23/1/12

¿Cómo sobrevive un musulmán en Occidente?



Por José Manuel Saad

Tengamos en mente que el Islam es una religión de pensamiento y sabiduría, es la religión de la razón que invita al monoteísmo, a la justicia, a la paz, a la equidad, a la hermandad, al pudor y a la castidad. Es una religión de estudio, social, científica, cultural y política


En esta época donde la tecnología avanza a pasos agigantados y que de manera proporcional nos hace la vida más sencilla y rápida en nuestra vida diaria, con certeza puede decirse que existe una gran dependencia de los medios de comunicación como lo son el internet, las redes sociales así como para las empresas todo tipo de software particular que ayuda a las compañías a disminuir sus costos y a agilizar trámites administrativos y operativos.


Ciertamente el hombre está descuidando una parte fundamental de la vida que es el área espiritual. El ser humano ha sido creado para que a través de su esfuerzo logre una posición elevada frente a Dios Todopoderoso, sin embargo para ello requiere un balance en cada una de las áreas que conforman su vida.


¿Cómo se puede lograr un ambiente espiritual adecuado en una sociedad que está llena de superficialidades, donde el ser humano se ha vuelto egoísta y únicamente piensa en su beneficio material, donde los medios de comunicación, el internet, las redes sociales y los medios de comunicación nos saturan de información que carecen de un valor real que proteja y alimente el área espiritual de los seres humanos?


Hoy día hay una gran necesidad espiritual en la sociedad, una carencia de valores y principios que se percibe con facilidad, solo basta una simple reunión de amigos donde la mitad de ellos están haciendo algo con su celular sin atender a las personas que están presentes.


Quienes seguimos las enseñanzas del Islam tenemos una serie de obligaciones y responsabilidades que deben ser cumplidas en tiempos específicos, sin embargo, las presiones laborales y sociales no nos permiten llevarlo a cabo como deberíamos y peor aún, si somos el único musulmán en un entorno donde no existe una comunidad islámica activa.


¿Qué puede hacer esa persona? ¿Cómo puede cumplir con sus creencias y convicciones cuando su entorno lo presiona a lo opuesto?


El Imam ‘Ali (P) dijo que la tierra se llenará de opresión e injusticia, al punto en que cada casa entrará el miedo y la guerra. 1 Hoy día esta situación en una realidad, en ciertas partes del mundo las familias se acostumbran a que existan actos de terror cometidos en su sociedad, que llega al grado que no nos sorprendemos con ese tipo de noticias.


La sociedad actual vive con la firme convicción de hacer todo lo que sus propios deseos le piden, sin importar en las consecuencias que esto repercute no solo en el andar diario, sino en su alma y en el más allá. El ser musulmán implica luchar contra todas esas corrientes, que aunque en ocasiones parece que nos asfixian, debemos tener en mente el gran esfuerzo que los imames inmaculados de Ahl-ol-Bait (P) realizaron aunado a su gran ejemplo de ética y moral que mostraron ante cada acto.

Tenemos grandes e innumerables ejemplos de actos de adoración y valentía que tuvieron que enfrentar los imames, en los cuales siempre estuvieron sujetos a la voluntad divina actuando conforme al Sagrado Corán y a la tradición del Noble Profeta del Islam (BP). También debemos tener en mente la promesa del advenimiento del Imam Mahdi (P) quien se levantará cuando el mundo esté lleno de corrupción y opresión, para imponer un gobierno de equidad e igualdad, y a poner fin a todos los gobiernos corruptos del mundo.


Tenemos que aferrarnos a nuestras convicciones, a la búsqueda del conocimiento que esto traerá grandes bendiciones y fortaleza en nuestra vida, como lo mencionan algunas narraciones:

Dijo el Mensajero de Dios (BP): El que procura el conocimiento es querido por Dios, es querido por los ángeles y es querido por los profetas. 2

Dijo el Mensajero de Dios (BP): Quien sale de su casa procurando un conocimiento, es escoltado por setenta mil ángeles que piden perdón por él. 3


También tengamos en mente que el Islam es una religión de pensamiento y sabiduría, es la religión de la razón que invita al monoteísmo, a la justicia, a la paz, a la equidad, a la hermandad, al pudor y a la castidad. Es una religión de estudio, social, científica, cultural y política. El Sagrado Corán nos dice que [“Si alguien desea una religión diferente del Islam, no se le aceptará y en la otra vida será de los que pierdan”] 4

Estamos en el camino recto, tenemos los fundamentos y los ejemplos de vida de los imames inmaculados y los profetas (P), nadie dijo que este camino sería sencillo, pero cada batalla ganada es una fortaleza espiritual y una motivación diaria, aferrémonos a todo ello ya que el tiempo de esta vida es corto y efímero, pero el del más allá es eterno.


Notas:

1. Kanz al-‘Ummal, t. 14, p.584; Ihqaq al-Haqq, t. 13, p. 317

2. Yami ‘Al-Ajbar, t.1. p. 292, h. 167

3. Amali At-Tusi, p. 182, h. 306, transmitido por Abu Qilabah

4. Corán 3:85