6/11/11

Israel no va a atacar a Irán

Por Uri Avnery

Israel no puede librar una guerra sin un apoyo estadounidense ilimitado, ya que nuestros aviones y nuestras bombas provienen de los EE.UU.



“¡Sujétenme!”

Uri Avnery-Gush-shalom.org-Rebelión.

Es conocida la escena que ocurre en una escuela: un niño pequeño se pelea con un chico más grande y grita a sus compañeros “¡Sujétenme antes de que le rompa los huesos!”

Todos los días nuestro gobierno, a través de todos los canales, grita que de un momento a otro va a romper los huesos a Irán.

Irán está a punto de fabricar una bomba nuclear. No podemos permitirlo, así que vamos a bombardearlos hasta hacerlos pedazos. Benjamín Netanyahu lo dice en cada uno de sus innumerables discursos, incluyendo el de apertura de la sesión de invierno de la Knesset. Lo mismo ocurre con Ehud Barak. Todo comentarista que se precie (¿alguien ha visto alguna vez alguno que no se respete a sí mismo?) escribe sobre el tema. Los medios de comunicación amplifican el sonido y la furia.

Haaretz salpicó su primera página con fotos de los siete ministros más importantes ("el septeto de la seguridad") que muestra a tres a favor del ataque, cuatro en contra.

Un proverbio alemán dice: "Las revoluciones que se anuncian con antelación no se llevan a cabo." Lo mismo va para las guerras. Los asuntos nucleares están sujetos a una muy estricta censura militar. Muy, muy estricta en verdad.

Sin embargo, la censura parece estar sonriendo con benevolencia. Dejen que los niños, incluidos el Primer Ministro y el Ministro de Defensa (el que decide finalmente en los temas de censura) hagan sus juegos.

El respetado ex veterano jefe del Mossad Meir Dagan, ha advertido públicamente contra el ataque, que describió como "la idea más estúpida de la que ha oído hablar". Explicó que considera su deber de advertir en contra de ella, en vista de los planes de Netanyahu y Barak.

El miércoles hubo un verdadero diluvio de fugas de información. Israel probó un misil que puede liberar una bomba nuclear a más de 5.000 km de distancia, más allá de dónde- usted-sabe. Y nuestra Fuerza Aérea acaba de completar los ejercicios en Cerdeña, a una distancia mayor de lo que-ya- sabes-donde. Y el jueves, el comando del frente interno realizó ejercicios por todo el Gran Tel Aviv, con sirenas de distancia. Todo esto parece indicar que la algarabía general es una táctica. Tal vez para asustar y disuadir a los iraníes. Quizás para empujar a los estadounidenses a acciones más extremas, y tal vez coordinado con los estadounidenses de antemano. (En fuentes británicas, también se filtró que la Royal Navy se entrena para apoyar un ataque estadounidense a Irán).

Es una vieja táctica de Israel actuar como si nos estuviéramos volviendo locos. ("El jefe se ha vuelto loco" es un grito de rutina en nuestros mercados, para sugerir que el vendedor de frutas está vendiendo a pérdida). No vamos a escuchar más a los EE.UU. Simplemente bombardearemos, bombardearemos y bombardearemos.

Bueno, seamos serios por un momento. Israel no va a atacar a Irán. Punto.

Algunos pueden pensar que me voy por las ramas. ¿No debería añadir al menos "probablemente" o "casi seguro"?

No, no lo haré. Repito categóricamente: Israel no atacará a Irán.

Desde la aventura de Suez en 1956, cuando el presidente Dwight D. Eisenhower envió un ultimátum que detuvo la acción, Israel nunca ha realizado ninguna operación militar importante sin obtener el consentimiento de Estados Unidos por adelantado.

Los EE.UU. son el apoyo más seguro de Israel en el mundo (además de, tal vez, Fidji, Micronesia, las Islas Marshall y Palau). Destruir esta relación significa cortar nuestro lazo salvavidas. Para hacer esto se debe estar algo más que un poco loco. Hay que ser un loco.

Por otra parte, Israel no puede librar una guerra sin un apoyo estadounidense ilimitado, ya que nuestros aviones y nuestras bombas provienen de los EE.UU. Durante una guerra, se necesitan suministros, repuestos, muchos tipos de equipamiento. Durante la guerra del Yom Kippur, Henry Kissinger tenía un "tren aéreo" diario de abastecimiento. Y esa guerra probablemente se parecía más a un picnic en comparación con una guerra con Irán.

Miremos el mapa, algo que, por cierto, siempre se recomienda antes de iniciar cualquier guerra.

El primer rasgo que llama la atención es el Estrecho de Ormuz, por el que pasa uno de cada tres barriles de petróleo que alimentan al mundo y viajan por transporte marítimo. Casi toda la producción de Arabia Saudí, los Estados del Golfo, Irak e Irán tienen que pasar por esta estrecha vía marítima.

"Estrecho" es un eufemismo. El ancho de esta vía fluvial es de unos 35 kilómetros (20 millas). Es aproximadamente la distancia desde Gaza a Beer Sheva que cruzaron la semana pasada los primitivos cohetes de la Yihad Islámica.

Cuando el primer avión israelí entre al espacio aéreo iraní, el estrecho se cerrará. La marina iraní tiene un montón de barcos con misiles, pero no serán necesarios porque serán suficientes con los lanzados desde las bases terrestres.

El mundo ya está tambaleándose, al borde de un abismo económico. La pequeña Grecia está amenazando con caer y arrastrar con ella los pedazos de la economía mundial. La eliminación de casi una quinta parte del suministro de petróleo a las naciones industriales llevaría a una catástrofe difícil de imaginar.

Abrir el Estrecho por la fuerza requeriría de una gran operación militar (incluido "poner las botas en el suelo"), que cubrirá con su sombra todas las desventuras de EE.UU. en Irak y Afganistán. ¿Pueden darse este lujo los EE.UU.? ¿Puede la OTAN? El propio Israel no está en la misma liga. Sin embargo, Israel estaría muy involucrado en la acción, y en el lado de las víctimas.

En una rara muestra de unidad, todos los jefes de los servicios de seguridad de Israel, incluidos los jefes del Mossad y el Shin Bet, se oponen públicamente a la idea. Sólo podemos adivinar por qué.

No sé si la operación es posible en absoluto desde el punto de vista militar. Irán es un país muy grande, casi del tamaño de Alaska y las instalaciones nucleares están, en gran medida, muy dispersas y subterráneas. A pesar de las bombas de penetración profunda especial proporcionadas por los EE.UU., la operación puede estancar los esfuerzos de Irán –tal como están- sólo por unos meses. El precio puede ser demasiado alto para resultados tan magros.

Más aún, es muy cierto que con el inicio de una guerra, lloverán los misiles sobre Israel -no sólo desde Irán, sino también los de Hizbulá y quizás también de Hamás. No tenemos una defensa adecuada de nuestras ciudades. La cosecha de muertes y destrucción sería intolerable.

De repente, los medios de comunicación están llenos de historias acerca de nuestros tres submarinos, que luego crecen a cinco o incluso seis, si los alemanes son comprensivos y generosos. Se dijo abiertamente que estos nos dan la capacidad de una central nuclear para un "segundo golpe", si Irán utiliza sus (todavía inexistentes) ojivas nucleares en contra de nosotros. Sin embargo, los iraníes también pueden utilizar las armas químicas y otras de destrucción masiva.

Luego está el precio político. Hay un montón de tensiones en el mundo islámico. Irán está lejos de ser popular en muchas partes de ese mundo. Pero el asalto israelí contra un país musulmán importante puede unir inmediatamente a suníes y chiíes, desde Egipto, Turquía hasta Pakistán y más allá. Israel podría convertirse en una selva en llamas.

Pero hablar de la guerra sirve para muchos propósitos, incluyendo los nacionales y políticos. El sábado pasado, el movimiento de protesta social cobró vida nuevamente. Después de una pausa de dos meses, una masa de gente se reunió en la Plaza Rabin de Tel Aviv. Esto fue bastante sorprendente, porque ese mismo día los cohetes caían sobre las poblaciones cercanas a la Franja de Gaza. Hasta ahora, ante esta situación siempre se cancelaron las manifestaciones. Los temas de seguridad estaban por encima de todo. Esta vez no.

También, mucha gente creyó que la euforia de la fiesta de Gilad Shalit borraría la protesta en la conciencia de la opinión pública. No lo hizo.

Por cierto, algo extraordinario ha sucedido: los medios de comunicación que mimaban desde hace meses al movimiento de protesta, han hecho un cambio. De repente, todos ellos, incluidoHaaretz, le clavan cuchillos en la espalda. Como si fuera por una orden, todos los periódicos, escribieron al día siguiente que hubo una participación de "más de 20.000" personas. Bueno, yo estaba allí, y tengo alguna idea de estas cosas. Había por lo menos 100.000 personas allí, la mayoría jóvenes. Yo apenas podía moverme.

La protesta no se ha desgastado, como afirman los medios de comunicación. Lejos de ello. Pero, ¿qué mejor medio que permita tomar las mentes de la gente que exige justicia social que hablar del "peligro existencial"? Más aún, para las reformas exigidas por los manifestantes se necesita dinero. En vista de la crisis financiera mundial, el gobierno se opone vigorosamente a aumentar el presupuesto del Estado, por temor a dañar nuestra graduación en el mercado de créditos.

Entonces, ¿de dónde podría venir el dinero? Sólo hay tres posibles fuentes: los asentamientos (¿quién se atrevería?), los ortodoxos (la misma respuesta) y el enorme presupuesto militar.

Pero en la víspera de la guerra más importante de nuestra historia, ¿quién tocaría las fuerzas armadas? Necesitamos cada shekel para comprar más aviones, más bombas, más submarinos. Las escuelas y los hospitales deben, por desgracia, esperar.

Así que Dios los bendiga a Mahmud Ahmadinejad. ¿Dónde estaríamos sin él?

Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1320356430/