1/12/11

La Mezquita de Al Aqsa: Perfil Religioso e Histórico. El peligro de derrumbe

Al Manar

La Mezquita de Al-Aqsa, la llamada en árabe “Al Yamaa al Qibla” o Al Masyid al Aqsa, fue la primera qibla (dirección de la oración) y el tercer lugar más sagrado del Islam después de Meca y Medina.


La Mezquita de Al Aqsa, con la Cúpula de la Roca, es un conjunto de edificios religiosos construidos en la Explanada de las Mezquitas (Haram al Sharif). Es un lugar sagrado para los musulmanes, ya que fue efectivamente la qibla (dirección de la oración) de todos los profetas (PB) antes del Profeta Muhammad (PB).

La segunda mezquita construida sobre la tierra
La referencia a la Mezquita de Al Aqsa se encuentra a menudo en los hadices del Profeta (PB):


Abu Zar al Guifari (uno de los Compañeros del Profeta (PB)) le preguntó al Profeta (PB): “¿Cuál fue la primera mezquita (masyid) construida sobre la tierra?. Él (PB) respondió: “la Mezquita Sagrada (de Meca).” “¿Y luego cuál?”, preguntó Abu Zar. El Profeta respondió: “la Mezquita de Al Aqsa”.

El término “masyid” se refiere no sólo a la mezquita en tanto que edificio, sino también a un lugar santo. Literalmente significa “lugar de prosternación (suyud).” Por lo tanto, tanto la Mezquita de Meca como las Mezquitas de Al Quds, en Jerusalén, son lugares para prosternarse (de ahí masyid etc.). De ahí, su santificación.

“Las peregrinaciones que vale la pena hacer son tres: a la Mezquita Sagrada, a la Mezquita de Medina y a la Mezquita de Al Aqsa”, dijo el Profeta Muhammad (PB).

La oración en este lugar santo: Él también dijo: “La oración (salat) realizada en la Mezquita de Al Haram (Meca) es igual (en lo que se refiere a la recompensa) a cien mil oraciones en cualquier otra parte. La oración en mi Mezquita (Medina) es igual a mil oraciones en cualquier otra parte. Y la oración en la Mezquita de Al Aqsa (en Al Quds) es igual a 500 oraciones en cualquier otra parte”.

El Viaje Nocturno desde Meca a la Mezquita de Al Aqsa



Durante su Viaje Nocturno y la Ascensión a los Cielos (Al Isra wal Mi'ray), el Profeta (PB) fue conducido desde la Mezquita Al Haram de Meca a la Mezquita de Al Aqsa en Jerusalén (Al Quds).

Antes de iniciar su viaje celestial a través de los Siete Cielos, una Ascensión durante el cual se le prescribió la oración de los musulmanes, el Mensajero de Al-lah, el Profeta Muhammad (PB), dirigió la oración de los profetas.

Plano geográfico


La Explanada de las Mezquitas está ubicada en el casco antiguo de Al Quds, en la Palestina ocupada. El área de este sitio es 144.000 m2.

El lugar está compuesto por 200 elementos: mezquitas, cúpulas, minaretes, foros, galerías, pozos y otros... La Cúpula de la Roca, desde la que el Profeta comenzó su Ascensión al Cielo y la Mezquita de Al Aqsa son los más famosos.

La construcción de Al Aqsa

La construcción de este lugar sagrado se llevó a cabo desde el comienzo de la era humana, siguiendo la orden de Dios, por el padre de la humanidad, el Profeta Adán (PB). Él fue el primero que dibujó sus límites, 40 años después del establecimiento de las bases de la Kaaba y la Mezquita de Al Haram en Meca.

Hacia el año 2000 a.C., el Profeta Abraham (PB) comenzó a reconstruirla, y su hijo Isaac (PB) y Jacob (PB) la completaron. El Profeta Abraham (PB) había restaurado previamente la Kaaba y la Mezquita de Al Haram.


El Profeta Salomón (PB) renovó la construcción alrededor de 1000 a.C.

Y tras la conquista de Al Quds por los musulmanes en el año 636, Omar bin Jattab reconstruyó la mezquita en este sitio llamado Al Aqsa.

Hay que tener en cuenta que este lugar también es honrado por los judíos. Ellos le dan nombre de “Monte del Templo”, en referencia al supuesto templo erigido por el Profeta Salomón (PB). Esto ha sido tomado como excusa por las organizaciones extremistas judías que piden la destrucción de la Mezquita para construir su presunto “templo” en el lugar.




Palestina: la Tierra de los Profetas de Dios



Un gran número de profetas (PB) han vivido o se enterraron en la tierra bendita de Palestina.

¡Gloria a Él, que por la noche hizo viajar a su siervo (Muhammad) desde la Mezquita Al-Haram a la Mezquita de Al-Aqsa, cuyos alrededores hemos bendecido, para mostrarle algunos de Nuestros signos (Corán, Sura Isra-o el Viaje Nocturno, el primer verso).

He aquí los nombres de algunos de estos profetas y su lugar de entierro, de acuerdo con varias referencias históricas:

Los profetas Abraham, Lot, Younis (Jonás) y Yaakub (Jacob) enterrados en Al Jalil (Hebrón).

El Profeta Yusuf (José) enterrado en Naplusa, en Cisjordania.

El Profeta Daud (David) y Suleimán (Salomon) enterrados en Al Quds (Jerusalén).

El Profeta Zaqariyya (Zacarías), Mariam (la Virgen) y Rahil (Rachel) la madre del Profeta Yusuf (José), sepultados en Belén.


El Profeta Saleh enterrado en Akka (territorio ocupado en 1948). Otros dicen que fue enterrado en la Península del Sinaí en Egipto e incluso en Iraq.

Sobre el Profeta Musa (Moisés), cuyo lugar de sepultura se desconoce, algunos dicen que fue enterrado en el Sinaí, en Egipto, y otros que en Jericó.

Cabe señalar que los profetas Yahya (Juan el Bautista) e Isa (Jesús), ambos vivían en Palestina.


Al-Aqsa en Peligro







Las excavaciones sionistas se remontan a poco después de la guerra de 1967. Desde entonces, la Puerta de los Magrebíes se ha convertido en una vía de entrada para los soldados y los colonos sionistas.



A partir del mes de junio de 1967, la mayoría de las excavaciones se centraron alrededor de la Explanada de la Mezquita de Al Aqsa con el pretexto de buscar el Templo de Salomón, por iniciativa de las instituciones gubernamentales y las organizaciones sionistas.



A pesar de todas estas excavaciones, ningún rastro del supuesto Templo se detectó, según reconocieron algunos arqueólogos israelíes. Sin embargo, las autoridades sionistas continuaron con su trabajo, una señal de que su primera preocupación es la de socavar los pilares de la Mezquita de Al Aqsa.



Parte de la calle ubicada en la parte occidental de la Mezquita sagrada se derrumbó en 2008. En 2007, los israelíes demolieron la calle y dos cámaras de la Mezquita.



A principios de 2008, fue dado a conocer un túnel de 200 metros de largo que unía al Muro occidental de la Mezquita y una sinagoga judía.



Un túnel de 600 metros fue excavado por debajo de las casas del barrio de Wadi Halwa, en el pueblo de Selwan. Él conduce a la parte suroeste de la Mezquita de Al Aqsa.



Parte de los terrenos de la escuela de la UNRWA para niñas en el barrio Selwan se derrumbó, al igual que algunas casas palestinas, sin los medios de comunicación se hicieran eco de estos incidentes. Catorce niñas resultaron heridas.



Los habitantes de Al Quds informan que ellos escuchan día y noche el ensordecedor ruido de los compresores por debajo de sus casas. El trabajo se inicia a partir de las 7:00 de la mañana y no termina hasta las 23:00 de la noche.



Los israelíes pretenden encontrar en el Templo de Salomón. Destruyeron todas las construcciones vecinas por la zona con el fin de intentar identificar las piedras originales de la pared.



Una escalera histórica en Selwan de 4 metros de largo y 3 de ancho se derrumbó en 2009 debido a las excavaciones sionistas. «Las excavaciones dañan los edificios históricos. Es un crimen atroz», dijo Catheline Caynon, directora de la Escuela Arqueológica Británica en Al Qods.



Las autoridades sionistas decidieron en octubre pasado destruir el Puente de los Magrebíes, que lleva a la Explanada de Al Aqsa, con el pretexto de que aquel está al borde del colapso.



De hecho, Israel está tratando por todos los medios para destruir el Puente de los Magrebíes para construir un túnel alternativo en su lugar. Según el portavoz de la Municipalidad de Al Qods, ésta ordenó a la Junta de Gobierno destruir el puente en un plazo de 30 días.



El puente actual fue construido después del derrumbamiento del original a principios de 2004 a consecuencia del trabajo de los sionistas y la erosión natural.



Las excavaciones israelíes amenazan siempre con derrumbar la Mezquita de Al Aqsa al menor terremoto o lluvia torrencial. Sin embargo, el mundo, especialmente los árabes, se contentan con mirar estos múltiples crimenes sionistas, manteniendo los brazos cruzados.