12/4/12

“Hay un creciente interés por la cultura persa en el mundo hispano”

Por Diana Rojas-Al Manar
Joaquín Rodríguez Vargas es profesor de Persa en la Universidad de Barcelona y director de la publicación “Mundo Iranio”. Es además autor de una gramática del idioma persa para los hispanohablantes.
¿Cómo se le ocurrió la idea de lanzar la revista Mundo Iranio? ¿Dónde se puede conseguir?

La idea de lanzar una revista de divulgación de iranología no es nueva pues llevaba muchos años rondando por mi cabeza. El problema para llevarla a la práctica era tanto los medios económicos como los humanos, pues sus gastos no se pueden sufragar con un bolsillo ni el proyecto llevarlo a la práctica con una sola persona. El económico se acabó solventando gracias al apoyo de la Consejería cultural de Irán en España, el humano lo pude solventar en primera instancia al encontrar un colaborador, Paulo Botta, y luego, al hacerse una búsqueda de potenciales colaboradores, es decir, de personas que hubiesen trabajado en algún ámbito de la iranología.
De momento, la revista es gratuita y la enviamos a quién la solicite, hasta acabar existencias.


¿Qué objetivos busca la publicación?



Los objetivos se pueden resumir en tres palabras: divulgar la iranología. Para ser más explícito, llevar al público esta rama de estudios tan desconocida que incluso su denominación, iranología, es solo conocida por especialistas y poco más. Lo que se persigue con Mundo Iranio es suscitar interés entre el público por esta rama humanística, pero hacerlo de una manera seria y desde la alta divulgación. Para llegar a un máximo número de personas, lo que hemos hecho es, además de enviar la revista a aquellos que creemos interesados, enviarla a más de 300 bibliotecas, públicas y universitarias, del territorio español. Mi compañero Paulo Botta está haciendo gestiones para hacer lo mismo en Argentina y en otros lugares de Iberoamérica.


¿Cómo ha sido la respuesta del público ante la aparición de la revista?

Aún es pronto para juzgar el impacto pues solo hemos publicado un Nº 0 inaugural. Pero de momento puedo decirle que hemos recibido decenas de cartas, casi todas, de los potenciales colaboradores a los que aludí antes, aplaudiendo la iniciativa, que han calificado de “realmente novedosa, original y acertada” e “interesante y necesaria”, además de sostener que “llenará un vacío en un espacio editorial como el español donde no existe demasiada oferta en este ámbito”. Han sido cartas reconfortantes y que nos han convencido de que debemos darle continuidad al proyecto, cuanto más teniendo en cuenta de que algunos han contactado con nosotros para ofrecer su colaboración en los próximos números.


¿Existe interés por la lengua y la cultura persa en España y América Latina?



En primer lugar debo aclarar que la cultura persa es solo una parte de la iranología, aunque es la parte más importante debido al peso cultural, político, religioso, histórico, etc. que ha tenido Persia (Irán) en la zona desde hace más de 25 siglos de forma casi ininterrumpida. En respuesta a su pregunta, sí que existe interés por la cultura persa en España, como yo mismo he podido constatar en los cursos de persa que he estado impartiendo desde 1996. Diría que existe entre el público culto un interés inconsciente y soterrado que se despierta con solo escuchar la expresión “cultura persa”, quizá por lo que les evoca, o porque ven en “lo persa” aquel “oriente musulmán no árabe” que oscila entre el mundo indio, el árabe y el túrquico, y, por tanto, algo exótico digno de estudio. No conozco Iberoamérica, pero ese interés debe existir igualmente allí si tenemos presente el dato de que más de la mitad de las cartas recibidas han sido remitidas desde allí.


¿Cree que los intercambios culturales entre el mundo hispano e Irán han crecido en los últimos tiempos?

Los intercambios culturales entre España e Irán han crecido, pero, lamentablemente, no lo han hecho con tanta premura como se ha dado en otros ámbitos, como el comercial. Los estudios de iranología en la universidad española siguen siendo periféricos, y, demasiadas veces, inexistentes. El panorama es aciago, pero no negro. Con ello quiero decir que a pesar de que los avances en este sentido se producen con cuentagotas, puedo afirmar que se está avanzando en el conocimiento mutuo de las dos partes. Hace veinte años apenas se enseñaba el español en Irán, mientras que ahora se está convirtiendo en la lengua extranjera más demandada después del inglés. Desafortunadamente, no podemos decir eso ni del persa ni de ninguna lengua irania en España, pero por fortuna sí que puedo decir que si en la década de los 80 la enseñanza del persa era casi inexistente, ahora al menos son cinco las universidades que lo imparten en España a diferentes niveles académicos (asignatura opcional, obligatoria, instituto de idiomas…).

Pero la lengua persa es, por decirlo de alguna manera, el portal más ancho por el que entrar en el terreno de la iranología. Es decir, que una vez dentro de este terreno, nos queda mucho por recorrer, que no es otro que el de ampliar la oferta de asignaturas relacionadas con el Mundo Iranio. También en esto se está avanzando en España; a veces la asignatura de persa va acompañada con su literatura. En Alicante se ha firmado recientemente un convenio entre los dos países en virtud del cual se ha abierto un Seminario Permanente de Iranología y, en Salamanca, el máster de Lenguas y Culturas de la India e Irán lleva años funcionando. En este máster el persa es una asignatura más entre las demás lenguas iranias (preislámicas) que se imparten, junto a la literatura de las mismas, amén de las religiones del Irán antes de la islamización de los pueblos iranios. La Sociedad Española de Iranología (SEI) se fundó en 2009 con el objetivo de promover los estudios de iranología en la universidad española. Los intercambios culturales bilaterales crecen, pero más lentamente de lo que nos gustaría.


¿Cree que Irán está interesado en promover el turismo cultural?



Creo que Irán ni promueve el turismo cultural ni lo impide. No soy experto en cosas de turismo, pero la sensación que el tema del turismo en Irán me da es que los iraníes no promueven bastante en el extranjero el enorme patrimonio cultural que tienen. Se comportan un poco como “se le dará la bienvenida al visitante y se será hospitalario con éste”, que es lo que hacen, pero no publicitan (al menos en España) el turismo. De todas formas, en Irán hay dos tipos de turismos de extranjeros: el religioso, concentrados, sobre todo, en Mashad, para visitar al Imam Reza, que son chiíes que vienen especialmente de los países aledaños, y el cultural, con una media de dos millones de visitantes al año. Normalmente, el turista que viaja a Irán es de cultura media-alta. Obviamente, el turismo de playa es inexistente, a no ser que algún día algún actor excéntrico norteamericano ponga de moda bañarse en las aguas del golfo Pérsico o del mar Caspio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario