25/2/12

Aguas turbias, aguas claras



La Naturaleza -que siempre escribiré con mayúscula- es inagotable, sorprendente, muchas veces impredecible. La pretensión de manipularla o extraerle todos sus secretos sólo puede caber en la mente enferma de soberbia del ser humano. Pero ella, cada tanto, nos va abriendo nuevas incógnitas y desconcertantes desafíos.
por Rodolfo Olivera-NyP


Descripcion


Esta vez le tocó a los lagos, por partida doble y simultánea. Literalmente, de punta a punta del planeta. Al Norte, la confirmación de aguas fuertemente contaminadas y de alta peligrosidad por la concentración de un gas tóxico -el metano (CH4)- en niveles elevadísimos, listos a entrar en contacto con la atmósfera como una de las consecuencias del deshielo por cambio climático. Al Sur, el fenómeno inverso: la llegada en estos días de una misión rusa al lago más antiguo del mundo, escondido como su homólogo del Norte por la capa de hielo antártica y que sería la reserva de agua dulce más pura del planeta. En ambos casos, con nuevas formas de vida.

Impuro al Norte

Ya no se escucha el graznido de las grullas en el silencioso Ártico. Ahora el sonido de fondo es el gorgoteo de burbujas que van brotando de los nuevos lagos que fueron apareciendo en aquel páramo de hielo y nieve. Pero son lagos distintos a la bucólica imagen de la suave Finlandia o de la aristocrática Suiza. Navegarlos hoy implicaría eludir las “zonas calientes” y correr el riesgo de que cualquier chispa del motor provoque una explosión. 

Es metano puro que emerge a la superficie luego del derretimiento del permafrost (“permanent-frost”), la capa de hielo siempre congelada en los niveles de superficie del suelo sobre las regiones circumpolares como Canadá, Alaska, Siberia y Noruega. Esos enormes bolsones de gas fueron quedando atrapados por siglos, pero el calentamiento fue colaborando con su liberación y ésta a su vez reprodujo la crisis climática. "Nuestra estimación es que una cantidad de metano diez veces mayor que la que está actualmente en la atmósfera saldrá de estos lagos en el futuro, cuando se deshiele el permafrost", alerta la investigadora Katey Walter.
Se sabe que hay enormes cantidades de metano puro atrapadas en la helada capa subterránea del Ártico y en el suelo marino, y que si esos gases son liberados se produciría una catástrofe climática. Los científicos dicen que la temperatura del aire en el noroeste de Canadá, en Siberia y en el resto del Ártico ha subido más de 2.5 grados Celsius desde 1970. El ascenso ha sido mucho más acelerado que en el resto del planeta.
El metano se absorbe por inhalación y puede originar asfixia por la disminución del contenido de oxígeno en el aire, conllevando una pérdida de conocimiento del individuo e incluso la muerte. También es importante señalar que se trata de una sustancia extremadamente inflamable, que el contacto con el aire resulta explosivo y que puede llegar a producir incendios si existen focos de calentamiento.
Ya en 2009 el director del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, Rajendra Pachauri, le pidió a sus colaboradores que estudiasen "los cambios climáticos abruptos e irreversibles" derivados del derretimiento de la capa helada subterránea.
Esa información fue recabada por equipos como el que encabeza Scott Dallimore, quien instaló un campamento con carpas a 2.200 kilómetros del Polo Norte para observar las burbujas en los 25 mil lagos de este vasto delta. Todo el Ártico está involucrado. Un grupo de investigadores encabezado por Ted Schuur, de la Universidad de la Florida, operando en Alaska con robots submarinos, llegó a la conclusión el año pasado de que los primeros tres metros de la capa de permafrost contienen más carbono que todo el que actualmente hay en la atmósfera. Los canadienses, a su vez, detectaron filtraciones por hendiduras de varios metros en el lecho del Río Mackenzie.
Orjan Gustafsson, investigador de la Universidad de Estocolmo, señaló que "la comunidad científica está dividida en torno a la velocidad con la que se puede derretir el permafrost". En lo que coinciden es en que el caso siberiano es el más peligroso, y que cuando se produzca la liberación del gas “será catastrófica”.




Puro al Sur

Paradójicamente, a 3.760 metros por debajo del hielo de la Antártida se descubrió el agua más pura y antigua del planeta. Y nuevamente han sido los rusos quienes se adelantaron, según el informe del Instituto de Investigaciones de San Petersburgo. El Lago Vostok, como lo llamaron, estuvo sellado por 14 millones de años y se supone que en su interior se hallarán formas de vida desconocidas de la familia de los “extremófilos”.
El Vostok, con su información, se puede considerar un gran termostato aislado del resto de la atmósfera con una antigüedad mayor a la existencia del hombre. Se calcula que mide 300 kilómetros de largo y casi 50 de ancho, con no menos de 1.000 metros de profundidad. Dimensiones parecidas al Lago Baikal (ruso) o al Ontario (frontera EEUU-Canadá), lo que lo transforma no sólo en el más puro y más antiguo sino también en el más grande del mundo.
La sospecha de su existencia data del año 1957, y siempre fue Moscú quien encabezó los estudios en medio de la oscuridad total, el viento y el frío a niveles extremos. En 2009 comenzaron a perforar, primero con mucha lentitud (de 4 a 5,7 metros diarios), procurando no arriesgar desmoronamientos. Luego perfeccionaron la tecnología a través de un taladro térmico diseñado especialmente (el “Epika”) y lograron avanzar a razón de 24 a 32 metros diarios.
Los rusos tienen competencia “amistosa” de equipos estadounidenses y británicos. Investigadores de la British Antarctic Survey (inglesa) y de la Universidad de Montana (EEUU) están esperando comenzar su proyecto para profundizar en otro lago, el Ellsworth, también en la Antártida, para finales de este año. El objetivo principal -declarado- es explorar al máximo los microorganismos nuevos, sus técnicas se supervivencia, su metabolismo, su reproducción. Tarea extra y novedosa para la Bio y la Nanotecnología.

Así son las cosas. Cuando el más prepotente habitante de este bello planeta cree que ya tiene todas las respuestas, la Naturaleza lo abrumará cambiándole las preguntas y ofreciéndole una gama inagotable de sorpresas que nunca se agotarán. Una advertencia más para cultivar la humildad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario