30/12/11

Belhay, ¿el nuevo Bin Laden de la CIA?


Abdel-Hakim Belhay, líder histórico de Al-Qaeda en Libia entrenado en los campamentos de la CIA en Afganistán, actual gobernador militar de Trípoli con la bendición de Pentágono y jefe del Ejército Sirio Libre, una misión anti-Siria en Turquía.


ABNA - Qatar ha construído un poderoso ejército de cientos de fuerzas fundamentalistas wahhabíes para ayudar a derrocar al presidente sirio Bashar al-Assad, ha revelado un nuevo informe.

Las fuerzas conocidas como el Ejército Sirio Libre, tiene 20.000 combatientes, y están armados y financiados por Qatar, informó DebkaFile.

El ejército fundado en Doha ha sido movilizado en forma de batallones y brigadas militares en bases en el vecino norte de Siria, Turquía.

La medida llega después de que Qatar participara en el derrocamiento del ex dictador libio Muammar Gaddafi, según el informe.

Los gobernantes de Qatar y Arabia Saudí aprobaron el programa para el Jefe qatarí del Estado Mayor General , Ali al-Attiyya se uniera al ejército anti-Assad para un rápido despliege en la frontera turco-siria.

Según el informe, hasta el momento un total de 2.500 soldados han sido reclutados. El núcleo duro está formado por 1.000 miembros del Grupo de Combate Islámico de Libia, que luchó contra Gaddafi y 1.000 agentes de los Ansar al-Sunna, los islamistas iraquíes que presuntamente llevaron a cabo 15 atentados terroristas con bomba coordinados en Bagdad el pasado jueves.

Qatar ha enviado por avión las 2.500 tropas desde Libia e Iraq a la ciudad sureña turca de Antakya, en la provincia fronteriza de Hatay.

El comandante de la misión anti-Siria, con sede en Antakya es Abdel-Hakim Belhay, cuya milicia tomó el control de la capital libia, Trípoli, en agosto.

Oficiales qataríes han establecido vínculos de comunicación entre los campos libios e iraquíes y están coordinando sus operaciones con el Ejército Sirio Libre desde la semana pasada.

Los militares turcos y sus servicios de inteligencia están observando las actividades militares, pero hasta el momento no están interfiriendo.

El ejército wahhabí, financiado por Qatar y Arabia Saudí, es respaldado en forma silenciosa por miembros de EE.UU. y de la OTAN, con Turquía en la vanguardia de este tipo de apoyo.

Siria ha experimentado disturbios mortales desde medidos de marzo, con manifestaciones que se celebran tando en contra como a favor del gobierno del presidente al-Assad.

Damasco culpa a los "fuera de la ley, los saboteadores y a los grupos terroristas armados" de los disturbios, afirmando que está siendo orquestada desde el exterior.

La oposición siria ha manifestado interés en establecer relaciones con el régimen israelí.

Traducido por Jalil Sahurie