12/12/11

Reportaje de "La Nación" a Obama: deuda e Irán

Subimos la nota que realiza el diario "La Nación", luego de hacer algunas preguntas por escrito al presidente de EE.UU. La presión norteamericana sobre nuestro país en dos temas centrales: pago de la "deuda", y la relación con Irán. El diario de Mitre siempre hace bien los deberes.

Obama: si la Argentina cancela su deuda atraerá más inversores

Sostuvo que cumplir los compromisos externos es beneficioso para los dos países; dio por superado el incidente del avión militar y confía en profundizar la relación bilateral durante el nuevo mandato de Cristina Kirchner; presionar a Irán, dice, es un objetivo común

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó a La Nacion que si la Argentina normaliza su relación con los acreedores internacionales y paga su deuda "enviará una fuerte señal al mundo de que está interesada" en recibir más inversiones para potenciar su crecimiento.



"Es mutuamente beneficioso tanto para la Argentina como para Estados Unidos que honre sus antiguos compromisos con sus acreedores", sostuvo el mandatario norteamericano durante un reportaje en el que elogió al país y destacó los lazos históricos de amistad entre ambas naciones.

En coincidencia con la asunción del segundo gobierno de Cristina Kirchner, anteayer, el mandatario norteamericano respondió por escrito un cuestionario de La Nacion en el que destacó que espera "profundizar el trabajo conjunto durante el segundo mandato" de la Presidenta. En ese sentido, Obama opinó que será importante que la Argentina aumente su cooperación en materia de lucha contra el terrorismo y el narcotráfico y se sume a la presión internacional sobre Irán.

La relación bilateral entre la Argentina y Estados Unidos atravesó un período de turbulencias, que se agudizó cuando el canciller Héctor Timerman encabezó personalmente un operativo, en Ezeiza, que concluyó con el decomiso de material militar en un avión de la fuerza aérea norteamericana que había llegado para dar asistencia a un programa de entrenamiento de la Policía Federal. Luego de meses de frialdad en la relación bilateral, Obama y Cristina Kirchner se reunieron el 4 de noviembre pasado, durante la cumbre del G-20 en Cannes, que clausuró ese período de tensión. Luego de ese encuentro, "tanto la presidenta Fernández de Kirchner como yo -dijo el mandatario norteamericano a La Nacion- estamos comprometidos a superar cualquier diferencia reciente y a fortalecer la relación entre ambos países".

Sin embargo, por instrucción del Tesoro, los representantes norteamericanos votaron contra el otorgamiento de créditos a la Argentina en el Banco Interamericano de Desarrollo, a pesar de lo cual fueron aprobados. El argumento siempre fue el reclamo del pago a los acreedores.

La principal deuda que arrastra el país es con el Club de París -del que Estados Unidos es parte- por unos US$ 8900 millones entre capital e intereses acumulados desde el default de 2002. A esto se deben sumar otros US$ 6800 millones de los bonistas que no aceptaron los canjes de deuda y unos US$ 330 millones de los fallos favorables a firmas norteamericanas que litigaron contra la Argentina en el Ciadi, el tribunal arbitral del Banco Mundial.

Obama expresó que espera trabajar junto a la Argentina y la comunidad internacional para obligar a Irán a cumplir con sus obligaciones internacionales, proceso en el cual -destacó- el gobierno argentino debería ocupar un papel destacado.

- ¿Hay alguna posibilidad de incluir una visita a la Argentina cuando viaje a Colombia en abril para la Cumbre de las Américas?

-Espero visitar la Argentina en algún momento en el futuro. La Argentina es un país precioso con una historia vibrante y una cultura muy rica. Nuestra intención es seguir trabajando sobre la base de la reciente reunión que mantuve con la Presidenta en la cumbre del G-20 en Cannes para profundizar la historia de cooperación entre nuestros dos países. Durante la reunión, analizamos maneras de profundizar la cooperación en ciencia, tecnología y energía. En materia de ciencia y tecnología, estamos comprometidos a ampliar nuestra colaboración en el uso pacífico del espacio exterior y la investigación conjunta para conocer las tendencias del cambio climático global. En el campo de la energía, estamos abocados a encontrar formas de promover suministros de energía más limpios, seguros y eficientes, principalmente en temas de energía nuclear civil, gas de esquisto bituminoso [se extrae de rocas arcillosas], energía eólica y matrices eléctricas más inteligentes.

Estas son sólo algunas de las formas en que nuestros dos países pueden trabajar juntos con un objetivo común. Como le mencioné a la Presidenta, anticipo poder profundizar nuestro trabajo conjunto durante su segundo mandato. Nuestros países pueden lograr todavía mucho más juntos y acordamos tratar los desafíos de la relación bilateral abiertamente, con respeto y en forma responsable para asegurar que cualquier tipo de desacuerdo pueda ser resuelto efectivamente.

- ¿En qué medida afectó la relación bilateral el incidente del avión militar en el aeropuerto de Ezeiza? ¿Recibió una disculpa por parte de las autoridades argentinas y cree usted que el gobierno de Cristina Kirchner hizo un esfuerzo por mejorar la relación después del incidente?


-La relación entre ambos países, que también abarca la amistad entre nuestros pueblos, ha perdurado por generaciones y es más fuerte que cualquier incidente. Creo que tanto la presidenta Fernández de Kirchner como yo estamos comprometidos a superar cualquier diferencia reciente y a fortalecer la relación entre ambos países. Después de la reunión en Cannes, estoy seguro de que con buena voluntad podemos lograr trabajar juntos en pos de objetivos comunes en el marco de una relación madura y equilibrada. Creo que será importante cooperar más estrechamente, en especial para promover la seguridad regional y relaciones fuertes en materia de defensa sobre la base de la confianza mutua y la responsabilidad compartida. La Argentina tiene un papel importante que desempeñar en una diversidad de temas relacionados con la seguridad que afectan la vida diaria de argentinos, estadounidenses y muchas otras personas que viven en el continente americano. Me refiero a iniciativas relacionadas con la lucha contra el terrorismo y las drogas, entre otros esfuerzos. Los valores centrales de una relación de estas características se fundan en valores democráticos esenciales, intereses nacionales compartidos en áreas que abarcan desde los derechos humanos hasta la no proliferación y un compromiso para enfrentar los desafíos con espíritu de responsabilidad compartida. Si reconocemos estos principios comunes, confío en que podremos abrir un nuevo capítulo en la historia de cooperación entre la Argentina y Estados Unidos.


- Usted ha enfatizado la necesidad de que la Argentina honre sus compromisos internacionales. ¿Conversaron sobre ese tema con la Presidenta en Cannes? ¿Estados Unidos va a seguir votando en contra de la Argentina ante el Banco Mundial y el BID? ¿Cuál es la razón del voto?

-En Cannes, conversamos sobre la importancia de que la Argentina normalice su relación con la comunidad internacional financiera y de inversiones e insté a la Argentina a tomar medidas concretas para la cancelación total de las deudas pendientes. Creo que es mutuamente beneficioso tanto para la Argentina como para Estados Unidos que la Argentina honre sus antiguos compromisos con sus acreedores. La Argentina posee extensos recursos naturales y una economía bien desarrollada y en crecimiento, que alimenta a millones de personas en el mundo con sus exportaciones de soja, trigo y maíz. Desde esta posición, la Argentina debería poder atraer más capital e inversión del extranjero para promover un crecimiento económico que sea inclusivo y sustentable, como tengo entendido que apoya la presidenta Fernández de Kirchner. Al honrar sus compromisos con acreedores e inversores, la Argentina estará enviando una fuerte señal al mundo de que está interesada y alienta mayor inversión extranjera y local que pueden traer más oportunidades y prosperidad para los argentinos.

- ¿Qué opina acerca del cambio de política sobre Irán del Gobierno? Cristina Kirchner busca abrir el diálogo con Teherán sobre los atentados terroristas y los miembros de la delegación argentina permanecieron en sus bancas durante el último discurso de Ahmadinejad ante la ONU.

-Los Estados Unidos y la Argentina han mantenido un diálogo cooperativo a nivel bilateral y multilateral sobre el tema de Irán en diversos foros, como el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y en el OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica). Esperamos seguir trabajando con la Argentina en estos ámbitos. Argentinos y estadounidenses inocentes han perdido sus vidas trágicamente por el apoyo que Irán brinda al terrorismo, de modo que compartimos un interés en la cooperación contra el terrorismo. La comunidad internacional sigue ejerciendo presión sin precedente sobre el régimen de Teherán debido al incumplimiento de sus obligaciones internacionales, que incluyen el respeto por los derechos humanos del pueblo iraní, y debemos mantener esta línea. Creo que Estados Unidos, la Argentina y las naciones responsables del mundo pueden y deberían trabajar juntas sobre la base de este interés estratégico vital.

- Como es el caso de otros países de la región, las principales inversiones de los últimos años en la Argentina provienen de China. ¿Es esto motivo de inquietud para su gobierno?

-El surgimiento de una China pacífica y responsable que contribuye a la seguridad y prosperidad mundial es positivo para todas las naciones y es por esta razón que Estados Unidos lo ve con buenos ojos. Sin embargo, es importante recordar que Estados Unidos tiene una larga y firme historia de inversiones en la economía argentina y en su pueblo y sigue siendo uno de los principales inversores extranjeros en el país y en la región. De hecho, existen más de 500 empresas estadounidenses que brindan empleo a más de 150.000 argentinos y que están profundamente arraigadas en las comunidades donde operan.

Estados Unidos es y seguirá siendo el socio natural de América latina en materia de comercio, industria y desarrollo. Como la economía más grande del continente, exportamos tres veces más a América latina que a China, y durante los últimos diez años el 41% de las exportaciones latinoamericanas tuvieron como destino los Estados Unidos, mientras que sólo el 8% se dirigieron a China. El 60% de las exportaciones de América latina hacia los Estados Unidos fueron bienes y el 87% de las exportaciones hacia China fueron productos básicos.

Es por esto que preveo que la inversión de Estados Unidos en las Américas seguirá siendo fuerte y continuará agregando valor duradero a las economías de América latina además de mejorar la calidad de vida de las personas que habitan toda la región. Con este objetivo espero trabajar con líderes de toda la región en la próxima Cumbre de las Américas para aumentar el comercio y la inversión en beneficio de toda nuestra gente.

- Los mexicanos, incluso el presidente de México, Felipe Calderón, responsabilizan a Estados Unidos por alimentar la amenaza y el poder de los carteles de la droga con el gran consumo de estupefacientes y ventas de armas del país. ¿Qué hay de cierto en estos dichos?


-Las organizaciones delictivas transnacionales, muchas de las cuales son alimentadas por el tráfico de drogas, han destruido demasiadas vidas y comunidades en toda la región. Estas redes alimentan la corrupción, socavan la gobernabilidad democrática y debilitan el desarrollo económico. Estados Unidos acepta la responsabilidad que le toca por la violencia derivada de las drogas. La demanda de drogas, incluso en los Estados Unidos, fomenta esta crisis. Por eso nos hemos enfocado en reducir el uso de drogas en los Estado Unidos. Por este motivo hemos desarrollado una nueva estrategia que apunta a reducir la demanda de drogas a través de la educación, la prevención y el tratamiento. Además, estamos implementando acciones sin precedente para reducir el flujo ilícito de armas y dinero provenientes de Estados Unidos. Este problema implica una responsabilidad compartida y estamos trabajando con socios en todo el continente para aumentar la seguridad de los ciudadanos. No vamos a lograr nunca ganarles la partida a los carteles y a las pandillas a menos que también enfrentemos a las fuerzas sociales y económicas que alimentan la criminalidad. Necesitamos llegar a los jóvenes en riesgo antes de que les digan sí a las drogas y al delito. Así que estamos trabajando con socios en la región para ampliar el control policial, que incluye la participación de la comunidad, fortalecer los sistemas de justicia de menores e invertir en programas de prevención del delito y las drogas. También estamos colaborando con los países de la región para fortalecer los tribunales e instituciones necesarios para defender el Estado de Derecho y los derechos humanos. Todas las personas que viven en las Américas, independientemente de dónde vivan, merecen vivir en paz y seguridad.