17/2/12

Teherán quiere hundir el petrodólar


EE.UU. quiere utilizar a la SWIFT en la guerra contra Irán
Por Pepe Escobar-Asia Times Online,
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

¿Cuál era la proeza mental de los perros falderos europeos? ¿Qué Teherán simplemente cedería y asumiría el embargo del petróleo de la Unión Europea, que debe comenzar el 1 de julio?


No es sorprendente que Bruselas se haya cegado como un ciervo por los faros cuando comenzaron a circular las noticias de que Teherán se anticiparía a dicha acción e impondría su propio embargo de exportaciones de petróleo crudo a seis países de la Unión Europea, los miembros del Club Med Portugal, Italia, Grecia y España, afectados profundamente por la crisis, más Francia, afectada por la crisis, y Holanda.

El Ministerio del Petróleo de Irán y luego el Ministerio de Exteriores no tardaron en desmentir esos rumores; una decisión semejante, écnicamente, tendría que anunciarla oficialmente el Supremo Consejo Nacional de Seguridad, que también se encarga de las negociaciones cleares.

Pero solo si estuvieran sordos, mudos y ciegos no comprenderían el mensaje: la reacción ante el ridículo y contraproducente paquete europeo de sanciones/embargo del petróleo solo provocaría más daños económicos en amplias áreas de Europa.
Irán suministra 500.000 barriles de petróleo al día a la UE. La mera amenaza de un embargo iraní ya ha provocado un aumento del precio del petróleo.

Asumiendo que los países del Club Med logren obtener petróleo de otras fuentes, y no es nada seguro, Arabia Saudí quiere subir más los precios, tendrían que reformar sus refinerías para procesarlo. Inevitablemente habría escasez de gasolina; el italiano promedio, por ejemplo, ya está furioso por los aumentos vertiginosos del precio del combustible en la gasolinera.

Tal vez esas decenas de miles de inútiles burócratas de Bruselas que llevan sus archivos multicolores de un lado para otro deberían hacer algo sensato y enviar una carta a Washington felicitando oficialmente a los estadounidenses por empobrecer aún más a decenas de millones de ciudadanos de la UE.


En caso de duda, impón más sanciones

No obstante, la sed de sanciones de los buitres, chacales y hienas del cambio de régimen y la guerra no se puede apaciguar. EE.UU. obliga ahora a la UE a separar a Irán de la Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication, SWIFT, (Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales), con base en Bruselas, utilizada por todos los bancos del mundo para intercambiar datos financieros. El propio Banco Central de Irán podría convertirse en una víctima.

En pocas palabras, la SWIFT es la rueda que mueve las transacciones financieras y el comercio globales. Por lo tanto esto no puede ser nada más que una declaración ampliada de guerra económica dura contra un país.

¿Dará resultados? Difícilmente. Ciertamente representará más devastación desencadenada contra “el pueblo iraní”, esa vaga entidad favorita contra la cual EE.UU. “no tiene problemas”. Más de 40 bancos iraníes utilizan la SWIFT para procesar transacciones financieras, y los iraníes lo utilizan como todos los demás en una economía globalizada.

Pondrá por los suelos la reputación, cuidadosamente mantenida, de confianza y neutralidad de la SWIFT: imaginad la reacción de otros países miembros ante el hecho de que también podrían ser totalmente marginados siguiendo los caprichos de EE.UU.

Sobra mencionar el hecho de que Washington no puede decir a la SWIFT lo que debe hacer; por lo tanto recurre, de un modo no demasiado sutil, al estilo de la mafia, a los europeos. El “mensaje” fue entregado en persona por David Cohen, subsecretario del Departamento del Tesoro de EE.UU. para terrorismo e inteligencia financiera.

¿Y todo esto para qué? Según el ininterrumpido y agobiante bombardeo de rollo político en los medios corporativos occidentales, “tal vez” sirva para ganar un poco de tiempo a fin de que el gobierno de Obama pueda “persuadir” al belicista gobierno del Likud en Israel, con sus armas nucleares, de que no ataque a Irán la próxima primavera.


Ojo con la copa estadounidense

Mientras tanto, según la Organización de Energía Atómica de Irán, el país ha desarrollado centrífugadoras de cuarta generación hechas de fibras de carbono que son “más rápidas, producen menos desecho y ocupan menos espacio”, mientras giran a velocidades supersónicas para purificar uranio.

Y las primeras barras de combustible enriquecido a un 20% hechas en Irán se han colocado en el Reactor de Investigación de Teherán, no una fábrica de bombas, sino una planta civil que produce isótopos médicos para el tratamiento del cáncer; eso permitirá que el Reactor de Investigación opere independientemente de cualquier interferencia extranjera.

Como culminación, Teherán envió una carta a la UE “dando la bienvenida” al P5+1, los miembros permanentes con derecho a veto del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania, si de verdad quieren volver a una mesa de negociaciones serias respecto al expediente nuclear iraní.

Veamos lo que esto significa.

Es una compleja miniatura persa que deben descifrar los europeos que se tomen la molestia de hacerlo. Teherán dice: queremos sinceramente hablar con vosotros; pero no renunciaremos a nuestro programa nuclear civil; y si seguís tratándonos como perros, con estas sanciones, el embargo y ahora el intento con la SWIFT, podemos aplicar mucha presión a vuestras tambaleantes economías.

No existe ninguna garantía de que el que apueste a que los inocentones políticos europeos y sus sherpas comprendan esto vaya a sacarse la lotería.

Y luego viene el estúpido argumento de que los recientes atentados con bombas y los atentados fracasados en Delhi, Georgia y Bangkok representan represalias de Teherán por los asesinatos de cinco científicos nucleares civiles -perpetrados por el grupo terrorista iraní MEK bajo órdenes del Mossad israelí-

Si Teherán decide atacar intereses israelíes puede hacerlo más cerca de casa y tiene los agentes competentes para hacerlo sin dejar rastro. La noción de que Teherán enviaría a agentes iraníes a países asiáticos amigos como India y Tailandia –y en el caso de los Tres Chiflados de Bangkok, mostrando sus pasaportes e incluso riales– es increíblemente ridícula. Se trata de mentecatos; el problema es descubrir quién los está manipulando.

Si la histeria promovida por Washington y Tel Aviv ya llega a un tono febril, esperad el 20 de marzo, cuando la bolsa petrolera iraní comience a vender petróleo en otras monedas distintas del dólar estadounidense, anunciando la llegada de un nuevo mercado del petróleo denominado en euros, yenes, yuanes, rupias o un canasto de monedas.

Sería conveniente para los clientes asiáticos, desde los miembros del BRICS India y China a los aliados de EE.UU., Japón y Corea del Sur, por no mencionar al miembro de la OTAN Turquía. Pero también convendría a los clientes europeos pagar el petróleo en su propia moneda. Teherán –como muchos actores clave en el mundo en desarrollo– quiere hundir el petrodólar. Podría ser la gota que colmaría la copa estadounidense.


Pepe Escobar es el autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y de Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su nuevo libro, recién aparecido, es Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009). Contacto: pepeasia@yahoo.com .
Copyright 2011 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/NB17Ak04.html
rCR

No hay comentarios:

Publicar un comentario