23/4/12

Irán descifró el Drone de EE.UU.

Funcionarios militares iraníes aseguraron ayer haber duplicado el drone, un Sentinel RQ-170 alas de murciélago utilizado en muchas operaciones de inteligencia en el mundo. Washington rechazó tal información.
 
La captura del drone les entregó a los iraníes una pizca de la mejor tecnología de vigilancia norteamericana.


Por Catrina Stewart *


Irán lanzó una campaña de propaganda victoriosa a gran escala, diciendo que había descifrado y copiado los códigos de un avión espía no tripulado de Estados Unidos que cayó en territorio iraní en 2011. Funcionarios militares iraníes aseguraron ayer haber duplicado el drone, un Sentinel RQ-170 alas de murciélago utilizado en muchas operaciones militares de Estados Unidos alrededor del mundo. La proclama iraní es una bofetada en la cara del establishment de inteligencia de Estados Unidos.

El drone, equipado con tecnología de vigilancia que lo hace virtualmente imposible de detectar en un radar, cayó en Irán en diciembre pasado. Sin embargo, funcionarios de Estados Unidos se mostraron escépticos acerca de la posibilidad de que los iraníes tengan éxito en obtener valor tecnológico del avión.

Así y todo, Irán presentó detalles selectos sobre el historial operativo del drone como prueba de que sus ingenieros habían podido destrabar la información. “Les daré cuatro datos para que los norteamericanos entiendan cuán lejos hemos llegado al penetrar los secretos del drone”, dijo el general Amir Ali Hajizadeh, toda una figura dentro de la poderosa Guardia Revolucionaria iraní. Reveló que la nave había estado en uso en Pakistán justo antes del ataque norteamericano sobre el complejo de Osama bin Laden, al noroeste del país, que terminó con la vida del líder de Al Qaida. También dijo que el drone había sido reparado en California en octubre de 2010 para perfeccionar aspectos técnicos antes de ser llevado a Afganistán, donde continuó sufriendo fallas. De ahí fue enviado nuevamente a Los Angeles para más reparación, dijo.

El general Hajizadeh agregó que Irán comenzó a producir una copia del drone, la cual había sido traída del pueblo de Kashmar, cerca de la frontera afgana, interfiriendo en los sistemas del original. La información fue negada por funcionarios norteamericanos. La versión de Teherán fue que había logrado tomar el control del aparato ultrasofisticado para obligarlo a aterrizar en el desierto, donde fue recuperado casi intacto.

Washington aseguró que la pérdida del avión se debió a una avería y minimizó el incidente, afirmando que Teherán no disponía de la capacidad necesaria para descifrar los secretos del aparato.

“Todas las tecnologías estadounidenses empleadas en los aviones de combate F-35, los bombarderos furtivos, se concentran en el drone”, dijo el general Hadjizadeh. Teherán ya indicó en 2010 que trabajaba en un programa de drones de observación y de aparatos de ataque furtivos.

La captura del drone les entregó a los iraníes una pizca de la tecnología de vigilancia más preciada para Estados Unidos. También echó luz sobre las operaciones encubiertas de la CIA para detectar actividad nuclear iraní, ante sospechas occidentales de que Teherán busca construir una bomba nuclear.

El senador norteamericano Joe Lieberman expresó dudas ayer acerca de las últimas proclamas iraníes. “Hay antecedentes de fanfarroneadas iraníes –dijo por televisión–. Particularmente ahora, que están a la defensiva por nuestras sanciones económicas contra ellos.” El senador, que pertenece al Comité de Servicios Armados, dijo que aún debía ser informado sobre la materia y que apenas reaccionaba a las proclamas iraníes. “Mire, no fue bueno para Estados Unidos cuando el drone cayó en Irán ni cuando los iraníes lo capturaron –se sinceró Lieberman–. Pero no creo que a esta altura tengan la capacidad para copiarlo. Es una pieza de maquinaria muy sofisticada, que sirvió bien a nuestra seguridad nacional, incluso para tener una visión amplia de Irán, particularmente en áreas donde teníamos razones para creer que trabajaban en armamento nuclear”, agregó.

En los últimos dos años, Washington mostró en varias ocasiones su inquietud por el desarrollo de drones y su impacto sobre la seguridad de las fuerzas estadounidenses en la región.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Juan Nicenboim.

No hay comentarios:

Publicar un comentario