9/2/10

LA CONDUCTA SEXUAL



Seyed Muhammad Rizvi

El Islam no está de acuerdo con la represión de los instintos sexuales, más bien promueve su satisfacción. Pero al mismo tiempo hemos estado enfatizando que se debe realizar de un modo responsable y lícito. En otras palabras, hemos indicado que de acuerdo con el Islam los instintos sexuales pueden ser satisfechos de dos modos: lícito / moral o ilícito /inmoral.



¿Cuáles son los criterios de moral e inmoral dentro del Islam?

El Islam, como toda religión o ideología, tiene ciertas creencias fundamentales y todas sus enseñanzas deben estar en armonía con sus fundamentos. El Corán dice claramente:

«Cuando Allah y Su Enviado han decidido un asunto, ni el creyente ni la creyente tienen ya opción en ese asunto. Quien desobedece a Allah y a Su Enviado está evidentemente extraviado» (33:36)

Así en el Islam, lo correcto y lo incorrecto, lo moral y lo inmoral, lo lícito y lo ilícito está decidido por Allah y Su Enviado.

Tan pronto como digamos que el Islam cree en la regulación de nuestra conducta sexual, nos estaremos enfrentando con las cuestiones sobre la regulación del sexo por la moralidad y la libertad personal en la conducta sexual.



¿Puede ser la sexualidad regulada por la moralidad?

La sexualidad es un acto que principalmente involucra a dos personas y cuando dos personas están involucradas -incluso sobre base laica- se hacen necesarias leyes y reglamentos para regular sus conductas.

Para proporcionar una base racional a esta idea, se dice que, algunas veces, muchos nervios y desórdenes mentales tienen lugar por el sentimiento de la privación sexual. La medida preventiva de tales desórdenes es la satisfacción sin trabas del instinto sexual. La cultura libertina occidental puso en vigor la conducta sexual sin trabas en Occidente durante los últimos treinta años. Y, teniendo en mente el argumento anterior, uno se debería imaginar un descenso en el número de desordenes sexuales, frustraciones sexuales, violaciones, incesto, abuso sexual de niños y todo tipo de agresiones sexuales. Pero, ¿ha pasado esto realmente? No, por supuesto que no. Una mirada a las estadísticas muestra que, todos los así llamados efectos de la privación sexual, se han incrementado de forma múltiple a pesar de los modos sexuales sin trabas de las décadas pasadas.

Después de rebelarse contra la moralidad sexual represiva de la iglesia, la cultura libertaria pasó al otro extremo del sexo absolutamente sin trabas. Cometieron un gran error al pensar que las restricciones, en cualquier forma, eran antinaturales e incorrectas. Hasta Bertran Rusell, quien respalda enérgicamente el punto de vista libertario, tuvo que aceptar que algunas restricciones eran necesarias. Él escribe en el libro Matrimonio y Moral:

«No estoy sugiriendo que no debiera haber moralidad ni auto-control referido al sexo, no más que en lo que concierne al alimento. En cuanto al alimento, tenemos restricciones de tres tipos; aquellas de ley, aquellas de modales y aquellas de salud. Consideramos incorrecto robar comida, tomar más de nuestra porción en la comida común y comer hasta el punto que nos haga enfermar. Restricciones de similar tipo son esenciales donde concierne el sexo, pero en este caso son mucho más complejas e implican mucho más auto-control»

Será de mucha ayuda señalar la diferencia principal entre el Islam y la idea liberal de libertad personal. En el sistema liberal, los derechos son individuales y sociales. Una persona es libre de hacer todo lo que desee mientras no invada los derechos de los demás. La libertad individual está solamente restringida por la libertad de otros. El Islam, por otra parte, divide los derechos en tres: derechos de un individuo, derechos de la sociedad y derechos de Allah. Una persona es libre de hacer lo que desee mientras no viole los derechos de otro y de Allah. Para llegar a ser musulmán, uno tiene que aceptar esta limitación sobre su libertad personal.

Una diferencia más importante está en el concepto de derecho individual. En el uso liberal, los derechos individuales son vistos en contraste a aquellos de otros miembros de la sociedad. El Islam da un paso más y dice que hasta el cuerpo de un individuo tiene algunos derechos sobre la persona misma. El Islam mantiene a personas responsables hasta en el uso de sus propios cuerpos. No se te permite abusar de tu propio cuerpo o dañarlo. Allah dice en el Corán:

«Del oído, de la vista, del corazón, de todo eso se pedirá cuenta» (17:36)

Describiendo el día del Juicio, Él dice:

«El día que sus lenguas, manos y pies atestigüen contra ellos por las obras que cometieron» (24:24)

El Islam no permite a una persona que se dañe o que se destroce a sí misma; y el pecado o la inmoralidad es un medio de perdición. Esta limitación está basada sobre el amor y preocupación que Allah, el Compasivo, tiene por nosotros.

«Allah no quiere imponeros ninguna carga, sino purificaros y completar Su gracia en vosotros» (5:6)

El concepto islámico de libertad personal puede parecer restrictivo cuando se lo compara con aquel del sistema liberal, pero su racionalidad y justificación son aceptadas, de un modo indirecto, hasta por la sociedad liberal. Las consecuencias lógicas de la idea liberal de libertad personal es que a una persona le está permitido hacer todo lo que desee con ella misma; la única limitación es que no infrinja los derechos de los otros. Pero Occidente no ha sido capaz de tragarse totalmente esta idea como puede verse en las leyes, las cuales ponen restricciones sobre ciertos actos, por ejemplo, el suicidio o el uso de drogas, etc. En estos ejemplos, vemos que el sistema laico se está retirando de las consecuencias lógicas de su versión de la libertad individual. La única diferencia que permanece entre el punto de vista liberal y el islámico es que el primero da los derechos de restringir a la sociedad mientras que el último se los da Dios.

En conclusión, podemos decir que el punto de vista islámico prohibe no solamente los actos que infringen los derechos de otros sino también aquellos que infringen los derechos del propio cuerpo de la persona.



Vías Inmorales

La homosexualidad.

Las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, homosexualidad y lesbianismo, es una vía de satisfacer los instintos sexuales que ahora está siendo aceptada en el mundo occidental. Al decir que está siendo aceptada en las sociedades liberales no quiero decir que la homosexualidad y el lesbianismo sean un fenómeno del siglo XX; no, de ningún modo. Pero hay una gran diferencia entre el pasado y el presente; en el pasado, la homosexualidad o el lesbianismo eran considerados como conductas sexuales pervertidas mientras que ahora están siendo designadas como «natural» y como el resultado de una «tendencia innata».

Todas las religiones reveladas -Judaísmo, Cristianismo e Islam- forman un frente unido contra tales conductas sexuales. Esto ha sido claramente condenado en la Biblia y en el Corán. El Corán describe al pueblo de Lot como sigue:

«Y a Lot. Cuando dijo a su pueblo: «¿Cometéis una deshonestidad que ninguna criatura ha cometido antes? Ciertamente, por concupiscencia, os llegáis a los hombres en lugar de llegaros a las mujeres. ¡Sí, sois un pueblo inmoderado!» Lo único que respondió su pueblo fue: «¡Expulsadles de la ciudad!» ¡Son gente que se las da de puros» Y les salvamos, a él y a su familia, salvo a su mujer, que fue de los que se rezagaron. E hicimos llover sobre ellos una lluvia: ¡Y mira como terminaron los pecadores!» (7:80-84)

El Corán también describe cómo el Profeta Lot (P) intentó razonar con su pueblo cuando ellos se acercaron a sus tres invitados (que eran en realidad ángeles con forma humana):

«Y cuando Nuestros enviados vinieron a Lot, éste se afligió por ellos y se sintió impotente para protegerles. Dijo: «¡Este es un día terrible!» Su pueblo, que solía antes cometer el mal, corrió a Lot, que dijo: «¡Pueblo! ¡Aquí tenéis a mis hijas. Son más puras para vosotros! ¡Temed a Allah y no me avergoncéis en mis huéspedes! ¿No hay entre vosotros un hombre honrado?» Dijeron: «Ya sabes que no tenemos ningún interés por tus hijas, Tu ya sabes lo que queremos...»

(11:77-79)

Explicando los detalles del castigo, Allah dice:

« Y cuando vino Nuestra orden, la volvimos de arriba abajo e hicimos llover sobre ella piedra de arcilla a montones». (11:82)

Así vemos que por lo que al Corán se refiere, la homosexualidad es una «deshonestidad» y que Allah tuvo que destruir a todo un pueblo por su conducta sexual indecente. En el sistema legal islámico, la homosexualidad y el lesbianismo son ambos delitos punibles contra las leyes de Allah.

¿Por qué el Islam es severo en temas de adulterio y homosexualidad?

Si el sistema islámico no hubiera permitido la satisfacción de los instintos sexuales por medios legales, sin asociarle un sentimiento de culpa a ello, entonces sí sería correcto decir que el Islam es muy severo. Pero, puesto que ha permitido la satisfacción de los instintos sexuales por medios lícitos, no está dispuesto a tolerar ninguna conducta pervertida.



La masturbación.

Algunos científicos de hoy en día nos dicen que la masturbación es un acto natural. Para demostrar que es natural, ellos dan ejemplos de algunos animales salvajes, como el mono. Actualmente ellos representan a aquellos que se han ido al otro extremo de la moral sexual. Han degradado a los seres humanos al nivel de los animales salvajes y así justifican sus actos encontrando ejemplos en el mundo animal. Ellos son, según la expresión del Corán:

«como rebaños. No, aun más extraviados» (7:179).

La ironía es que cuando hablamos de que nosotros seguimos el Islam, que llegó hace 1.400 años, somos etiquetados de «reaccionarios», de «los que desean poner el reloj marcha atrás», de «antiprogresistas» y ahora, esa misma gente, está yendo millones de años atrás y siguiendo la conducta de los animales salvajes o de las sociedades primitivas, para determinar lo que es natural para nosotros y lo que no lo es.

Las investigaciones hechas por sexólogos famosos como Kinsey, Master y Johnsons y Hite sólo revelan lo que la gente americana hace en sus dormitorios, no prueban necesariamente que lo que hacen sea natural y correcto.

Muchos tipos diferentes de conducta sexual pueden ser encontrados en las sociedades primitivas pero eso no lo hace automáticamente natural o correcto. Por el contrario, en algunos casos la masturbación fue considerada como un acto anormal y detestable. Por ejemplo, Lewis Cutlow, en su libro El Crepúsculo del Primitivo, escribe sobre los indios Amazonas:

---los indios Xinguanos están profundamente inquietados por los hombres civilizados que están frustrados sexualmente; ellos no pueden entender cómo un hombre puede llegar a estimularse con la contemplación de una mujer desnuda. En estos veinticinco años de vida diaria con los indios, Orlando me dijo que no había visto a ningún indio con una erección. Sería absurdo para ellos. Orlando no ha visto ni oído ningún caso de desviación sexual entre los indios. Ellos no conocían la masturbación hasta que vieron a un civilizado operador de telégrafos hacerlo. Desde entonces el operador de telégrafo fue un problema para Orlando y sus colegas de la Reserva. Los indios le despreciaron porque, a sus ojos, él había hecho algo reprensible. No había nada que hacer, excepto alejarlo de la Reserva»



La masturbación crea depresión emocional y psicológica. El Informe Hite de Sexualidad Masculina, dice: «Muchos hombres dicen que a ellos les divierte físicamente el masturbarse, pero que emocionalmente es deprimente»

Después de decir que los efectos físicos de la masturbación son insignificantes, Leslie D. Weatherhead, en su libro El Dominio del Sexo, escribe: «Psicológicamente los resultados son más serios. La masturbación en el adulto es casi siempre debido a una inadaptación...»



La cura para la masturbación.

Es fácil separarse del adulterio porque involucra a otra persona. Pero el peligro de llegar al hábito de la masturbación está siempre ahí, por lo tanto es necesario saber cómo combatir contra esta conducta sexual. Lo siguiente es una línea directriz para liberar a una persona del hábito de la masturbación. Esto ha sido tomado de El Dominio del Sexo de Weatherhead y de Tus Preguntas Respondidas de Allamah Rizvi

1.- Fortalecimiento del poder de la voluntad. Esto es posible únicamente si uno, honesta y sinceramente, desea deshacerse de este hábito. Concéntrate sobre las enseñanzas religiosas y fomenta el espíritu de devoción (taqwa)

2. Permanece en compañía de otras personas. Haz algo para desviar tu mente a otras cosas.

3. Adopta algún hobby o deporte los cuales te proporcionarán una salida a las energías de tu cuerpo.



Vias legales

Si un musulmán no puede casarse poco después de la pubertad, entonces él o ella tienen dos opciones: la abstinencia temporal o el matrimonio temporal (según la Escuela Shia).

a) Abstinencia temporal

El Islam ha permitido el matrimonio tan pronto como una persona llegue físicamente a la madurez, y también recomienda que, al menos durante los primeros años de matrimonio, adopte un estilo de vida muy sencillo para que la escasez o insuficiencia de recursos económicos no obstruyan una vida feliz.,

Pero, si una persona decide, por cualquier razón, no casarse pronto una vez que alcanza físicamente la madurez, entonces la única vía es adoptar la abstinencia temporal. Después de recomendar enérgicamente el matrimonio de la gente soltera, el Corán dice:

«Que los que no puedan casarse observen la continencia hasta que Allah les enriquezca con Su favor». (24:33)

Sin embargo, la abstinencia de todas las vías de satisfacción del instinto sexual no es fácil. Por tanto, unas cuantas líneas directrices no estarán fuera de lugar. Una vez un hombre fue a ver al Profeta y le dijo: «No tengo capacidad (económica) para el matrimonio; por lo tanto, vengo a quejarme de mi situación como soltero». El profeta le aconsejó como controlar su instinto sexual diciéndole: «Deja crecer el pelo de tu cuerpo y ayuna continuamente» Al decirle que dejara crecer el pelo de su cuerpo, el Profeta se refería al vello que crece en la zona púbica, pecho, etc.

Este hadiz está indicando que el afeitado del vello incrementa el instinto sexual de uno. (Probablemente, esto es por lo que la Shariah ha recomendado afeitar el vello cada 40 días para los hombres y cada 20 para las mujeres). Retrospectivamente, esto significa que no afeitando el vello decrecerá el deseo sexual y ayudará a la persona en la abstinencia.

El Imam Ali dijo, «Siempre que el vello de una persona se incrementa, su deseo sexual se reduce».

El otro método de reducir el deseo sexual es el ayuno. Es obvio que uno de los más grandes resultados o beneficios del ayuno es el fortalecimiento del poder de la voluntad. Y no hay duda, de que la abstinencia en el contexto sexual depende mayoritariamente de la fuerza de voluntad de la persona. Así, ayunando, se fortalecerá la voluntad, haciendo más fácil la continencia de los deseos sexuales.



b) Matrimonio temporal (Mut’ah)

En las leyes islámicas, de acuerdo con el Fiqh Shi’a, el matrimonio es de dos tipos: da’im, permanente y munqati’, temporal, también conocido como Mut’ah

Este no es lugar de discutir la legalidad o ilegalidad del matrimonio temporal. Será suficiente decir, incluso de acuerdo con las fuentes sunni, que el mut’ah estaba permitido en el Islam hasta los primeros días del califato de ‘Umar ibn al Jattab. Fue en un período más tardío de su autoridad cuando Umar declaró el mut’ah como haram.

La diferencia principal entre los dos tipos de matrimonio es que en el matrimonio permanente el Islam tiene definidos claramente los derechos y obligaciones entre los esposos. Por ejemplo, es el deber del marido proveer a su mujer para las necesidades básicas de la vida y la esposa está obligada a no rechazar las relaciones sexuales, si no existe razón religiosa o médica. Pero, en el matrimonio temporal, el Islam ha dado a los respectivos esposos la posibilidad de desarrollar sus propios derechos y planes separados. Por ejemplo, el marido no está obligado al mantenimiento de la esposa a menos que haya sido estipulado así en el contrato de matrimonio. Asimismo, la esposa puede poner la condición en el contrato de matrimonio de que no mantendrán relaciones sexuales. Tales condiciones son inválidas en un matrimonio permanente pero están permitidas en el matrimonio temporal.

No puedo sobre-enfatizar la naturaleza temporal del mut’ah. El mensaje del Islam es bastante claro: casarse sobre base permanente; si eso no es posible, entonces adoptar la abstinencia temporal; y si eso no es posible, únicamente entonces usar el mut’ah. La naturaleza temporal del mut’ah puede ser vista también en los siguientes hadices de los Imames:

Una vez Ali ibn Yaqtin, un prominente shi’a que consiguió un alto puesto en el gobierno abasida, preguntó al Imam Ali ar-Rida sobre el mut’ah. El Imam dijo: «Qué tienes tú que ver con esto si Allah te ha hecho libre de esta necesidad». Él también dijo: «Es permitido y absolutamente lícito para un hombre al que Allah no ha proveído de los medios para el matrimonio permanente, para que él pueda mantenerse casto realizando el mut’ah...» (Wasa’il, vol. 14)

No hay comentarios:

Publicar un comentario