13/11/11

Hezbollah: La agresión a Irán o Siria extenderá la guerra a todo Medio Oriente

El reciente informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) sobre Irán, más que arrojar pistas del programa nuclear iraní, reavivó debates militaristas en torno a posibles escenarios de una nueva guerra.



El informe de 10 páginas y 15 anexos secretos que el OIEA ha filtrado a la prensa norteamericana no presenta pruebas contundentes de que Teherán podría estar diseñando un tipo de bomba nuclear. El presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad rechazó la acusación del OIEA sin aportar pruebas convincentes.

Para Irán, el informe resulta desbalanceado, no profesional y motivado políticamente bajo presión de Estados Unidos. El gobierno ruso considera que la aparición en Internet de materiales, cuyo contenido debió guardarse con celo, busca crear una atmósfera negativa respecto al programa nuclear de Teherán.

Según el analista del blog Global Security Julian Berger, la interpretación del documento elaborado por inspectores del OIEA y cuestionado por Rusia y China, queda a “ojo del espectador” por las lecturas y la visión que quieran otorgarle. (The Guardian)

Las referencias al programa iraní datan de antes de 2003 y, tal como refleja el informe, los expertos de la ONU tienen menos confianza para hacer afirmaciones sobre el período más reciente. En realidad, en el informe no hay nada nuevo que no fuera conocido previamente por las grandes potencias occidentales e Israel, enfatiza el experto de Global Security (Seguridad Global).

Lo que sí parece evidente, subraya Berger, es que el informe ha originado una madeja de “opciones” sobre la mesa, desde la posibilidad de continuar el diálogo, endurecer las sanciones contra la República Islámica hasta un ataque.

Un Irán con armas nucleares es una amenaza intolerable para la seguridad regional e internacional, y estamos decididos a evitar ese resultado, declaró esta semana el secretario de prensa de la Casa Blanca Jay Carney. El sábado la secretaria de Estado Hillary Clinton dijo en Honolulu, Hawai, que “en los próximos días nosotros esperamos que Irán responda a las graves preguntas planteadas por este reporte”.

Algunas potencias europeas como Alemania, Francia y Reino Unido se han unido para reclamar más represalias contra Teherán. El 9 de noviembre, el ministro de Asuntos Exteriores de Francia Alain Juppé elevó el tono contra Irán al afirmar que su país está dispuesto a ir más allá en el reforzamiento de las sanciones. “Francia está preparada para ir mucho más lejos en las sanciones, que deben reforzarse para que Irán ceda”, dijo Juppé a Radio Francia Internacional, y planteó también llevar el tema al Consejo de Seguridad de la ONU.

“Estudiaremos imponer presiones adicionales contra el gobierno iraní si no puede responder a las dudas suscitadas en el informe”, dijeron fuentes norteamericanas, mientras que Juppé consideró que hacen falta sanciones duras para impedir a Irán aprovisionarse de recursos.

El 9 de noviembre Alemania rechazó la opción militar contra Irán, pero el ministro de Asuntos Exteriores Guido Westerwelle pidió “nuevas y duras medidas” contra la nación persa, como preludio de otra ronda de resoluciones punitivas, de las cuatro ya impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU bajo presión de Occidente.

Si Irán se niega a negociar seriamente sobre su programa nuclear serán inevitables sanciones más estrictas, advirtió el liberal Westerwelle. Dos días después, el 11 de noviembre, la canciller Angela Merkel apostó por la diplomacia y el endurecimiento de las sanciones contra Irán para dirimir las controversias, y descartó la opción militar como solución.

En Reino Unido, Irán figuró en la agenda parlamentaria de la Cámara de los Comunes (de Diputados) el miércoles, a instancias del ministro de Asuntos Exteriores William Hague, quien llamó a intensificar las sanciones para “aumentar las presiones sobre Teherán”.

El diario británico Daily Mail, citando fuentes no identificadas del gobierno de Londres, informó el jueves de una posible incursión de la aviación sionista contra instalaciones nucleares iraníes, en fecha tan temprana como Navidad o Año Nuevo. La ofensiva contaría con apoyo logístico de Estados Unidos y se espera sea más pronto que tarde, pero se descarta una participación directa de Reino Unido, aclararon fuentes del Ejecutivo. The Guardian, sin embargo, manejó versiones de que el Ministerio de Defensa preparaba un plan de contingencia en caso de embarcar al país en otra aventura militar junto al Pentágono, como ocurrió con Irak en 2003.

El analista Berger advierte de que la Casa Blanca no tiene estómago ni dinero para otra guerra, en la cual saldría como perdedor, a juzgar por los pronósticos de analistas militares. Sin embargo, la administración de Barack Obama podría embarcarse en una nueva aventura bélica aplicando métodos no convencionales.

La agresión a Irán por otros medios: Damasco acusa a EE.UU.


Luego de que la OIEA dio a conocer un estudio interpretado por las potencias occidentales como prueba de que la nación persa prosigue el desarrollo de armas nucleares, el diario The Wall Street Journal reveló que Estados Unidos ha decidido vender armas a los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Por otro lado, un artículo del diario Politico sugiere que Washington también ha dotado de armas similares a Israel con el pretexto de que el Estado judío está en riesgo de guerra con Irán.

Separados por sólo un pequeño estrecho en el Golfo Pérsico, los EAU tiene fuertes lazos con las autoridades estadounidenses y podrían ayudar a lanzar un ataque contra Teherán en momentos en que ambos países se encuentran al borde de una guerra, reseña el diario norteamericano.

Fuentes cercanas a la negociación entre Washington y Abu Dhabi sostienen que el acuerdo contemplaría la venta de 500 misiles Hellfire (aire-superficie) y 4.900 bombas inteligentes, también conocidas como “bunker-busters”. Estos artefactos serían usados contra posibles fábricas subterráneas iraníes donde se presume trabajan en el armamento nuclear.

De otra parte, el 7 de noviembre Siria acusó formalmente a Estados Unidos de participar directamente en la sedición y violencia que aflige a ese país, que serían parte de la campaña imperialista para desestabilizar a toda la región. Estratégicamente ubicada en Medio Oriente, Siria es el principal aliado árabe de la República Islámica.

Damasco dio un importante paso para detener la violencia interna al liberar a cientos de detenidos y decretar una amnistía general para los individuos armados, pero sorprendió la inmediata declaración del departamento de Estado exhortando a los grupos armados a no entregar sus armas al gobierno sirio. El llamado de Washington es una involucración directa en la sedición y la violencia, la cual ha causado víctimas inocentes,protestó el canciller Walid al-Moallen en una carta enviada al Consejo de Seguridad de la ONU, al secretario general de la ONU, a la Liga Árabe (LA), Rusia, China y a las cancillerías de India, Sudáfrica, Brasil.

Sin embargo, el secretario general de la LA Nabil al-Arabi y su segundo, Ahmad bin Helli, se hicieron de la vista gorda y más bien acusaron al gobierno sirio de no respetar el compromiso de aplicar el plan árabe para salir de la crisis, antes de convocar a una reunión de ministros para analizar la situación en Siria el sábado 12.

Tales declaraciones generan confusión y son incongruentes con el espíritu del acuerdo y al plan de trabajo árabe, y, además, transgreden los poderes investidos en ellos por la Carta de la Liga Árabe, criticó el representante permanente sirio ante la LA Yousef Ahmad.

Al-Arabi y Bin Helli conocen bien -enfatizó Ahmad- que el acuerdo fue resultado de ingentes gestiones entre el comité ministerial y Damasco a través de una serie de reuniones para ayudar a Siria a superar la crisis, “no agotar sus energías ni socavar su posición árabe y regional, sus posturas nacionales ni su apoyo a los derechos árabes”. En ese marco, el embajador sirio les instó a leer bien el plan árabe, que Siria considera el punto de partida para una genuina, transparente y continua cooperación que emane del cuidado del comité ministerial por la seguridad, estabilidad y unidad del país, puesto que esto sirve a los intereses árabes.

El diplomático manifestó que se supone que la secretaría debe jugar un papel de coordinación entre Damasco y el comité ministerial de ese organismo para ejecutar el acuerdo pactado, “no tomar partido contra el gobierno sirio”. Y más cuando las autoridades sirias le han brindado toda la información sobre los ataques terroristas contra civiles y las fuerzas de seguridad.

Tan solo en los últimos siete días fallecieron en enfrentamientos contra las bandas armadas terroristas unos 70 efectivos, además de un chofer de ambulancia. Desde octubre la televisión siria presenta a individuos arrestados acusados de pertenecer a los grupos armados que operan en Homs, Idleb, Daraa y Hama, cuatro de las 14 provincias del país.

El 11 de noviembre se conocieron nuevas confesiones públicas de terroristas que muestran cómo esos grupos son pertrechados desde el exterior para generar el caos. Ante las cámaras de televisión, Khaled Ibrahim al-Taleb confesó los crímenes que cometió en Homs con sus cómplices, incluso disparar contra civiles para incriminar a las fuerzas de seguridad sirias. Admitió que él y su grupo distribuyeron unos 300 rifles AK-47, así como escopetas y ocho lanzadores de cohetes con sus municiones.

Reveló los nombres de sus compinches Mohammad al-Omar, Ammar al-Bika‘ai, Nadir Abu al-Dahab y Khaleb Abu Shahoud, quienes poseían lanzacohetes, fusiles incluyendo del modelo norteamericano M-16, rifles con mirillas telescópicas y granadas de mano. Todo ese armamento -confesó- los obtuvieron desde el exterior a través de puntos fronterizos en las áreas de Talkalakh y al-Qseer, provincia de Homs, a través de la frontera con el Líbano.

Trascendió que la justicia de instrucción militar del Líbano ordenó el encarcelamiento de dos individuos de origen sirio por tráfico y contrabando de armas. Otros miembros de las bandas armadas que operan en Homs han confesado en anteriores presentaciones en la televisión siria que han recibido pertrechos bélicos introducidos también desde Turquía.

Ahmad se preguntó por qué al-Arabi y Bin Helli no tomaron nota de la flagrante incitación de Estados Unidos a los grupos armados terroristas a no acogerse a la amnistía general decretada por el gobierno y que continúen así sus acciones bélicas y violentas. “¿Acaso con ello tienen la intención de agravar la crisis y que esta alcance dimensiones graves, para así abrir la puerta a una intervención extranjera que no sirve a los intereses sirios ni árabes?”, cuestionó el embajador.

Yousef Ahmad cuestionó si el secretario general y el subsecretario de la LA no siguen una política de doble moral al llamar a defender los derechos humanos por un lado, y cerrar los ojos ante ellos, por el otro. Recordó que Siria ha permitido a un grupo de periodistas visitar el país para que vean la realidad sobre el terreno. Y, en cambio, se preguntó, “¿Ha cedido o se ha intensificado la campaña política y mediática árabe y occidental contra Siria?”

Inmediatamente después de que al-Arabi y Bin Helli hicieran público su comunicado, los canales catarí y saudita, Al-Jazeera y Al-Arabiya, seguidos por medios de Occidente, dimensionaron sus declaraciones y acusaron a Siria de violar el acuerdo pactado con la LA. En sintonía con Washington, el canciller francés Juppe dijo que Siria aceptó el plan de la LA y al otro día masacró decenas de personas en las calles.

De hecho, tal postura ignora el amplio programa integral de reformas que apresuradamente lleva a cabo Damasco, el cual es también silenciado por medios árabes y occidentales. Gobiernos y los medios occidentales se siguen por partes del llamado Observatorio Sirio de Derechos Humanos, creado en Londres, el cual cita supuestos fallecimientos de 10 civiles en Siria. Obvian, sin embargo, que el sábado Siria sepultó a 22 soldados y policías, más un chofer de ambulancia, y el domingo a cuatro efectivos más, muertos en enfrentamientos con bandas armadas terroristas.

Hizbulah: La guerra contra Irán o Siria regionalizará conflicto


El patriarcado de la Iglesia Ortodoxa de Antioquía y de todo el Oriente expresó su esperanza de que todas las personas de bien en el mundo, particularmente en las naciones árabes, trabajen para poner fin a la conspiración contra Siria.

En un comunicado en ocasión del festejo musulmán de Eid al-Adha (celebración del sacrificio del cordero), el patriarca Ignatius Zakka I Iwas afirmó que "Siria permanecerá como ejemplo de la fraternidad islámico-cristiana y el arabismo", y pidió “a Dios para que salve al pueblo sirio y ayude al Presidente Bashar al-Assad a preservar a Siria, la cuna de la fe y la civilización…”.

Una agresión militar estadounidense o israelí contra Siria e Irán extenderá la guerra a todo Medio Oriente, advirtió el líder del movimiento de resistencia libanés, jeque Hassan Nasrallah, en un discurso ampliamente comentado el 12 de noviembre en Beirut. Nasrallah rompió el silencio por primera vez desde que el presidente de Israel Shimon Peres consideró “muy probable” un ataque armado contra instalaciones nucleares de Irán, y luego de que el presidente de Estados Unidos Barack Obama recrudeció su retórica contra Damasco.

El jefe de Hizbulah (Partido de Dios) acusó a Estados Unidos de practicar un doble rasero cuando pide al Líbano contribuir al financiamiento de un tribunal auspiciados por la ONU para investigar la muerte en un atentado del ex primer ministro libanés Rafiq Hariri. La referida corte acusó a cuatro miembros de Hizbulah de presuntamente haber asesinado al exjefe de gobierno, pero el gobierno libanés dominado por la agrupación chiita ha dilatado ejecutar las órdenes de captura contra los encartados.

La administración de Obama, contrastó Nasrralah, decidió cortar los fondos a la Unesco después de que sus miembros votaron democráticamente para admitir a Palestina como Estado de pleno derecho. “¿No es una obligación internacional de Estados Unidos financiar a la Unesco?”, se preguntó para luego reprobar que se amenace al Líbano por negarse a aportar dinero a “esta corte ilegal e inconstitucional”.

Nasrallah valoró que la retórica intimidatoria de la Casa Blanca busca “ocultar” sus fracasos en esta parte del mundo a raíz de las revueltas árabes. “Los soldados de Estados Unidos fueron derrotados en Irak, no pueden retirarse ahora bajo el fuego militar, sino mediático, consistente en amenazar con una guerra en la región para encubrir el fracaso de su retirada (en diciembre próximo)”, opinó.

Según Nasrallah, Washington la emprende contra Teherán y Damasco “porque apoyaron la resistencia en Irak y a su pueblo”; se refirió a los cambios políticos en Túnez, Egipto y Libia como hechos provechosos, pues describió a sus antiguos mandatarios como aliados estadounidenses.

El dirigente chiita hizo un análisis de los sucesos en la zona, particularmente la violencia imperante en Siria por opositores financiados y armados desde el exterior, y remarcó que quienes apuestan a la caída del presidente sirio Bashar Al-Assad “se decepcionarán”. “No estoy amenazando, pero quien tenga sentido común puede ver que un ataque israelí-estadounidense contra Irán o una intervención militar en Siria, conducirá a una guerra regional”, afirmó en ocasión del Día de los Mártires que conmemora la resistencia.

El partido opositor alemán Die Linke (La Izquierda) advirtió esta semana que las clases dominantes en Estados Unidos e Israel empezaron sus campañas propagandísticas sobre un supuesto programa militar de Irán, antes de publicarse el reporte del OIEA. Para el diputado y dirigente de Die Linke Wolfgang Gehrcke, los políticos israelíes fomentan el miedo de una guerra contra Irán por medio de maniobras militares, pruebas de cohetes y amenazas de guerra. Sin embargo, un ataque militar a las centrales nucleares iraníes podría causar una gran conflagración bélica en toda la región, reflexionó.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon instó a avanzar por la vía de las negociaciones para aplacar la tensión creada por el informe de la OIEA. “Una solución negociada y no una militar es el único camino para resolver este asunto”, dijo el vocero oficial de la organización mundial Martin Nesirky.

El 10 de noviembre, Naciones Unidas advirtió sobre la necesidad de fortalecer las capacidades de prevención y respuesta ante la amenaza del uso de armas químicas y biológicas por parte de terroristas. En estos momentos ninguna agencia de la ONU cuenta con laresponsabilidad total en esa materia, según un estudio elaborado por el Equipo Especial sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo, creado en 2005 e institucionalizado por la Asamblea General en 2009.

El documento reclama medidas a favor de la preparación contra el uso de armas químicas y biológicas por elementos terroristas en un marco que también incluya los artefactos radiológicos y nucleares. Ese trabajo debe abarcar la ocurrencia de enfermedades a partir de accidentes o hechos deliberados de naturaleza química o biológica y requiere una plataforma institucional para el intercambio entre organizaciones dedicadas al asunto, indica el reporte.

El texto propone que la Unidad de Coordinación y Evaluación de Desastres de la ONU (Undac) se encargue de armonizar los esfuerzos de asistencia en situaciones derivadas del uso de ese tipo de armas. Asimismo, llama a mejorar los sistemas de vigilancia sobre enfermedades humanas, animales y vegetales con el fin de proteger la cadena alimenticia y perfeccionar la alerta temprana frente a eventos químicos y biológicos.

* Con información del periodista de Prensa Latina Martin Hacthoun, enviado especial a Siria.

Bolpress.com