25/1/12

Malvinas y nuestra Soberanía.



Por Facundo (apache) Villalba*

“Cuando la Patria esta en peligro, todo esta permitido, excepto, no defenderla.”

José de San Martín.


Desde nuestro nacimiento, hemos decidido, como en tantos otros casos, ir contra la corriente general de progresismo y de buena parte del arco político de nuestro país, que no hace más que “desmalvinizar” a nuestro pueblo. En este sentido desde nuestra génesis hemos levantado la bandera de Malvinas como una de las causas que creemos centrales para poder comenzar a desarrollar un proyecto serio para nuestra patria chica pero también para pensar en toda Nuestra América soberana.

Cansados de observar como buena parte de la militancia critica, con razón, al imperialismo en cualquier lugar del mundo, pero permanece en un silencio cómplice y cobarde con respecto a la colonia que los británicos tienen en nuestro territorio, desde Jóvenes Al Frente, nos hicimos cargo de no dejar caer en el olvido ese pedazo de patria por el cual miles de pibes derramaron su sangre, con este objetivo es que desde hace 4 años mantenemos vivo el festival “Por los sueños que se hundieron allá, los jóvenes volveremos” entre otras acciones vinculadas a la causa Malvinas.

A 30 años de la guerra, y después del descubrimiento de petroleo en las islas, el debate sobre la soberanía de las islas crece en los medios y en las oficinas de chancillerías de distintos países. Esto ocurre en el marco de un contexto regional favorable, en el cual varias naciones de Nuestra América vienen manteniendo una batalla frontal contra el imperialismo y avanzando en recuperar la dignidad de sus pueblos (Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y como siempre Cuba); mientras que otros gobiernos, autocalificados progresistas, pese a sus vaivenes y contradicciones profundas, no pueden “bancar” abiertamente a Inglaterra en caso de una disputa con la Argentina.
En estas condiciones creemos que el Gobierno Nacional podría dejar de discursear sobre Malvinas y tomar medidas concretas, como romper de una buena vez las relaciones diplomáticas con el país Colonialista, (Venezuela, Bolivia y Cuba, las rompieron con los yankees y los sionistas y siguen en pie), impedir la navegación de nuestros mares a sus barcos, que saquean el recurso pesquero y poner un freno a la minería, que con capitales británicos, canadienses y yankees, entre otros destruyen nuestra tierra, vacían nuestras napas y contaminan el agua y el aire.
Sin embargo parece que los Argentinos vamos a tener que conformarnos con ver a Timerman, Boudou y Cristina Fernandez, llorando en los organismos internacionales (a los que, con razón, el Che llamo “el basurero del mundo”), y rogar que los países del ALBA ejerzan una buena presión sobre la CELAC para que esta no se convierta en un MERCOSUR aggiornado.
Una vez más nos encontramos ante una situación en la que no podemos permitirnos dudar un segundo acerca de nuestro rol, y más allá de las pocas o nulas esperanzas de que este gobierno avance hacia una política exterior independiente y de defensa concreta de la Soberanía Nacional, como eslabón indispensable para construir “una nación socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana”, debemos aprovechar el clima generado por el “circo mediático” en torno a Malvinas, y poner nuestros esfuerzo en “malvinizar” a la juventud desde una visión popular, antiimperialista y nuestro americana, y en este marco salir a debatir de forma contundente, la necesidad de que nuestro país se sume a la cruzada por la humanidad que encabezan Venezuela, Irán y Bolivia y de la cual, por nuestra historia y nuestro futro, los Argentinos no podemos quedar afuera


*Jóvenes Al Frente – Corriente Del Pueblo.

Fuente: JAF