29/1/12

IRÁN PREDICE UNA SUBIDA DEL PRECIO DEL BARRIL DE PETRÓLEO HASTA LOS 150 DÓLARES

“La Unión Europea va a quedar gravemente dañada con la política de seguimiento de las directrices de Washington”, opina el analista internacional Txente Rekondo, quien comentó a RT la decisión de los estados europeos de introducir un embargo a las importaciones del crudo iraní.


En cambio, EE. UU., que según el experto, es el impulsor de estas medidas contra Irán, “no va a perder nada”, debido a que no depende del petróleo de la República Islámica y no lo importa desde hace unos 30 años.

A finales de noviembre pasado, EE. UU., Canadá y Gran Bretaña aprobaron sanciones unilaterales contra el sector financiero y energético de la economía iraní. A su vez, el 23 de enero la Unión Europea aprobó el embargo del crudo persa que entrará en vigor a partir del 1 de julio.

Según Rekondo, Europa aplazó la introducción del embargo para que los países de la unión más dependientes de los hidrocarburos iraníes pudieran buscar a otros proveedores de petróleo.

Irán 'contrataca'

No obstante, este jueves Teherán hizo un movimiento imprevisto declarando que podría cortar el suministro de crudo a los países europeos ya a partir de la próxima semana. El analista señala que esta declaración señala que la República Islámica “está dispuesta a responder diplomáticamente a medidas contra el interés de la soberanía nacional iraní”.

Si Irán cumple su promesa, estados europeos como Grecia, España e Italia, cuyas importaciones de petróleo dependen en cerca del 14% del crudo iraní, según Rekondo, se verán en una situación muy difícil ya que no les dará tiempo a encontrar una alternativa al petróleo persa.

¿Quién podría reemplazar el petróleo iraní?

El experto señala que la UE busca proveedores en el golfo Pérsico, así como en Nigeria y Noruega e incluso no descarta el uso del petróleo libio, posibilidad que “se muestra bastante lejos de la realidad”, según Rekondo. El analista sostiene que aunque las petromonarquías del golfo Pérsico pueden aumentar la producción, no hay que olvidar que tienen contratos en vigor con otras partes del mundo, sobre todo con los estados de Asia. Lo mismo ocurre con Nigeria y Noruega.

En cuanto a Libia, donde la situación “dista mucho de la normalidad”, la extracción del crudo que es “evidentemente con lo que suspiran o en su día suspiraron países como Italia”, puede acarrear dificultades.

Rekondo no duda de que la situación actual conllevará un aumento inminente de los precios del petróleo, lo que, a su vez, “va a generar una mayor incertidumbre en las economías de la UE más dañadas a día de hoy”.

Irán seguirá a flote

El cese del suministro de crudo a los países europeos supondrá a corto plazo una merma para la economía iraní, opina el analista. No obstante, apunta que hay que tener en cuenta que la mayor parte de las exportaciones de petróleo de Irán son hacia otros estados, como China, la India, Corea del Sur y Japón. Y los Gobiernos de China y la India ya le solicitaron a Irán mayores volúmenes de petróleo para sus respectivos países, por lo que parece poco probable que el bloqueo pueda suponer un gran daño para las finanzas de la República Islámica.

Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad/internacional/issue_35415.html


El precio del barril de crudo podría subir hasta los 150 dólares a consecuencia del embargo impuesto por la Unión Europea contra las importaciones del petróleo iraní, declaró el viceministro de Petróleo iraní.

“Obviamente, veremos los precios del crudo alcanzar los 120 y los 150 dólares por barril”, dijo Ahmad Qalehbani, quien es también el presidente de la empresa petrolera estatal NIOC.

Al mismo tiempo la compañía de servicios financieros Barclays plantea como el escenario más probable de estos acontecimientos la subida del precio del barril de crudo Texas a los 125 dólares y el de Brent a 130. Eso representaría un aumento del 27% y del 20%, respectivamente, de los niveles actuales.

Qalehbani, citado por la agencia iraní IRNA, resaltó que el embargo resultará dañoso para la propia UE.

Contó además que Irán intenta ampliar el mercado de consumo interno de petróleo en vez de las ventas internacionales.

El embargo, anunciado por la UE el lunes pasado con motivo de la negativa de Irán de dejar sus ambiciones nucleares, entrará en vigor completamente el 1 de julio. Hasta esa fecha el embargo se va a implementar gradualmente, a medida que los países de la UE más dependientes del petróleo iraní encuentren nuevos proveedores.

Para no darle tiempo a Europa a que reoriente sus importaciones de manera más ventajosa, el parlamento iraní planeaba considerar este domingo la interrupción del suministro de crudo.

Sin embargo, Emad Hosseini, portavoz de la Comisión parlamentaria de Energía, afirmó que el documento de resolución requiere de ser ajustado y coordinado con el Gobierno. Detalló que el proyecto se podría finalizar la semana que viene.

RT