7/11/11

La guerra con Irán que dicta la AIPAC

Sin perder tiempo después de su éxito en lograr que la administración se oponga a la entrada del Estado palestino en las Naciones Unidas, y todavía celebrando el corte de la financiación a la UNESCO, la AIPAC ha vuelto a su prioridad número 1: Empujar hacia la guerra con Irán.

la proxima guerra eeuu israel aipac iran

Los israelíes juegan, por supuesto, su parte en el gran espectáculo. En las últimas semanas, han estado enviando señales de que se están preparando para bombardear las instalaciones nucleares de Irán (y para enredar a los Estados Unidos en la guerra más calamitosa que haya habido en Oriente Medio).

Pero la mayoría de los observadores no creen que un ataque israelí sea inminente. (Si lo fuera, estaría Israel telegrafiándolo de antemano?) El punto de las amenazas israelíes es conseguir que los Estados Unidos y la comunidad internacional aumenten la presión sobre Irán con la justificación de que si no lo hace, Israel atacará a Irán.


Naturalmente, el Congreso de Estados Unidos, que recibe sus órdenes sobre política en Oriente Próximo desde el Lobby judío, que, a su vez, recibe las órdenes de Benjamin Netanyahu, se apresura a hacer lo que se le dice. (Si sólo el Congreso abordara el desempleo en el país con la misma presteza y entusiasmo...)

En consecuencia, el Comité de Asuntos Exteriores se apresuró a reunirse esta semana para considerar una nueva tanda de "sanciones paralizantes" en un proyecto de ley que parece menos diseñado para disuadir sobre las armas nucleares de Irán que para sentar las bases para la guerra.


La evidencia más clara de que la guerra es la intención de los partidarios del proyecto de ley se muestra en la Sección 601 que debe ser citado en su totalidad. (Es tan increíble que parafraseando daría la impresión de querer desvirtuarlo a través de cita selectiva.)


Dice así:

(C) RESTRICCIÓN DE CONTACTO. - Ninguna persona empleada con el Gobierno de los Estados Unidos puede ponerse en contacto de manera oficial o no oficial con una persona que (1) sea un agente, instrumento, o funcionario, está afiliado, o esté sirviendo como un representante del Gobierno de Irán, y (2) represente una amenaza para los Estados Unidos o esté afiliado a organizaciones terroristas. (D) Renuncia. - El Presidente podrá renunciar a los requisitos de la subsección (c) si el Presidente determina y así lo informa al comité del congreso pertinente con 15 días de antelación antes del ejercicio de la autoridad si no ejercer dicha renuncia planteara una amenaza inusual y extraordinaria a los intereses vitales de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

¿Qué significa esto?


Esto significa que ni el presidente, el secretario de Estado ni ningún emisario diplomático de EE.UU. puede involucrarse en negociaciones o diplomacia con Irán de cualquier clase a menos que el presidente convenza a los "comités del Congreso pertinentes" (el más importante, el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, que es un feudo de la AIPAC) de que el no comprometerse con los contactos de Irán podría presentar una "una amenaza inusual y extraordinaria a los intereses vitales de la seguridad nacional de los Estados Unidos".


Llamar a esto sin precedentes es un eufemismo. En ningún momento de nuestra historia la Casa Blanca o el Departamento de Estado ha tenido limlitaciones para tratar con los representantes de un Estado extranjero, incluso en tiempos de guerra.


Si el presidente Roosevelt quería reunirse con Hitler, podía haberlo hecho y, por supuesto, lo hizo en repetidas ocasiones reuniéndose con Stalin. Durante la Guerra Fría, diplomáticos de EE.UU. mantuvieron contactos continuos con los soviéticos, un régimen que asesinó a decenas de millones de personas y, más tarde, con el régimen chino que asesinó a más. Y lo hicieron sin necesidad de permiso del Congreso. (El presidente Nixon sólo fue capaz de normalizar las relaciones con China por medio de negociaciones secretas que, de haber sido expuestas, habrían sido torpedeadas por la derecha republicana.)


Pero todas las reglas normales del arte de gobernar se quitan cuando se trata de Irán que puede, o no, estar trabajando en el desarrollo de una capacidad nuclear. Por supuesto, si lo es, obviamente es aún más importante que los funcionarios del gobierno estadounidense hablen con sus homólogos iraníes.


Sin embargo, evitar la diplomacia es precisamente lo que buscan los congresistas Ileana Ros-Lehtinen (R-FL) y Howard Berman (D-CA), los líderes del Comité de Asuntos Exteriores que sacaraon este proyecto de ley. Ellos y otros que apoyan la medida quieren otra guerra y la mejor manera de conseguirlo es prohibir la diplomacia (que existe, por supuesto, para evitar la guerra).


Piense, por ejemplo, en la crisis de los misiles en Cuba. Los Estados Unidos y el régimen monstruoso con armas nucleares soviéticas estaban al borde de la guerra en Cuba, una guerra que podría haber destruido el planeta.

Ni el presidente Kennedy ni Kruschev sabían cómo poner fin a la crisis, especialmente debido a que ambos estaban siendo empujados por sus ejércitos respectivos a no dar marcha atrás.

Luego, en el momento más oscuro de la crisis, cuando la guerra parecía inevitable, un corresponsal de ABC llamado John Scali se reunió en secreto con un oficial soviético en Nueva York para trazar una manera de poner fin a la crisis que satisficiera a sus jefes. Esa reunión fue seguida por otra reunión secreta entre el hermano del Presidente, el Fiscal General Robert F. Kennedy, y un funcionario soviético en Washington. En esas reuniones se llevaron un plan que puso fin a la crisis y, tal vez, salvó al mundo.


Huelga decir que Kennedy no pidió el permiso del Comité de Asuntos Exteriores ya sea para llevar a cabo negociaciones secretas o para implementar los términos del acuerdo. De hecho, pasaron décadas hasta que los detalles del acuerdo fueron revelados.


Es esta libertad para llevar a cabo la diplomacia que el lobby y sus compinches en el Congreso quieren alejar de la Casa Blanca. Y es que la libertad es esencial, especialmente si se determina que Irán está tratando de reunir un arsenal nuclear.


Escribiendo en el diario The Washington Post la semana pasada, Fareed Zakaria explicó que la mejor manera de acercarse a Irán no es la prohibición de la diplomacia, sino intensificarla, haya armas nucleares o no.


Obama debe volver a su enfoque original y poner a prueba a los iraníes para ver si hay algún espacio para el diálogo y el acuerdo. Comprometerse con Irán, poniendo su programa nuclear bajo algún tipo de supervisión y búscar áreas de interés común (como Afganistán) todos los objetivos serían importantes ... el compromiso estratégico con un adversario puede ir de la mano con una política que fomente el cambio en el país. Así es como Washington trató con la Unión Soviética y China en los años 1970 y 1980. Irán es un país de 80 millones de personas, educado y dinámico. Se sienta a horcajadas en una parte crucial del mundo. No puede ser sancionado, y presionado para siempre. Es la última gran civilización que se siente fuera del nuevo orden mundial. Necesitamos una estrategia que combine la presión con una ruta para enfriar a Irán.


En otras palabras, no es tiempo para menos diplomacia sino para mas, incluso si eso significa ofender a un poderoso grupo de presión que está empeñado en la guerra.

Fuente: la proxima guerra