13/2/12

Terrorismo de Estado



El Bureau of Investigative Journalism emitió hace una semana un informe sobre la cantidad de civiles muertos por bombardeo de aviones no tripulados norteamericanos. Civiles. Mujeres, chicos, ancianos. En fiestas, en sepelios. El Bureau es inglés, no iraní. Los muertos son afganos o pakistaníes, así que “no importan”.Por Rodolfo Olivera-NyP

El documento es claro y dice textualmente: “la táctica de la CIA de enviar bombarderos no tripulados (Drones) ha matado cientos de civiles; algunos eran rescatistas, otros murieron en un funeral. No hay ningún control de daños ocasionados, que incluyen mujeres y niños. La metodología ha sido condenada por los principales expertos legales”. 

Cabe aclarar que la propuesta se inició durante el gobierno del ex presidente George W. Bush, pero se incrementó notablemente durante el mandato de Obama, quien afirma que los EEUU tienen “derecho a atacar a los terroristas en cualquier parte del mundo”. En esto coincide con Mitt Romney, posible rival en las próximas elecciones, quien sostuvo la práctica con un argumento contundente: “Dios creó a los EEUU para que lideren al mundo, y los EEUU deben cumplir con esa misión sin importar los costos”. La frase fue dicha en una conferencia en la Facultad de Derecho de Harvard. La nota podría terminar acá.
La prensa internacional certifica que los ataques han variado de blanco, pero que muchos se concentraron en la zona de Waziristán, sobre la frontera afgano-pakistaní. Desde 2009 el aumento de bombardeos ha sido exponencial. Sin embargo, el informe señala que “la zona no se encuentra en una situación de conflicto armado, a menos que caiga en la franja muy estrecha de la amenaza inminente, pero entonces se trata de ejecuciones extrajudiciales”, lo que lo acerca peligrosamente a la categoría de Terrorismo de Estado.
Miembros corresponsales del periódico The News en la región fueron testigos mudos y espantados al salvar milagrosamente sus vidas cuando fueron a trabajar en tareas de rescate y recibieron otra andanada de fuego: “dos misiles se estrellaron en los escombros matando a 29 personas, entre los que había camilleros, enfermeras y voluntarios. Los cuerpos quedaron más allá de toda posibilidad de reconocimiento”. El comando norteamericano declaró en un parte que el ataque había sido un éxito.
El Director Asociado del Programa de Política Humanitaria y Conflicto (HPCR) de la Universidad de Harvard dijo que matar a la gente en un sitio de rescate carece totalmente de justificación legal. “Cada muerte es un asesinato”, aseguró. Cabe consignar que entre 2009 y 2011 hubo no menos de quince ataques de este tipo, lo que motivó la investigación periodística que contó con representantes del New York Times, la CNN, Associated Press, ABC News y Al-Jazeera. No es fácil operar con la fiera presencia del ejército pakistaní, pero en este caso la situación es tan brutal que, por el contrario, colaboraron para que se pudiera filmar y reportear todo y a todos.
“Tenemos la autoridad para emprender esta clase de acciones contra las fuerzas asociadas a Al Qaeda”, justificó con un cinismo “videliano” el asesor antiterrorista John Brennan, ante la inevitabilidad de la salida del informe al dominio público. Por si quedaban dudas, reafirmó: “en las actuales circunstancias, todo el planeta es un escenario posible de guerra”. Tranquilizador.
Clive Stafford-Smith, el abogado que encabeza la organización anglo-estadounidense Reprieve, cree que esos ataques “son como atacar a la Cruz Roja en el campo de batalla. No es legítimo atacar a cualquier persona que no es un combatiente". Christof Heyns, profesor de derecho sudafricano y Relator Especial de las Naciones Unidas sobre Ejecuciones Extrajudiciales, está de acuerdo: "las denuncias de ataques repetidos que regresan después de media hora, cuando el personal médico está sobre el terreno, son muy preocupantes y pueden caer en la figura de crímenes de guerra".
El comandante de las fuerzas de Pakistán en la zona en ese momento era el brigadier Abdullah Dogar. Aseguró que en los ataques con aviones no tripulados, en general se intenta alertar a la gente con anticipación. Pero en ese caso no tiene ninguna duda: "yo estaba sentado allí donde nuestros supuestos amigos norteamericanos dicen que tenían como objetivo a los terroristas, y sin embargo yo sabía que eran personas inocentes".
La relación se ha estirado hasta el punto de ruptura, primero con la incursión para matar a Osama Bin Laden, con posteriores acusaciones de EEUU sobre eventual complicidad de Pakistán al esconderlo por años; y luego por el bombardeo de un puesto del ejército pakistaní, matando a 24 soldados. La consecuencia fue la orden del gobierno a la CIA para que abandone inmediatamente la base de Shamsi. 

Durante un tiempo dejaron de producirse ataques con aviones no tripulados, pero se reanudaron hace dos semanas.
EEUU afirma que los aviones no tripulados son una herramienta vital que les ha ayudado a casi acabar con el liderazgo de Al Qaeda en Pakistán. Pero otros señalan que han alimentado un enorme sentimiento anti-estadounidense en un país con un arsenal de 200 armas nucleares. Peter Singer, director de la Iniciativa Siglo 21 en la Brookings Institution, señala que EEUU tiene ahora 7.000 aviones no tripulados en operación y otros 12.000 en el suelo.
Después de una notable falta de debate se está empezando a sentir malestar en los EEUU por la falta de transparencia y rendición de cuentas en el uso de aviones no tripulados, sobre todo porque la campaña se ha ampliado para atacar objetivos en Yemen y Somalia. Y porque tres ciudadanos estadounidenses murieron por misiles disparados desde aviones no tripulados en Yemen en septiembre pasado. En privado, algunos altos oficiales militares estadounidenses dicen que están muy incómodos por la forma en que la administración está llevando a cabo estas operaciones con la CIA, que no están cubiertas por las leyes de la guerra o la Convención de Ginebra.
El Profesor Dapo Akande, quien dirige el Instituto de la Universidad de Oxford para la Ética, el Derecho y el Conflicto Armado, considera que según las Leyes de Conflicto Armado (DCA) el asesinato de los rescatistas civiles es problemática: "la pregunta es, ¿se puede pasar de rescatar a ser considerado como partícipe de las hostilidades?. Para mí la respuesta es, claramente, no. El rescate no está tomando parte en las hostilidades".
La revista Newsweek tuvo acceso al ex asesor legal de la CIA, John Rizzo, quien habló de su papel en la confección y supervisión de la “lista negra” donde se mencionan los países-objetivo de los ataques con aviones no tripulados. Hoy Rizzo está bajo investigación judicial en los EEUU por “filtración de información clasificada”.
Ah, si se le ocurre otro título para la nota, puede tachar el que está y sustituirlo a mano.