22/12/11

¿Qué es Ahl-Bayt?




 Ahl-Bayt en la terminología del Corán, de las narraciones y de la teología islámica significa la “Gente de la Casa (familia) del honorable Profeta del Islam (s.a.w.)”. Este término bajo este significado (Ahl-Bayt) fue utilizado en el Generoso Corán en la aleya 33 de la Sura Al-Aĥzāb [33] la Aleya de la Purificación.

Todos los exegetas shías y muchos de los exegetas suníes –haciendo referencia en los testigos, las indicaciones y las numerosas narraciones del gran Profeta (s.a.w.), el Imâm ‘Alî (a.s.), el Imâm Hasan (a.s.), el Imâm Husaîn (a.s.), el Imâm Saÿÿâd (a.s.) y demás Inmaculados Imâmes (a.s.), así también en lo transmitido por Umm Salama, ‘Aîshah, Abû Sa’ìd Jadarî, Ibn ‘Abbâs y demás Ashâb o Compañeros Cercanos– creen firmemente que la Aleya de la Purificación fue descendida en motivo de la Gente del Manto, es decir el Profeta Muhammad (s.a.w.), ‘Alì, Fatimah, Hasan y Husaîn (a.s.), y el propósito de Ahl-Bayt son ellos mismos.

Así también en numerosas narraciones que fueron transmitidas por los shías y suníes, este término incluye también a los demás Inmaculados Imâmes (a.s.), es decir desde el Imâm ‘Alî Ibn Al Husain (Imâm Saÿÿâd) hasta el Imâm Mahdi (a.ÿ.).

  
Ahl-Bayt en la terminología del Corán, de las narraciones y de la teología islámica significa la “Gente de la Casa (familia) del honorable Profeta del Islam (s.a.w.)”. Este término bajo este significado (Ahl-Bayt) fue utilizado en el Generoso Corán en la aleya Al-Aĥzāb [33] la Aleya de la Purificación:


 «انما یرید الله لیذهب عنکم الرجس اهل البیت و یطهرکم تطهیرا» –

“Ciertamente, Dios quiere apartar de vosotros la impureza ¡Gente de la Casa! y purificaos absolutamente”.


La raíz lingüística de Ahl significa “amistad” y “cercanía”.[1] Y Bayt también significa lugar donde se reside y se habita.[2] El origen de Ahlul-Bayt en la lingüística significa parientes de la persona que tengan con ella cercanía y familiaridad,[3] pero en forma absoluta en un significado más común también se utiliza para incluir a todas las personas asociadas en la descendencia, religión, hogar, patria o ciudad.[4]


Pero los conocedores de la terminología, los teólogos, cronistas de hadices y exegetas del Generoso Corán, el término “Ahlul-Bayt” empleado en el Generoso Corán lo usaron con un significado especial; puesto que ellos sostienen que en este caso del Profeta (s.a.w.) y de los Inmaculados Imâmes (a.s.) shías existen innumerables narraciones y por ello esta frase coránica tiene una interpretación especial.


Respecto a que a quienes incluye esta interpretación especial, existe diferencia de opinión entre los exegetas, cronistas de hadîz y teólogos.


1. Algunos de los exegetas de la Escuela Suní sostienen que indicando las frases anteriores y posteriores que hablan respecto a las esposas del Profeta (s.a.w.), esta aleya incluye sólo a las esposas del Profeta (s.a.w.). Ellos, para confirmar esta opinión, se basan en una narración transmitida por Ibn ‘Abbas que ‘Akramah, Maqâtil, Ibn Ÿubaîr y Ibn Sâ’ib, y escriben que ‘Akramah gritaba en el bazar que el Ahl-Bayt del Profeta (s.a.w.) eran sólo sus esposas, y que decía: “Estoy dispuesto a hacer mubahilah (mutua maldición) con cualquiera que lo niegue”.[5]


Algunos de los exegetas de la Escuela Suní y todos los exegetas Shías criticaron esta opinión y dijeron: “Si el propósito de Ahl-Bayt en esta aleya fuesen las esposas del Profeta (s.a.w.), hubiese sido propicio que al igual que la frase anterior y posterior que llama en forma plural femenino, en esta aleya: 
“Ciertamente, Dios quiere apartar de vosotros la impureza ¡Gente de la Casa! y purificaos absolutamente”, Dios en lugar de «عنکم و یطهرکم»—“de vosotros” o “purificaos” hubiese dicho: «عنکن و یطهرکن»—“de vosotras” o “purificaos” (en plural femenino). Mientras que no es así, y esta aleya habla en forma plural masculina, cosa que muestra que lo dicho por este grupo es incorrecto.


Pero el que ellos citan una narración ha sido causa de duda, y un ejemplo de esto es que Abu Haîân Garnâtî –que él mismo pertenece a la Escuela Suní– escribió que atribuir la narración a Ibn ‘Abbas no es correcto. Ibn Kazîr también dijo que, si el propósito de esta narración es que el motivo de la revelación de la Aleya de la Purificación sean las esposas del Profeta (s.a.w.) estas palabras son correctas. Pero si el propósito es que la “intención y el ejemplo” de la aleya sean las esposas del Profeta (s.a.w.) y no otros, esta opinión es incorrecta, ya que innumerables narraciones lo refutan.[6]


Claro está tal y como indicamos las palabras de Ibn Kazîr respecto a que el motivo de la revelación de la Aleya de la Purificación son las esposas del Profeta, tampoco es correcto. Ya que primero: esta aleya se opone al contexto de las aleyas; y segundo: se opone a las narraciones que él mismo había confirmado.


2. Otro grupo de los exegetas de la Escuela Suní sostiene que el propósito de Ahl-Bayt en la aleya son las esposas del Profeta (s.a.w.) y así también ‘Alî, Fatimah, Hasan y Husaîn (a.s.).[7] Debe decirse que los partidarios de esta opinión no se documentaron en ninguna narración para confirmar su opinión.


3. Algunos de los exegetas dicen que aparentemente la aleya es común, e incluye a toda la familia del Profeta (s.a.w.) tanto a sus esposas como a sus hijos, a sus familiares cercanos e incluso a los esclavos y esclavas de este generoso. Za’labî dijo: “Incluye a todos los Banî Hâshim o a los creyentes de los Banî Hâshim”.[8] Esta opinión tampoco es respaldada por ninguna narración.


4. Un grupo de los exegetas indicó que tal vez Ahl-Bayt sean aquellos para los cuales la limosna es prohibida. Esta opinión se basa en una narración de Zaîd Ibn Arqam, que le preguntaron: “¿Quienes son el Ahl-Bayt del Profeta? Y ¿acaso las esposas del Profeta (s.a.w.) también están incluidas?” Zaîd respondió: “Las esposas también son parte de Ahl-Bayt. Pero el Ahl-Bayt del Profeta (s.a.w.) son aquellos a quienes es prohibido dar limosna. Es decir la familia de ‘Alî (a.s.), la familia de ‘Aqîl, la familia de Ÿa’far y la familia de ‘Abbâs”.[9] Según lo dicho por Abû Al-Futûh Râzî, esta opinión también es un dicho muy escaso y carece de documentación que la respalde.


5. Todos los exegetas shías y muchos de los exegetas suníes –haciendo referencia en los testigos, las indicaciones y las numerosas narraciones del gran Profeta (s.a.w.), el Imâm ‘Alî (a.s.), el Imâm Hasan (a.s.), el Imâm Husaîn (a.s.), el Imâm Saÿÿâd (a.s.) y demás Inmaculados Imâmes (a.s.), así también en lo transmitido por Umm Salama, ‘Aîshah, Abû Sa’ìd Jadarî, Ibn ‘Abbâs y demás Ashâb o Compañeros Cercanos– creen firmemente que la Aleya de la Purificación fue descendida en motivo de la Gente del Manto. Es decir el Profeta Muhammad (s.a.w.), ‘Alì, Fatimah, Hasan y Husaîn (a.s.), y el propósito de Ahl-Bayt son ellos mismos.


La única pregunta que se presenta en mente es que ¿cómo en la discusión de las obligaciones de las esposas del Profeta (s.a.w.) se mencionaron asuntos que no las incluyen?


Existen respuestas a esta pregunta. Un ejemplo de estas son las se indican a continuación:


A) Tabarsî dijo: “Este no es el único caso que en el Corán fueron colocadas aleyas juntas que hablan de diversos asuntos. El Corán se encuentra lleno de este tipo de asuntos. Así también en las palabras de los árabes elocuentes y en sus poemas pueden verse numerosos ejemplos de este tipo”.[10]


B) El gran sabio Tabâtabâî (r.) agregó otras respuestas a esto y escribió: “No existe ninguna razón de que la frase “Ciertamente, Dios quiere apartar de vosotros la impureza ¡Gente de la Casa! y purificaos absolutamente, haya sido revelada junto a estas aleyas sino que de las narraciones se deduce perfectamente que esta parte fue revelada por separado, y según la orden del Profeta (s.a.w.) o durante la recopilación de las aleyas coránicas o después del fallecimiento de de este generoso haya sido colocada junto a estas aleyas”.[11]


C) En la obra Exegesis Nemunah dice así: “La tercera respuesta que puede darse a esta pregunta es que el Corán desea decir a las esposas del Profeta (s.a.w.), vosotras os encontráis en la familia que un grupo de ella es inmaculada. Alguien que se encuentre bajo la sombra del árbol de la inmunidad y en el centro de los Inmaculados, es meritorio que se cuide a sí mismo más que los demás. No deben olvidar que su atribución a la familia que cuenta con cinco inmaculados puros, provoca pesadas responsabilidades, y Dios y la creación de Dios esperan mucho de él”.[12]


Pero las narraciones transmitidas respecto al motivo de la revelación y el propósito de la Aleya de la Purificación son innumerables y se dividen en diversos grupos:


A) Las narraciones que directamente consideran a las cinco personas del Manto como el motivo de la revelación, el propósito de la Aleya de la Purificación y el término de Ahl-Bayt.[13]


B) Las narraciones que confirman el Hadîz Al-Kisâ’ (narración del Manto): las narraciones de Abû Sa’îd Jadarî y Anas Ibn Mâlik, Ibn ‘Abbâs, Abû Al-Hamrâ’ y Abû Barzah, que después del suceso del Manto y de la revelación de la Aleya de la Purificación, el gran Profeta del Islam (s.a.w.) durante un mes o 40 días, o entre 6 y 9 meses en forma constante durante la oración de la mañana o durante las cinco oraciones del día se dirigía a casa de ‘Alî (a.s.) y de Fatimah (s.), entonces decía: “Saludos sean para Ahl-Bayt (la Gente de la Casa) y la Clemencia de Dios y Sus Bendiciones sean para vosotros, As-Salât (la oración), la misericordia de Dios sea para vosotros”, después recitaba la Aleya de la Purificación.[14]

En la obra Sharh Ihqâq Al Haq[15] fueron recopiladas más de 70 fuentes famosas de los suníes a este respecto, y las fuentes shías en este campo superan este número. [16]

Entonces este asunto desde la perspectiva de las narraciones es definitivo que el propósito de Ahl-Bayt en la honorable aleya (Al-Aĥzāb 33) son el Profeta (s.a.w.), ‘Alî, Fatimah, Hasan y Husaîn (a.s.).

Este término Ahl-Bayt incluye también a los demás Inmaculados Imâmes (a.s.), es decir desde el Imâm ‘Alî Ibn Al Husain (Imâm Saÿÿâd) hasta el Imâm Mahdi (a.ÿ.).

Abû Sa’îd Jadarî narró del Mensajero de Dios (s.a.w.) que este generoso dijo: “Dejo entre vosotros dos cosas valiosas, una el Libro de Dios que es una cuerda bajada del Cielo a la Tierra, y la otra son mi ‘Itrat(mi familia) y mi Ahl-Bayt (la Gente de mi Casa). Estas dos nunca se separarán hasta el día de la Resurrección”.[17]

Abû Dhar Gafârî relató que el gran Profeta (s.a.w.) dijo: “El ejemplo de la Gente de mi Casa es como el Arca de Noé, quien se embarque a ella se salvará y quien reniega a ella se ahogará”. [18]

El Imâm ‘Alî (a.s.) transmitió que el gran Profeta del Islam (s.a.w.) dijo: “Dejo entre vosotros dos cosas valiosas en depósito, el Libro de Dios y mi Ahl-Bayt. Estas dos nunca se separarán hasta el día de la Resurrección (al igual que dos dedos)”. Ÿâber preguntó: “¡Oh, Mensajero de Dios! Quienes son tu ‘Itrat y tu Ahl-Bayt?” El Profeta (s.a.w.) respondió: “Son ‘Alî, Fatimah, Hasan y Husaîn (a.s.) y los Imâmes (a.s.) que vendrán descendientes de Husaîn hasta el día de la Resurrección”.[19]


El Imâm ‘Alî (a.s.) dijo: “Me encontraba en casa de Umm Salama ante el Mensajero de Dios (s.a.w.), cuando fue revelada la aleya: “Ciertamente, Dios quiere apartar de vosotros la impureza ¡Gente de la Casa! y purificaos absolutamente”. El Profeta (s.a.w.) me dijo: “Esta aleya fue revelada respecto a ti, a tu hijo Hasan, Husaîn y a los Imâmes que vendrán de tu generación”. Le dije: “¡Oh, Mensajero de Dios! Después de ti ¿cuántos llegarán a ocupar el grado del Imâmato?” El Profeta (s.a.w.) contestó: “Después de ti viene Hasan, después de él Husaîn, luego su hijo ‘Alî, y después de ‘Alî su hijo Muhammad. Luego de Muhammad su hijo Ÿa’far, después de él su hijo Musâ, y luego de Musâ su hijo ‘Alî, luego de él su hijos Muhammad y después de él su hijo ‘Alî. Después de ‘Alî su hijos Hasan y después de Hasan su hijo Huÿÿat llegarán a ocupar el puesto del Imâmato. Sus nombres en este mismo orden fueron escritos en uno de los pilares del Reino de Dios. Pregunté a Dios quiénes son ellos. Dijo: Son los Imâmes después de ti, puros e inmaculados y sus enemigos han sido maldecidos”.[20]


Existen muchas otras narraciones en las que consideran que Ahl-Bayt está compuesto por los doce Imâmes shías. En estas narraciones el Imâm As-Sâdiq (a.s.) y los demás Inmaculados Imâmes (a.s.) se explicaron a sí mismos como la Gente de la Casa y directamente dijeron que “nosotros somos Ahl-Bayt”.[21]


Puesto que la filosofía de la enfatización e insistencia del Generoso Corán para anunciar la situación excelente de Ahl-Bayt (a.s.), fue que la gente los sigan a ellos en el sendero del movimiento hacia la perfección y en transitar el camino de la guía (puesto que el propósito principal del Corán es guiar a los seres humanos: “Alif, lam, mim * Esta es la Escritura (Sagrada), no hay duda. En ella hay una guía para los temerosos de Dios”.[22] Y ya que los Inmaculados Imâmes shías fueron y son los directores espirituales y guías de la comunidad, por ello el título de Ahl-Bayt fue convenido para ellos. El gran Profeta (s.a.w.) que en verdad es el interpretador y explicador del generoso Corán cuando desea mencionar el grado de marÿa’îat o autoridad religiosa, del Imâmato y liderazgo después de sí mismo, utiliza este mismo vocablo Ahl-Bayt.


Para más información recurrir a los Índices:


Ahl-Bayt del gran Profeta del Islam (s.a.w.), preg.1249, 833.


Papel y propósito de Ahl-Bayt, preg.900.



[1]– Fîûmî, Mish Al-Munîr, p.28.
[2]– Ídem, p.68.
[3]– Ídem.
[4]– Isfahânî Râgib, Mufradât Alfâd Qurân, p.29.
[5]– Tabarî, Ÿâma’ Al-Baîân fi Tafsîr Al-Qurân, t.22, p.7.
[6]– Ibn KazîrTafsîr Al-Qurân Al-‘Adzîm, t.5, pp.452-453.
[7]– Fajr Al-Dîn, Tafsîr Kabir, t.25, p.209; Baîdâwî, Anwâr Al-Tanzîl wa Asrâr Al-Ta’wîl, t.4, p.163; Abû Haîân, Al-Bahr Al-Muhîfî Al-Tafsîr, t.7, p.232.
[8]– Qurtabî, Al-Yâmi’ Al-Ahkâm Al-Qurân, t.14, p.183; Âlusî, h Al-Ma’ânî, t.22, p.14.
[9]– Al-Bahr Al-Muhîfî Al-Tafsîr, t.7, pp.231-232.
[10]– Tabarsî, Maÿma’ Al-Baîân, t.7, p.560.
[11]– Tabâtabâî, Exegesis Al-Mîzânt.16, p.312Fajr Al-Dîn, Tafsîr Al-Kabîr, t.25, p.209; Baîdâwî, Anwâr Al-Tanzîl wa Asrâr al Ta’wîl, t.4, p.16; Abû Haîân, Al-Bahr Al-Muhît fi Al-Tafsîr, t.7, p.232; Qurtabî, Al-Ÿâm’ Al-Ahkâm Al-Qurân, t.14, p.183; Âlûsî, h Al Ma’ânî, p.22, p.14; Abû Haîân, Al-Bahr Al-Muhît Al-Tafsîr , t.7, pp.231-232; Tabarsî, Maÿma’ Al-Baîân, t.7, p.560.
[12]– Exegesis Nemunah, t.17, p.295.
[13]– Ÿâma’ Al-Baîân fi Tafsîr Al-Qurân, t.22, pp.6-7; Al-Ÿâm’ Al-Ahkâm Al-Qurân, t.14, p.183; HakîmAl-Mustradrak, t.2, p.416, h.3146; Bujârî, Al-Tarîj, t.2, pp.69-70; Tirmidhî, Sunan, t.5, p.663.
[14]– Ÿâma’ Al-Baîân, t.22, pp.5-6; Bujarî, Al-Kanâ, pp.25-26; Ahmad Ibn Hanbal, Musnad, t.3, p.259; Haskânî, Shawâhîd Al-Tanzîl, t.2, pp.11-15; Sîûtî, Dur Al-Manzûr, t.6, pp.606-607.
[15]– Mar’ashî, Sharh Ihqâq Al-Haq, t.2, pp.502-547, t.9, pp.2-91.
[16]– En partes de este artículo fue utilizada la obra de Biografía de Ahl-Bayt, escrita por ‘Alî Rafî’î ‘Alâ Marwdashtî, pp.301-308. Para más información puede recurrir a esa misma obra.
[17]– Sahîh Timridhî, t.5, p.663, cap. Los virtuosos de Ahl-Bayt del Profeta, h.3788.
[18]– Hâkim, Mustadrak Al-Sahîhîn, t.3, p.150, Dhahabî, zân Al-‘Itidâl, t.1, p.224.
[19]– Bihâr Al Anwâr, t.23, p.147.
[20]– Ídem, t.36, p.336, h.199.
[21]– Al-Kâfî, t.1, p.349, h.6.
[22]– Al-Baqara 2:1 y 2. –««الم * ذلک الکتاب لاریب فیه هدی للمتقی.