6/1/12

CAMBIO CLIMÁTICO Y AGRICULTURA INDUSTRIALIZADA

CEPRID-Rodrigo Mundaca

Hace pocos días el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, advirtió que el futuro de la Tierra está en juego, declaración realizada en el marco de la XVII cumbre de la ONU sobre Cambio Climático.

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, al hacer uso de la palabra sostuvo “Los países desarrollados tienen la responsabilidad de liderar la respuesta al desafío del cambio climático. Deben liderar el esfuerzo global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Y también deben liderar el apoyo a los países en desarrollo en sus acciones para reducir las emisiones y en sus esfuerzos para evitar el impacto del cambio climático",

La dimensión ecológica, de los efectos que provoca la agricultura industrializada en Chile, se expresan en la nivelación o descenso de los rendimientos de producción, derivado de la degradación de la base productiva (erosión, compactación, esterilización de suelos, disminución de la materia orgánica, resistencia e ineficacia de plaguicidas); desplazamiento de la producción de pequeños agricultores hacia zonas marginales y ecológicamente frágiles.

Introducción de tecnologías de producción destructivas en zonas no aptas para cultivo, por ejemplo el uso a gran escala de fertilizantes en laderas, y también efectos colaterales tales como: las intoxicaciones por plaguicidas altamente contaminantes que sufren cientos de trabajadores todos los años, deforestación, pérdida de biodiversidad, destrucción de suelo fértil, alteración del ciclo global del nitrógeno debido a la sobre fertilización, difusión de tóxicos biocidas al ambiente, sobreexplotación de los recursos hídricos.

La variación global del clima de la tierra producida a diversas escalas de tiempo se conoce como Cambio Climático, la convención marco de las Naciones Unidas sobre cambio climático, plantea que el fenómeno se debe directa e indirectamente a la actividad humana que altera la atmósfera del planeta y que es adicional a los cambios naturales del clima.

¿Que tiene que ver la agricultura industrializada o convencional que prevalece en Chile con el cambio climático? Que importancia tiene el uso de fertilizantes sintéticos en la emisión de gases de efecto invernadero que son finalmente los que impactan directamente en el aumento de las temperaturas a nivel de la atmósfera y los océanos?.

Pues bien, el principal problema de la agricultura industrial es el uso masivo de fertilizantes sintéticos, situación absolutamente distintiva de la forma en que se producen alimentos en Chile, para precisar, a nivel mundial, el empleo masivo de fertilizantes sintéticos nitrogenados, y las emisiones resultantes de N2O representan el mayor porcentaje de contribución agraria al cambio climático, el equivalente a 2.100 millones de toneladas de dióxido de Carbono cada año, en rigor, el gas de efecto invernadero más abundante y perjudicial de todos.

El uso excesivo de fertilizantes, la roturación, la degradación de los suelos, la ganadería intensiva, son las causas fundamentales del cambio climático en la agricultura.

La tala de bosques, el desmonte de cerros para producción intensiva de frutales (paltos en la V región), eliminan sumideros de carbono fundamentales (plantas y suelos que absorben carbono atmosférico) e incrementa el calentamiento global.

A propósito del cambio climático y la relación que tiene la forma industrializada de producir alimentos a nivel mundial y en Chile en particular, cabe preguntarse, ¿cuáles serán las políticas que se implementaran desde el Ministerio de Agricultura para mitigar estos efectos?

Si la Unión Europea, uno de los principales compradores de frutas y hortalizas Chilenas, comienza a incorporar la huella del carbono como criterio de adquisición de alimentos, ¿Qué medidas se impulsarán desde el gobierno de la Alianza?,a priori, y más allá de favorecer al sector exportador, impulsar políticas cambiarias favorables, o mantener la privatización de los recursos hídricos, y no me refiero a los alimentos transgénicos, ya que ese es otro debate, ¿cuales serán las políticas que se implementaran en el sector agrícola para una explotación racional y eficiente de recursos finitos, tales como el suelo y el agua? ¿Continuará prevaleciendo la mirada bursátil en la actividad agrícola, por sobre la necesidad de impulsar políticas de desarrollo agrícola racionales y sustentables, entendiendo por sustentabilidad la necesidad de satisfacer las demandas actuales de alimentos, garantizando el cumplimiento de las expectativas futuras?.

El cambio climático es igual al calentamiento neto global más consecuencias, de esto podemos dar cuenta como V región, a propósito de las heladas ocurridas en la provincia de Petorca desde el año 2007 en adelante, y las posteriores sequías, sequías que han agravado sus efectos a propósito de la comisión del delito de usurpación de aguas que se practica en las hoyas hidrográficas de los ríos Petorca y Ligua. Hoy, una vez más, y debido a la condición hídrica que vivimos en las comunas interiores de la provincia de Petorca, concretamente en La Ligua, Cabildo y Petorca, la autoridad acaba de declarar (9/12/2011) zona de emergencia hídrica a la provincia de Petorca.

El cambio climático ha motivado esta columna, sin embargo, la evidencia empírica se encarga de demostrar que en materia agrícola, Chile carece de políticas que apunten a disminuir los efectos de la agricultura convencional en el cambio climático global, en Chile, el fertilizante derivado del Petróleo más utilizado continúa siendo la UREA, responsable de la contaminación de las napas freáticas, las importaciones de plaguicidas durante los últimos 10 años han crecido en un 500%, se continúan desmontando cerros para plantar paltos, se intenta imponer con la venia del congreso el consumo de alimentos transgénicos, los que se caracterizan por los altos niveles de insumos químicos que se emplean en su producción, lo que aumenta la emisión de gases de efecto invernadero.

El Secretario General de Naciones Unidas ha hecho un llamado mundial a PROTEGER LA TIERRA, y lo que resulta evidente es que una vez más, la improvisación, y la falta de coherencia será la respuesta de la autoridad.

Rodrigo Mundaca es Ingeniero Agrónomo.