvía del colegio y me revisaba los boletos para ver si era cierto. Me apagaba el televisor y me prohibió escuchar música porque decía que yo miraba a los famosos de otra forma. Tampoco quería que me asomara a la ventana para que no mirara a los hombres que pasaban. Y así, cosas chiquitas. Un día le dije ‘cortala, mirá que me voy a ir’, y ahí le salió como un monstruo. Me pegaba en los ojos hasta que yo no veía. Me agarraba del cuello así, con los dos dedos, hasta que me quedaba sin aire y mareada, como inconsciente. Todos los domingos, el padre de él, que dormía en la habitación de al lado, me daba anteojos de sol para ir a la iglesia. Me decía ‘si alguien pregunta, te caíste de cabeza de la escalera ¿si? ”.

Era diciembre de 2011. María iba al secundario. Tenía 17 años. Su novio también.

María es una de las casi 1.000 adolescentes, de entre 13 y 21 años, que solas o empujadas por un familiar buscaron ayuda en el programa “Noviazgos violentos” que la Dirección General de la Mujer de la Ciudad creó hace 12 años. El programa fue a buscar la semilla: sus estadísticas muestran que la mitad de las mujeres adultas que conviven con parejas violentas cuentan que la violencia había comenzado 10, 15, 20 años antes, durante el noviazgo.

Los casos de adolescentes asesinadas por sus novios fueron encontrando un lugar en los medios. Y el tema preocupa tanto que el miércoles Diputados aprobó un proyecto que propone penar con prisión perpetua “al que matare a su pareja o ex pareja, mediare o no convivencia”. Hasta ahora, la pena máxima sólo contemplaba a los cónyuges casados legalmente. De aprobarse, por primera vez, incluiría a los novios.

“A esta edad, los primeros signos de violencia comienzan con los celos excesivos y el control de la ropa. Le dice ‘no quiero verte con otros hombres’, aunque ese otro hombre sea su primo. ‘Sacate esa pollera que es muy corta’, ‘no quiero que te pintes porque las mujeres que se pintan son putas’ o ‘todos te miran con ese escote’. Empiezan los llamados telefónicos que terminan en llanto o la ‘Ley de hielo’: no le habla durante horas o días aunque ella esté parada al lado”, enumera la psicóloga Laura Celdrán, coordinadora del programa. “Le repite ‘¿Para qué vas al colegio?’, cae de sorpresa en el colegio, le dice ‘no me gusta que salgas con tus amigas’ o ‘te pegué porque me hacés enojar’. Le revisa el celular y cada contacto del Facebook. Así va teniendo el control de su vida”, continúa.

El sexo, precisamente en una edad en la que muchas adolescentes tienen su primera vez, es otro foco de manipulación. “Muchas veces ellas acceden a tener su primera relación sexual como resultado de una extorsión, no de su deseo. Los novios les piden una prueba de amor bajo amenaza de terminar la relación”, describe Guadalupe Tagliaferri, subsecretaria de Promoción Social. “Muchos, además, se niegan a usar preservativo. Les dicen: ‘¿Para qué voy a usar? Si sólo estoy con vos”, agrega Celdrán. No cuidarse es, en esta lógica, una carta de fidelidad.

Así, el embarazo suele ser el paso siguiente: “Un hijo es la garantía de que ella quedará siempre ligada a él”, dice Tagliaferri. Lo que sigue probablemente sea una convivencia violenta más difícil de quebrar: ahora con hijos y dependencia económica.

Así, son pocas las que detectan y cuentan lo que les pasa. La adolescencia, se sabe, es la etapa en la que se idealiza, y lo usual es que minimicen y naturalicen: un tirón de pelo no es para tanto. Y si la cela es porque la ama. Es acá cuando forman la primera imagen que tienen de ser adultas y de tener un novio. Y cuando el círculo de violencia les impide hablar, crecen pensando que tener un novio es esto. Se les destruye el autoestima, aparecen trastornos de ansiedad, depresión e incluso el suicidio.

Pero un día María salió del colegio y pidió ayuda. “ El me decía que con un hijo iba a cambiar todo, por eso no quería cuidarse. Hace cuatro meses nos enteramos que estoy embarazada. Me cuidó dos días, creo. Hasta que me dijo ‘la próxima patada es en la panza’. Un día pensé que cuando naciera le iba a molestar que yo atendiera más al bebé que a él. Y que lo iba a terminar matando. A mí y a mi hijo. Entonces me escapé”.

María lo denunció y logró que su ex novio no pueda acercarse a menos de 300 metros. Ahora nadie la ahorca, nadie le revisa las carpetas y nadie le regala anteojos para taparse los moretones. María terminó el secundario. Y “la próxima patada en la panza” ya no existe.





Testimonios



“Me decía que yo tenía la culpa de ponerlo violento”



Laura



Laura se puso de novia a los 19. “Al principio se ponía celoso, me acorralaba en la calle y me apretaba fuerte el brazo para que no me moviera. O me tiraba del pelo para que la cabeza me quedara fija. Una vez alguien paró a ayudarme pero después fue peor: me decía que era yo la que lo hacía poner así. Llegó a pegarle a mis amigos porque salimos a bailar”.

Laura quedó embarazada y rompió bolsa a los seis meses. “El venía a la clínica fuera de los horarios de visita y quería quedarse el tiempo que se le antojaba. Ahí empezaron las discusiones, le pegaba a las paredes, me decía ‘me voy a llevar al nene, no lo va a conocer nadie’. El nene no tenía que nacer pero yo me ponía tan nerviosa que aumentaban las contracciones”.

Fue ahí que su familia vio lo que estaba pasando. Su mamá hizo la denuncia y pidió la restricción. Es usual que sean las madres las que lo ven todo. En el programa “Noviazgos violentos”, Laura entendió que no hacía falta una piña: con la humillación y las amenazas bastaba. Ya no siente culpa cuando él le dice “me robaste a mi hijo”. En pocos meses, logró cortar la dependencia.




“Ahora volví a despertarme sin miedo”


Soledad



Se conocieron cuando ella tenía 13 años. “Al principio era muy protector. Pero a los pocos meses empezó a llamarme de madrugada. Me decía ‘quiero escuchar la televisión, la heladera, algo para creerte que estás en tu casa”, cuenta Soledad.

Una vez Soledad llegó llorando porque el padre de un amigo había muerto. “El entendió que lloraba por otro hombre y me pegó una cachetada”. Otra vez él vio que ella tenía restos de rimmel en las pestañas. “Le dije que había acompañado a una amiga a buscar a su hermana a un baile. Pero no me creyó. Me dio una piña y me sacó sangre”. Soledad tenía 14 años. Y estaba embarazada.

El círculo era el de siempre: él le rogaba que lo perdonara; ella accedía. Hasta que él subió al bebé a un auto y se lo llevó a otro país. Soledad –que era una adolescente– viajó sola a buscarlo. Cuando lo encontró se pelearon en la calle: para que soltara al bebé, él le estrujaba las mamas. Volvió a quedar embarazada.

Soledad, como en muchos casos, había crecido viendo a su papá sopapear a su mamá. Y comenzó a cortar el vínculo con su novio cuando encontró este taller. “Al principio no podía comer, ni trabajar ni alzar a mis hijos”, dice con la voz quebrada. “Pero ahora les enseñé a que digan lo que no les gusta. Empecé a leerles a la noche, a cantar con ellos. Ahora volví a despertarme sin miedo”


Antecedentes Fatales


Fabián Tablado tenía 17 años cuando conoció a Carolina Aló, de 14. Iban al colegio nocturno juntos, en Tigre. El estaba convencido de que ella lo engañaba con un amigo. La terminó asesinando, tres años después, de 113 puñaladas.

En 2008, Gabriela Núñez, de 16 años, se puso de novia con un joven de 23, en Rosario. Cuando supo que él tenía novia quiso dejarlo pero él comenzó a acosarla. El joven fue a buscarla a la salida de la clase de inglés y la mató de un tiro en la cabeza.

Carla Figueroa conoció a Marcelo Tomaselli cuando él tenía 19 y ella 15. El la violó y fue preso pero ella lo perdonó y él quedó en libertad. El año pasado, salió y la mató a puñaladas. El hecho es conocido como el “caso del avenimiento” de La Pampa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario